Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

10 errores que cometen las personas de 50 años al planear la jubilación

Examina en detalle tus bienes y tu estrategia o podrías arrepentirte más adelante.

Mujer cierra los ojos, abre la boca y aprieta los dientes mientras sostiene un pastel con velas en medio de dos amigas

IMAGE SOURCE / GETTY IMAGES

In English | Llegar a los 50 años es un hito que casi todos celebramos. Aun así, después de soplar las velitas y despedirte de tus invitados, lo más probable es que no te sientas muy distinto que antes, salvo por un dolor de cabeza por beber demasiada champaña.

¡Despierta! Llegó el momento de reevaluar y verificar que tu plan financiero esté en orden. Si lo dejas para más tarde, podrías cometer errores graves que harán peligrar tu seguridad económica futura.

Tras reconocer este cumpleaños trascendental, Austin Frye, planificador financiero certificado (CFP) de Frye Financial Center en Aventura, Florida, invita a futuros clientes a realizar una revisión de sus finanzas. Con aquellos que han presupuestado o ahorrado muy poco, él es muy directo. “Tienes una última oportunidad de encaminarte para que puedas jubilarte sin preocupaciones”, les dice Frye. “Es hora de hablar de ahorrar más, gastar menos o ambas cosas”. 

Algunas personas escuchan, pero otras no. Aquí presentamos 10 errores que Frye y otros planificadores financieros ven cometer a las personas de 50 años que, por cierto, generan graves consecuencias más adelante.

1.  Prever que trabajarás después de la edad de jubilación

En primer lugar, ¿cuánto tiempo tienes realmente? ¿Planeas trabajar hasta los 65 o 70 años? Piénsalo nuevamente, señala Scott Stratton, CFP de Good Life Wealth Management en Little Rock, Arkansas. Los datos del Instituto de Investigación de Beneficios para Empleados (EBRI, Employee Benefits Research Institute) indican que el 48% de las personas se jubilan antes de lo planeado, con frecuencia debido a despidos, problemas de salud o asuntos familiares.  “Si pierdes tu trabajo después de los 60 años, podría ser sumamente difícil encontrar otro, en especial con el mismo salario y beneficios”, advierte Stratton. Asimismo, Andrew Houte, CFP de New Level Planning & Wealth Management en Brookfield, Wisconsin, aconseja a sus clientes planear para una fecha de jubilación anterior. “Si trabajas hasta bien entrados los 60 años, debería ser porque quieres hacerlo y no porque debes hacerlo”. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2.  Asumir demasiado —o muy poco— riesgo

A esta altura, algunas personas se dan cuenta de que se les está acabando el tiempo, explica Mackenzie Richards, CFP de Providence, Rhode Island. “Por eso, podrían hacer una de dos cosas: asumir demasiado riesgo, en general con inversiones especulativas, o vender todo y pasarlo a efectivo, certificados de depósito o anualidades fijas. Esta última estrategia podría privarlos de décadas de crecimiento”. Y asumir demasiado riesgo podría generar enormes pérdidas cuando menos pueden afrontarlas. Richards recomienda buscar un planificador financiero certificado que pueda ayudarte a crear una estrategia de inversión basada en tus metas, aspiraciones e inquietudes. Si prefieres controlar tu propia cartera de inversiones, entonces busca un planificador que te asista a crear el plan y tú lo administras. “Esa puede ser una solución económica de pedir una segunda opinión sobre tu situación financiera y preparar una estrategia de inversión que te impida irte a los extremos”. 

3.  Ignorar las contribuciones para ponerse al día para mayores de 50

¿Y qué si estás atrasado con tus ahorros? Por suerte, como tienes 50 años, puedes ponerte al día. Para el 2021, el IRS permitirá contribuir otros $1,000 a una cuenta IRA además del límite estándar de $6,000. Los mayores de 50 que trabajan por su cuenta y tienen una cuenta IRA SIMPLE pueden agregar $3,000 al límite de $13,500. Si tienes un plan 401(k) patrocinado por un empleador, puedes contribuir el máximo agregando $6,500 por encima del límite de $19,500. “Y mientras todavía tengas un empleo remunerado, puedes abrir una cuenta Roth IRA”, señala Rafael Rubio, CFP de Stable Retirement Planners en Southfield, Míchigan. “La contribución de este año es de hasta $7,000 para los mayores de 50”. 

4. Mantener una deuda en tarjetas de crédito

Pagar la deuda también es esencial, aunque muchas personas no lo hacen tan enérgicamente como deberían, comenta Christopher Lyman, CFP de Allied Financial Advisors LLC en Newtown, Pensilvania. Lo ideal es que te dediques a eliminar tus deudas con la excepción de la hipoteca. Una vez que saldes las otras deudas y contribuyas lo más posible a tu jubilación, entonces concéntrate en pagar tu hipoteca. “No hay nada como tener independencia económica cuando estás jubilado”, agrega.

