Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Nuevas regulaciones para quienes ofrecen atención médica en el hogar Skip to content
 

Obligan a agencias de atención médica en el hogar a mejorar los cuidados

Las nuevas regulaciones fortalecen los derechos de los pacientes.

Mujer recibiendo terapia física

JGI/Tom Gril/Getty Images

El fin de esta regulaciones es fortalecer los derechos de los pacientes.

Bajo la mayor revisión de las reglas que rigen las agencias de atención de salud a domicilio, en casi 30 años, se les requerirá que sean más receptivas a las necesidades de los pacientes y de sus cuidadores.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Las regulaciones federales (en inglés), publicadas en enero de 2017, especifican las condiciones bajo las cuales 12,600 agencias de atención de salud en los hogares pueden participar de Medicare y Medicaid. A través de estos programas de gobierno, estas agencias atienden a más de 5 millones de adultos mayores y adultos jóvenes con discapacidades.

Estas regulaciones fortalecen considerablemente los derechos de los pacientes y exigen que a los cuidadores se les informe, y participen, en los planes de atención de sus seres queridos. Estas son "mejoras reales", dijo Rhonda Richards, representante legislativa sénior de AARP.

También se espera que las agencias de salud en el hogar coordinen todos los servicios que reciben los pacientes y se aseguren que los regímenes de tratamiento se expliquen de manera clara y oportuna.

Las nuevas reglas entrarán en vigor en julio, pero pueden demorarse mientras la administración del presidente Donald Trump revisa los reglamentos que se han redactado, o los que se finalizaron pero aún no se han implementado. El costo estimado de implementación, que las agencias de salud en el hogar asumirán es de: $293 millones el primer año y $234 millones al año de ahí en adelante.

Si bien el cabildeo de la industria podría descarrilar los reglamentos o enviarlos de nuevo a la mesa de negociaciones, se espera que eso no ocurra, ya que hubo un consenso sustancial sobre el contenido. Lo más probable es un retraso en la fecha de implementación, que varios grupos de esta industria planean solicitar.

"Hay muchas cosas buenas en estas regulaciones, pero si las agencias necesitan otros seis o 12 meses para prepararse hagámoslo, porque todos queremos hacer esto bien", dijo William Dombi, vicepresidente de leyes de la National Association for Home Care & Hospice (NAHC).

Los servicios de salud en el hogar bajo el Medicare están disponibles para adultos mayores o adultos jóvenes con discapacidades que están confinados a su hogar y tienen una necesidad certificada por un médico para servicios intermitentes de enfermería especializada o terapia, a menudo después de un reemplazo de cadera, ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Los pacientes califican cuando tienen la necesidad de mejorar el funcionamiento (como recuperar la fuerza para caminar a través de una habitación) o mantener las habilidades (como retener la capacidad de levantarse de una silla), incluso cuando esta mejora no es posible. Estos servicios no son para pacientes que necesitan atención a tiempo completo porque están gravemente enfermos o pacientes terminales.

Varios cambios establecidos en las nuevas regulaciones tienen implicaciones significativas para los adultos mayores y sus cuidadores, entre ellos:

Atención centrada en el paciente

En el pasado, los pacientes han recibido los servicios que las agencias de salud a domicilio consideraban necesarios, basados en las evaluaciones de sus empleados y en los aportes de los médicos. Era un enfoque prescriptivo: "esto es lo que usted necesita y esto es lo que le daremos".

Ahora, se les preguntará a los pacientes qué se sienten cómodos haciendo y qué quieren lograr. Las agencias diseñarán los planes de cuidado teniendo en mente las circunstancias individuales.

"Es mucho más una mentalidad de ‘yo te ayudo, tú me ayudas’”, dijo Diana Kornetti, consultora de la industria y presidenta de la sección de salud en el hogar de la American Physical Therapy Association.

Aunque algunas agencias ya han adoptado este enfoque, va a ser un "cambio radical" para muchas organizaciones, dijo Mary Carr, vicepresidenta de NAHC para asuntos regulatorios.

