Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Los diferentes tipos de poder notarial Skip to content
 

Los poderes notariales: documentos de gran importancia para la prestación de cuidados

Prepara estos importantes documentos legales antes de necesitarlos.

Hombre mayor firma un documento legal en compañía de una mujer joven

GETTY IMAGES

In English | ¿Qué te viene a la mente cuando escuchas las palabras “poder notarial”? ¿Un documento legal importante? ¿Una licencia para robar? ¿La clave para cuidar bien a un familiar? ¿Todo lo anterior?

Si pensaste “todo lo anterior”, vas bien encaminado. El poder notarial es un documento legal poderoso. Puede darle muchísima autoridad a otra persona, lo que incluye el derecho a ingresar a tus cuentas bancarias y tomar decisiones en tu nombre. Y cuando hay una crisis o se deteriora la salud, un poder notarial es la herramienta esencial entre tus recursos como cuidador.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Tipos de poderes notariales

Un poder notarial nombra a una persona para que pueda actuar en nombre tuyo, a quien se conoce como tu “representante” o “apoderado”. Antes de crear un poder notarial, debes saber tus opciones y cuáles se permiten en el estado donde vives (en inglés).

Los poderes notariales específicos limitan a tu apoderado a manejar solo ciertas tareas, como pagar las cuentas o vender una vivienda, y por lo general lo hacen de manera temporal.

Los poderes notariales generales otorgan a tu apoderado amplia autoridad (esa persona puede “ponerse en tu lugar” y manejar todos tus asuntos legales y financieros). Estos documentos pueden estipular que la autoridad de tu apoderado se termine en el momento en que quedes incapacitado.

Los poderes notariales duraderos pueden ser limitados o dar a tu apoderado amplia autoridad para manejar todos tus asuntos financieros y legales, pero ese apoderado mantiene la autoridad incluso si tú quedas incapacitado física o mentalmente. Esto significa que tu familia tal vez no tendría que pedirle a un tribunal que intervenga si tienes una crisis médica o si padeces un deterioro cognitivo grave, como demencia en etapa avanzada.

A veces, la toma de decisiones médicas se incluye en un poder notarial duradero para asuntos de salud. Esto podría abordarse en un documento separado que sea solo para el cuidado de la salud, como el nombramiento de un representante para asuntos de salud. Algunos estados reconocen los poderes notariales duraderos “condicionales”, lo que significa que el apoderado solo puede empezar a usar el poder cuando estés incapacitado. Otros estados no los reconocen, y eso significa que el día que firmas el poder notarial duradero, tu apoderado lo puede usar.

Los riesgos de no planificar con anticipación

Un poder notarial bien redactado ayuda a tu cuidador a asistirte. Puede mantener en marcha los detalles de tu vida si tú eres incapaz de hacerlo. Esos detalles incluyen todo, desde solicitar asistencia financiera o beneficios públicos como los de Medicaid hasta asegurarse de que no te corten la electricidad ni el agua y de que tus impuestos se paguen. Intentar realizar cualquiera de esas tareas sin el documento adecuado es casi imposible.

Cuando cuidé de mi madre, tuve que ayudarla sin un poder notarial durante seis meses. Ella no había preparado uno antes de su diagnóstico y, por problemas físicos, no pudo consultar a un abogado después. Me quedo corta al decir lo estresante que fue lograr realizar las tareas y ser su defensora sin tener ese poder notarial. El cáncer le quitó la voz a mi madre, por lo que ella no podía vocalizar sus deseos y solo podía susurrar de una manera difícil de entender. Más veces de lo que puedo enumerar, me pidieron que ella atendiera el teléfono a fin de que pudiera autorizarme para hablar sobre su seguro o una cuenta atrasada. Fue tan frustrante que unas cuantas veces fingí que yo era mi madre, lo cual no es legal ni aconsejable. También firmé sus documentos de ingreso al hospital y centros médicos, lo cual me expuso a ser responsable de pagar sus facturas. Ambas temíamos que ciertos familiares imprevisibles intentaran tomar las decisiones en su nombre o posiblemente aprovecharse de ella. Por esas y otras razones, tan pronto como pudo, ella hizo preparar un poder notarial duradero. Ambas nos sentimos aliviadas y más tranquilas a partir de ese día.

Prepara los documentos temprano y actualízalos con frecuencia

Soy abogada de cuidadores, y en la actualidad muchos de mis nuevos clientes quieren que les prepare un poder notarial para su ser querido con demencia. Aunque el solo hecho de haber recibido un diagnóstico de demencia no impide que una persona firme documentos legales, por cuestiones de ética no podemos permitir que firme si no es “competente” (esto fundamentalmente significa que no es capaz de comprender las consecuencias del documento).

Si una persona no es competente para firmar documentos legales, la única alternativa podría ser un procedimiento judicial conocido como tutela o curatela. Este procedimiento puede ser costoso y llevar demasiado tiempo, y los familiares que no están de acuerdo pueden oponerse. Los activos podrían agotarse con rapidez y es posible que las relaciones se deterioren. El mayor riesgo de quien recibe los cuidados es que tal vez no pueda opinar sobre quién será la persona que nombre el tribunal para tomar las decisiones en su nombre.

Por eso te ruego que no lo aplaces. Todos los adultos, a partir de los 18 años, deberían tener listo un poder notarial. Y si tienes uno, piensa si es el momento de actualizarlo. Si te mudaste de un estado a otro, si tienes propiedades en varios estados (como un hogar de vacaciones o si te vas a otro estado durante el invierno), si vives en un estado que te exige que renueves ocasionalmente tu poder notarial o si tu poder tiene más de unos cuantos años de antigüedad en cualquier estado, vale la pena que dediques tiempo para hablar con un abogado calificado. Tu abogado también puede explicarte cómo crear tus documentos para limitar la posible explotación y cuáles documentos adicionales complementan tu poder notarial.

Si planificas cuidadosamente y entiendes la autoridad de tu apoderado (en inglés), un poder notarial te dará la tranquilidad de que se respetarán tus deseos y alguien velará por tus intereses durante una crisis.

Amanda Singleton recibió el premio nacional Caregiving Visionary Award de CareGiving.com y presta servicios a los cuidadores durante todas las etapas de la vida por medio de su bufete de abogados. Síguela en Twitter @singletonlegal y en Facebook.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO