Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Calculadora de AARP para el Seguro Social

Calcula tus beneficios del Seguro Social y cuándo es el mejor momento para solicitarlos.

Toda la información presentada es solo para fines educativos y de recursos. No pretende proporcionar asesoramiento específico o de inversión. No garantizamos la exactitud de la herramienta y te sugerimos que consultes a un asesor respecto a tu situación personal.

¿Qué hace la Calculadora de AARP para el Seguro Social?

La calculadora te provee una estimación de tus beneficios del Seguro Social, tomando como base tu historial de ingresos y tu edad. Nuestra herramienta también te ayuda a visualizar qué porcentaje de tus gastos diarios los pagos del Seguro Social pueden cubrir, y cómo puedes aumentar tus beneficios si esperas para solicitarlos. También te indica cómo tus ingresos jubilatorios se afectarán si continúas trabajando luego de solicitar tus beneficios.

¿Cómo estima la calculadora mi pago de beneficios de jubilación?

Nuestras estimaciones simplificadas están basadas en dos puntos de datos principales: tu edad y tus ingresos promedio. Tu beneficio de jubilación se basa en cuánto has ganado durante tu vida en los trabajos en que has pagado impuestos del Seguro Social. Tu beneficio jubilatorio mensual se calcula en función de tus 35 años de salarios más altos. Puedes obtener tu historial salarial en el sitio web de la Administración del Seguro Social (SSA —en inglés—).

Tu beneficio también dependerá de la edad que tengas cuando lo solicites. Puedes comenzar a recibirlo a los 62 años, la edad mínima de jubilación, pero tus pagos mensuales serán mayores si esperas hasta tu edad plena de jubilación, que es de 66 años pero gradualmente sube a 67 para las personas nacidas en 1960 o después. Si puedes esperar hasta los 70 años para comenzar a recibir los beneficios, estarás recibiendo el pago mensual máximo. 

Una persona soltera nacida en 1960 con un salario promedio de $50,000, por ejemplo, recibiría $1,323 al mes si se jubila a los 62 años —la edad más temprana para recibir beneficios—. La misma persona recibiría $1,890 si espera a cumplir los 67 años, su edad plena de jubilación. Y si espera a los 70 años, recibiría $2,344, el beneficio máximo para personas con esos ingresos. Los pagos no aumentarán si decides esperar después de los 70 para recibir tus beneficios.

Tu estado civil también puede ser un factor en la cantidad de tus beneficios. Por ejemplo, si te divorciaste después de 10 años de matrimonio, tal vez puedas basar tus pagos del Seguro Social en el salario de tu excónyuge. Esta calculadora estima los beneficios del Seguro Social de personas que nunca se han casado, de parejas casadas y de personas divorciadas cuyo matrimonio duró por lo menos 10 años y no se han vuelto a casar. Todos los demás deberán utilizar la calculadora como si fueran solteros.

Si has enviudado, puede que seas apto para beneficios para sobrevivientes. En la mayoría de los casos, tienes derecho a recibir beneficios si tienes al menos 60 años y estuviste casado al menos nueve meses antes del fallecimiento de tu cónyuge. La calculadora no estima los beneficios de sobreviviente para las personas viudas. Para ese y otros casos, consulta la página web de la Administración del Seguro Social.

Otros factores que afectan la cantidad de tus pagos de beneficio incluyen si has trabajado para el Gobierno estatal o federal por más de 10 años. Tus pagos del Seguro Social pueden reducirse si, por ejemplo, has hecho pagos al programa de jubilación de empleados públicos.

¿Quién puede cobrar beneficios de jubilación del Seguro Social?

Las personas de por lo menos 62 años, y que han trabajado al menos 10 años combinados en empleos en los que pagaron impuestos del Seguro Social son aptas para recibir beneficios del Seguro Social. En muchos casos, los cónyuges, y las personas viudas y divorciadas pueden solicitar beneficios de jubilación del Seguro Social basados en el historial de ingresos de un cónyuge o excónyuge. Los hijos solteros de 18 años o menos (19 años o menos si son estudiantes) también pudieran recibir beneficios para sobrevivientes. Debes ser ciudadano de Estados Unidos o residente legal de EE.UU. para recibir beneficios.

¿Cómo se financia el Seguro Social?

Mayormente, a través de los impuestos de nómina. La tasa impositiva anual del Seguro Social es del 6.2% para el empleador y el 6.2% para el empleado, para un total del 12.4%. Si trabajas por tu cuenta, debes pagar la cantidad total (12.4%). El Gobierno recauda impuestos del Seguro Social en salarios de hasta $137,700 para el 2020.

¿Cuándo debo comenzar a cobrar el Seguro Social?

En realidad, es una decisión personal. Depende de tu edad, tu estado de salud, cuánto gastas y cuánto has ahorrado. Generalmente, es mejor comenzar a recibir los beneficios lo más tarde posible, pues recibes un pago mensual mayor que se ajusta anualmente, según la inflación.

Toma, por ejemplo, una persona jubilada que nació en 1950 y que tuvo un promedio de $50,000 al año en salarios. Si tiene $3,000 al mes en gastos, su cheque del Seguro Social cubrirá el 44% de sus gastos si comenzó a recibir los beneficios a los 62 años. Si hubiera esperado a cumplir 70 años, su cheque cubriría el 78% de sus gastos. Cada año en que la persona posponga su jubilación, su beneficio del Seguro Social —que se ajusta anualmente por inflación—, aumentará en aproximadamente $1,532.

Tradicionalmente, el sistema de jubilación en Estados Unidos ha sido como un banquillo de tres patas: El Seguro Social, los ahorros y las pensiones. El Seguro Social nunca tuvo la intención de ser la única fuente de ingresos durante la jubilación. Sin embargo, cada vez más, los empleadores se han estado alejando de los planes de pensiones subsidiados por ellos en favor de cuentas de ahorro para la jubilación de impuestos diferidos, como los planes 401(K).

¿Puedo usar la calculadora para estimar el Seguro por Incapacidad del Seguro Social (SSDI) y la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI)?

No. El SSDI está dirigido a personas que no pueden trabajar debido a un problema médico que se espera dure un año o más, o que provoque la muerte. Tus beneficios de SSDI durarán solo mientras padezcas un impedimento médico significativo, mientras no tienes otros ingresos significativos.

SSI es un programa separado para personas con poco o ningún ingreso o activos, y que tengan 65 años o más, así como para las personas de cualquier edad, incluidos los niños, que sean ciegas o tengan discapacidades. El pago mensual máximo de SSI para el 2020 es de $783 para una persona soltera y $1,175 para una pareja. Pero algunos estados agregan a esos pagos y puede que recibas menos del máximo si tú o tu familia tienen otros ingresos. Obtén más información sobre el SSDI y SSI a través de la Administración del Seguro Social

¿Qué opinas?

0 |

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.