Skip to content
 

7 cosas que deben saber los solteros próximos a jubilarse

Si nunca te has casado, eres viudo o estás divorciado, tus necesidades son distintas.

Mujer mirando hacia el cielo azul a través de una ventana que lo refleja.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

¡Oh, la vida de soltero! Puedes hacer lo que quieres. No tienes que lidiar con un cónyuge que tiene opiniones opuestas a las tuyas o una visión diferente de la jubilación. O que gasta demasiado. O muy poco. O tiene parientes difíciles. O problemas en el trabajo. O quizás ni siquiera trabaja.

Pero no tener cónyuge también tiene sus inconvenientes. Al ser una persona soltera, debes navegar los muchos eventos sociales que están dirigidos a parejas, incluso las vacaciones. Todas las decisiones y los gastos son tu responsabilidad, y al no contar con un segundo ingreso, no puedes permitirte el lujo de dejar de trabajar. Si te enfermas, no tienes una pareja que pueda mantenerte en forma inmediata. Una casa tranquila puede parecer un oasis de paz... o un espacio vacío.

Si estás divorciado, eres viudo o nunca te has casado, conformas un grupo numeroso. Según la Oficina del Censo, más de la mitad de la población adulta de Estados Unidos es soltera. Un estudio de investigación de Pew Research Center estima que el 27% de los adultos mayores de 60 años pasan más de la mitad del día solos. Además, un análisis realizado por Pew en el 2019 de datos de la Oficina de Estadísticas Laborales indicó que algunos adultos pasaban hasta diez horas por día sin compañía. Eso fue antes de que comenzara la pandemia.

Cargar con la responsabilidad de tu vida financiera puede ser abrumador. En un estudio realizado por Northwestern Mutual, el 45% de los hombres solteros y el 50% de las mujeres solteras dijeron que sentían ansiedad moderada o extrema con respecto a sus finanzas, en comparación con el 35 y el 41%, respectivamente, de sus contrapartes casadas. “Llevar la carga de todos los gastos de mantenimiento puede ser difícil, sin mencionar la gestión de los pagos y asegurar que nada quede sin hacer”, dice Lamar Brabham, especialista en gestión patrimonial y fundador de Noel Taylor Agency en Myrtle Beach, Carolina del Sur.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


¿Cómo puedes fortalecer al máximo tu situación financiera? Los expertos sugieren tomar las medidas siguientes. Ser más organizado puede darte una mayor sensación de control sobre tu vida.

1. Aprende los conceptos básicos

Tal vez estés habituado a manejar dinero directamente o a que tu pareja lo haga por ti. En cualquier caso, hay que saber muchas cosas. Para comenzar, te conviene estar informado sobre el Seguro Social y Medicare, y sobre cuándo retirar las distribuciones mínimas obligatorias (RMD) de tus cuentas de jubilación para evitar multas impositivas.

Si estás divorciado o eres viudo, asegúrate de conocer las reglas sobre los beneficios de cónyuge y de sobreviviente, dice Bradley Lineberger, un planificador financiero certificado (CFP) de Seaside Wealth Management en Carlsbad, California. Tienes derecho a recibir estos beneficios si no vuelves a casarte antes de cumplir 60 años. (Otros también podrían tener derecho a recibirlos). Él sugiere asistir a sesiones de planificación para la jubilación a fin de aprender más. “Muchos institutos comunitarios de enseñanza superior ofrecen clases impartidas por planificadores financieros certificados como yo, a quienes les encanta enseñar”, dice. Otra cosa que recomienda es, de ser posible, esperar hasta los 70 años para solicitar los beneficios del Seguro Social. Puedes solicitarlos temprano, a los 62, pero tus beneficios se verán reducidos por cada mes anterior a tu edad plena de jubilación. Una vez que alcanzas la edad plena de jubilación, los beneficios aumentan un 8% cada año que demoras la solicitud. "¿Qué otra inversión te brinda un retorno garantizado del 8% anual?”, pregunta Lineberger.

2. Busca el asesoramiento de expertos

Ahora, encuentra un planificador financiero calificado (en inglés) que te ayude a crear un plan. Una investigación de Northwestern Mutual reveló que dos tercios de las personas solteras no tienen un asesor financiero, y el 49% no han hablado con nadie sobre la jubilación —el doble del porcentaje reportado para las personas casadas—. 

“Los planificadores financieros pueden explorar distintos escenarios e investigar los gastos asociados al estilo de vida de una persona. Esto ayuda a comprender en qué momento la persona puede jubilarse o cuántos años adicionales debe trabajar”, dice Jordan Benold, un planificador financiero certificado de Benold Financial Planning en Frisco, Texas. “En ese análisis se puede examinar el Seguro Social y Medicare”. D. Scott McLeod, un planificador financiero certificado de Brown Financial Advisory en Fairhope, Alabama, también recomienda hacer planes impositivos mucho tiempo antes de la jubilación. “Como las personas solteras que presentan una declaración de impuestos individual tienen umbrales más bajos en las categorías impositivas, es sumamente importante prestar atención a los instrumentos de ahorro, a tu plan de distribución y a cuándo retirar los beneficios del Seguro Social y las distribuciones mínimas obligatorias, a fin de administrar tu deuda impositiva en forma adecuada”.