5. Asumir deudas estudiantiles

¿Y tus hijos? Arthur Ebersole, CFP de Ebersole Financial LLC en Wellesley Hills, Massachusetts, ve que los padres asumen demasiadas deudas para sufragar la educación universitaria de sus hijos porque no ahorraron lo suficiente con los planes 529. Toman préstamos con garantía hipotecaria o contraen otras deudas que posiblemente no puedan pagar antes de jubilarse. “Las hipotecas y los préstamos estudiantiles son una carga pesada en el flujo mensual de fondos, en particular para quienes tienen un presupuesto fijo”, explica. “En cambio, haz que tus hijos tomen los préstamos en nombre propio y ayúdalos con los pagos lo más que puedas o desees”.  Marguerita Cheng, quien tiene tres hijos y es CFP de Blue Ocean Global Wealth en Gaithersburg, Maryland, está de acuerdo. “Algunos padres temen tener esa conversación con su hijo y con la universidad sobre lo que pueden solventar. Pero no es aconsejable poner en peligro tu propia seguridad financiera”.

6. Subestimar la importancia de mantener la salud

Los expertos concuerdan en que, si en esta etapa de tu vida todavía no estableciste un hábito regular de actividad física, no es demasiado tarde. Invertir tiempo, energía y dinero en tu salud ahora te ayudará a reducir gastos médicos más adelante, explica Sarah Carlson, CFP de Fulcrum Financial Group en Spokane, Washington. “Además, disfrutarás más de tu vida porque te sientes bien”.

7. Omitir los seguros

Es posible que las personas de 50 años que gozan de excelente salud no piensen mucho en los seguros. Pero a los 60 años, podría ser difícil comprar una póliza de seguro para cuidados a largo plazo, señala Benjamin Offit, CFP de Offit Advisors en Towson, Maryland. “La salud puede empeorar entre los 50 y 60 años y, por lo tanto, es más complicado y costoso comprar una póliza”. Además, si bien las personas suponen que son demasiado mayores para el seguro por discapacidad, aún podrían tener por delante sus mejores años de trabajo remunerado. “Si fueras a perder tu ingreso o si se redujera considerablemente, ¿se perjudicaría tu plan de jubilación?”, pregunta Offit.  Chen opina que el seguro de vida también es importante. “Seguramente no querrás que tus seres queridos sufran estrés emocional y financiero si falleces prematuramente”. 

8. Mantener el mismo nivel de vida después de un divorcio

El divorcio siempre será el riesgo primordial de la jubilación, comenta Stratton. Dividir los bienes y asumir gastos individuales puede crear estragos en tus finanzas. Él aconseja a sus clientes imaginarse su plan financiero como persona soltera y considerar de qué forma el divorcio afectará sus metas a largo plazo. “El error más común es querer mantener el mismo nivel de vida y disponibilidad de dinero que antes. Si tienes que mudarte a una vivienda más pequeña después del divorcio, hazlo lo más pronto posible”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


9. No actualizar documentos importantes

¿Tienes un plan de sucesión y está actualizado? “Estos planes dividen los bienes cuando falleces”, explica Rubio. “Allí se establece quién se encargará de cuidarte y velar por tu patrimonio si quedaras incapacitado o fallecieras, y quién se hará cargo de tus hijos menores de edad”.  Como las situaciones cambian, Daniel Flanagan, CFP de Canby Financial Advisors en Framingham, Massachusetts, les pregunta a los clientes cuándo actualizaron su plan por última vez. “Con frecuencia responden: 'Cuando nuestra hija tenía 2 años y yo 30.  Ella ahora tiene 22, y yo 50'”. Además, Joyce Streithorst, CFP de Frisch Financial Group en Melville, Nueva York, anima a sus clientes a revisar sus testamentos, fideicomisos, apoderados para decisiones médicas, testamentos en vida, poderes y designaciones de beneficiarios.

10. Dejar que el mercado te asuste

Por último, no cometas el error de tratar de calcular los tiempos del mercado de valores, advierte Joshua Hargrove, CFP de Insight Wealth Partners LLC en Plano, Texas. Para este momento de tu vida, podrías haber acumulado bienes sustanciales. Pero cada vez que el mercado caiga, no te desveles. En cambio, Hargrove aconseja ignorar todo lo que escuches. “Las personas pueden sufrir reveses monumentales al tomar malas decisiones en el momento equivocado. ¡Mantente firme con tu estrategia!”.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.