Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Congreso debe reforzar leyes contra discriminación por edad Skip to content
 

AARP exhorta al Congreso a reforzar las leyes contra la discriminación por edad

La organización dice que se necesitan leyes para restablecer protecciones.

Un hombre mayor, yéndose triste de la oficina

Getty Images

In English | El Congreso debe aprobar un proyecto de ley que mejoraría la protección de los adultos mayores en el lugar de trabajo, declaró una funcionaria de AARP en una audiencia sobre la ley Protecting Older Workers Against Discrimination Act (POWADA). La medida revertiría una decisión que emitió la Corte Suprema de EE.UU. en el 2009, y que hizo más difícil para los trabajadores ganar un pleito legal por discriminación por edad.

"La discriminación por edad en el lugar de trabajo continúa siendo alarmantemente generalizada”, dijo Laurie McCann, abogada sénior de AARP Foundation, en la audiencia del Comité de educación y trabajo de la Cámara de Representantes. “Tres de cada cinco trabajadores mayores reportan haber visto o sufrido discriminación por edad en el trabajo. Discriminación es discriminación, y la ley POWADA dejaría clara la intención del Congreso de no permitir ni un mínimo de discriminación ilegal en el lugar de empleo. El Congreso debe aprobar la ley POWADA tan pronto como sea posible".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La ley federal Age Discrimination in Employment Act (ADEA) protege a los trabajadores de 40 años o más para que no sean forzados a dejar un empleo ni se les niegue acceso a oportunidades de trabajo a causa de su edad. Pero en una decisión del 2009 (Gross v. FBL Financial Services Inc.), la Corte Suprema de EE.UU. dijo que los trabajadores mayores deben demostrar que la edad fue un factor determinante en la decisión del empleador de aplicar medidas disciplinarias o despedirlos, un estándar mucho más alto que lo que se había requerido desde la aprobación de la ley ADEA en 1967. Anteriormente, era suficiente demostrar que la edad había sido uno de los factores que contribuyeron a la decisión. La ley POWADA enmendaría la ley ADEA para restablecer los estándares anteriores. Los proyectos de ley POWADA fueron presentados en febrero por grupos bipartidistas de legisladores en la Cámara de Representantes y el Senado.

La legislación propuesta establece claramente que las víctimas de discriminación por edad no necesitan demostrar que la edad fue un factor determinante en la decisión del empleador para poder probar su caso.

Jack Gross, el demandante que perdió el caso de discriminación por edad en el 2009, estuvo presente en la audiencia del martes. En una conversación aparte que se grabó para un episodio del podcast Take on Today de AARP (en inglés), Gross, quien ahora tiene 70 años y está jubilado, dijo que le disgusta que una decisión de la Corte Suprema que se conoce por su nombre se utilice para perjudicar a los trabajadores mayores.

"Esto tiene que ver un poco con el ego para mí ahora”, dijo Gross. “Hay muchas personas que probablemente tuvieron casos sólidos [de discriminación por edad] que podrían haberse llevado ante un tribunal, pero consultan a un abogado que les dice: ‘Bueno, después de la decisión en el caso Gross, usted sabe, es tan difícil probar la acusación que ya no queremos tomar casos como estos con honorarios condicionales’. De modo que algunos casos ni siquiera comienzan, y si se inician y llegan a la corte, constantemente se cita el caso Gross v. FBL para negarles a todos una oportunidad razonable de ganar, porque el estándar de pruebas se ha vuelto casi imposible de satisfacer".

La ley POWADA está patrocinada por los representantes Bobby Scott (demócrata por Virginia) y Jim Sensenbrenner (republicano por Wisconsin), y los senadores Bob Casey (demócrata por Pensilvania) y Charles Grassley (republicano por Iowa).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.