Chuck Czajka, un estratega certificado en reclamación de beneficios del Seguro Social y fundador de Macro Money Concepts en Stuart, Florida, ofrece otra estrategia. "Por ley, debes comenzar a retirar las distribuciones mínimas obligatorias a los 72 años, pero tal vez deberías considerar comenzar a retirarlas antes. Esa podría ser una buena forma de retrasar los beneficios del Seguro Social y tal vez esperar hasta los 70 años para reclamarlos. A los 70, los beneficios serán alrededor de un 132% más altos por el resto de tu vida, e incluirán ajustes por costo de vida".

3. Crea un plan de ingresos (y somételo a una prueba de estrés)

Laurie Allen, una planificadora financiera certificada de LA Wealth Management en Manhattan Beach, California, crea planes de ingresos adaptados a las necesidades actuales de sus clientes. “Lo que funcionó cuando eras parte de una pareja tal vez no sirva ahora. Puede que hayas dejado de recibir uno de los ingresos del Seguro Social, y tal vez también hayas perdido una pensión”. Al crear un plan de ingresos, Michelle Gessner, planificadora financiera certificada de Gessner Wealth Strategies en Houston, Texas, considera circunstancias imprevistas, tales como discapacidades, problemas económicos familiares, pérdida de inversiones y el gasto máximo que puede tolerar un plan. “Lo examino exhaustivamente para asegurar que hemos pensado en todo”.

4. Forma un equipo valioso de asesores

Tu planificador financiero debería ser solo uno de un equipo de expertos que te asesoren en  inversiones, asuntos patrimoniales  y temas impositivos, además de tus necesidades para el cuidado de la salud. “Tal vez necesites también un testamento, quizás un fideicomiso en vida revocable, un poder notarial permanente, un poder notarial para cuestiones médicas y un testamento vital”, dice McLeod. Además, debes designar un representante personal o ejecutor para que se haga cargo de tus asuntos en caso de que tú no puedas hacerlo. Esa función requiere cierta experiencia y la capacidad de manejar numerosos detalles. ¿Y si no tienes un familiar de confianza o capaz de desempeñar esta tarea? McLeod sugiere designar a algún integrante de tu equipo asesor.

5. Piensa detenidamente sobre el seguro de cuidados a largo plazo

¿Necesitas seguro de cuidados a largo plazo? Andrew Houte, director de planificación jubilatoria de Next Level Planning & Wealth Management en Brookfield, Wisconsin, dice que ese tipo de póliza puede ser importante para personas que no tienen una pareja que pueda ocuparse de ellas en caso de sufrir una enfermedad grave o una discapacidad. “Tal vez sea menos importante si todos tus activos pueden asignarse a la atención que necesites. No estarías usando dinero que un cónyuge podría necesitar en el futuro”. A Lineberger le gustan algunas de las nuevas pólizas de seguro de vida que ofrecen un beneficio permanente por fallecimiento más una cláusula para atención a largo plazo. “Es un buen arreglo".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


6. Reúne todos los documentos y archivos digitales; escribe instrucciones

Organizar tus asuntos te dará tranquilidad y servirá como guía para tu representante personal o ejecutor. Crea una carpeta con todos tus documentos legales, incluida una lista de todas tus cuentas financieras y de servicios públicos, tus pólizas de seguro de vida y tus beneficios laborales. No olvides crear un plan digital para que el representante legal designado en tu testamento o poder notarial tenga autoridad legal —se permite en muchos estados— para acceder a tus cuentas en línea y a tu propiedad digital. Esto incluye tus activos digitales (sitios web, blogs, arte, música, escritos, sitios web de negocios y criptomonedas, entre otros) e información digital (cuentas de correo electrónico y de redes sociales).

En caso de que fallezcas, tu representante puede usar esa información para liquidar tus activos, cancelar tus deudas y compartir la noticia de tu muerte a través de tus cuentas de correo electrónico o de redes sociales. Asegúrate de escribir instrucciones bien claras para esa persona y de actualizarlas regularmente. Para proteger estos importantes documentos y tus contraseñas, usa una combinación de métodos de baja tecnología (una carpeta) y de alta tecnología (una unidad de memoria USB o un sitio web seguro). Tus instrucciones deben contener información sobre dónde encontrar cada cosa, incluidas las llaves de tu casa. Puedes comenzar con el Emergency Financial First Aid Kit (Kit de Primeros Auxilios Financieros de Emergencia) de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) —en inglés—.

7. Encuentra un nuevo propósito

Finalmente, concéntrate en crear un sentido de comunidad: eso será vital para tu bienestar y satisfacción en la jubilación, dice Lineberger. "Procura deliberadamente crear un sentido de comunidad en tu vida, ya sea a través de lugares de culto u otros grupos cívicos. Encuentra personas con quienes compartir tu tiempo”. McLeod aconseja hacer planes para una transición que añada sentido y significado a tu vida. “Esto es aún más importante para las personas solteras, ya que tener un motivo para levantarse de la cama puede significar la diferencia entre una vida feliz y una existencia solitaria y dolorosa. Encuentra tu pasión y dedícate activamente a ella”.

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.