Derecho a saber

Por primera vez, las agencias de salud en el hogar estarán obligadas a informar a los pacientes de sus derechos, tanto de manera verbal como por escrito. Y las explicaciones deben ser comunicadas claramente, en un lenguaje que los pacientes puedan entender.

Varios derechos nuevos están incluidos en el reglamento. En particular, los pacientes tienen derecho a recibir todos los servicios que se consideren necesarios en sus planes de atención. Estos planes son ideados por las agencias para atender las necesidades específicas aprobadas por un médico, como terapia del habla o terapia ocupacional, y por lo general se prestan en el transcurso de unos meses, aunque a veces duran mucho más. Además, se le debe informar a los pacientes sobre la evaluación inicial exhaustiva de la agencia de las necesidades y objetivos del paciente, así como de todas las evaluaciones posteriores.

Los derechos del paciente de presentar quejas sobre el tratamiento y de estar libre de abusos, que ya se habían establecido, se describen con más detalle en la nueva normativa. El gobierno examina las agencias de salud en el hogar cada tres años para asegurarse de que están siguiendo sus reglas.

Oficiales de la NAHC dijeron que planean desarrollar un “aviso de derechos” para las agencias, lo que traería una mayor estandarización a lo que a veces ha sido un proceso de notificación ad hoc.

Cuidadores: involucrados y evaluados

Por primera vez, se requerirá a las agencias que evalúen la disposición y la capacidad de los cuidadores familiares para brindar asistencia a los pacientes al desarrollar un plan de atención. Adicionalmente, las demás obligaciones de los cuidadores —por ejemplo, sus horarios de trabajo— tendrán que tomarse en cuenta.

Antes, las agencias tenían que trabajar con los representantes legales de los pacientes, pero no con los "representantes personales" como son los cuidadores familiares.

“Estas nuevas regulaciones hacen hincapié en que es importante para las agencias ver a los cuidadores como potenciales socios para optimizar los resultados positivos”, dijo Peter Notarstefano, director de servicios domiciliarios y comunitarios de LeadingAge, un grupo comercial para agencias de salud en el hogar, hospicios y otras organizaciones.

Planes de atención

Ahora, cada vez que se hacen cambios significativos al plan de atención, una agencia debe informar al paciente, al cuidador y al médico que dirige el cuidado del paciente.

"Muchos pacientes nos dicen 'nunca he visto mi plan de atención; no sé qué está pasando; la agencia habla con mi médico, pero no conmigo", dijo Kathleen Holt, abogada y directora asociada del Center for Medicare Advocacy. Las nuevas reglas dan a "los pacientes, y la familia, mucha más oportunidad de participar", agregó.

Otro cambio notable es que las agencias deben hacer esfuerzos para coordinar todos los servicios proporcionados por los terapeutas, enfermeras y médicos involucrados en la atención del paciente, reemplazando un enfoque "fragmentado" de la atención que ha sido común hasta ahora, dijo Notarstefano.

Protecciones de alta

Las razones autorizadas para el alta de un paciente se establecen claramente en las nuevas reglas, además se establecen nuevas protecciones. Por ejemplo, una agencia no puede discontinuar servicios simplemente porque no tiene suficiente personal.

La posición del gobierno es que las agencias "tienen la responsabilidad de proveer personal adecuadamente", dijo Carr de NAHC. En el caso de un paciente que empeora y necesita un mayor nivel de servicios, una agencia es responsable de organizar una transferencia segura y adecuada.

"Las agencias en el pasado han tenido la habilidad de simplemente lavarse las manos y decir 'no podemos cuidarle o creemos que hemos hecho todo lo que podemos por usted y tenemos que darle el alta'", dijo Holt. Ahora un médico tiene que estar de acuerdo con cualquier plan para dar de alta o transferir a un paciente, y "eso ofrecerá otra capa de protección".

---------

La cobertura de KHN relacionada con el envejecimiento y el mejoramiento en la atención de adultos mayores es apoyada por la The John A. Hartford Foundation

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO