Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Compra un seguro de cuidados a largo plazo a la edad correcta para aprovechar la cobertura

Equilibra los beneficios, riesgos y costos, y toma tu decisión.

Tres mujeres maduras se divierten en un parque para niños

E+/ GETTY IMAGES

In English | Tener que pagar facturas exorbitantes por una estadía en un hogar de ancianos es posiblemente una de las peores maneras de arruinar los presupuestos en la jubilación.

Por eso obtener un seguro que cubra parte de los costos de la atención en el hogar, una instalación de vida asistida o una habitación privada en un hogar de ancianos es una decisión financiera que debes considerar. Pero la clave es aprovechar al máximo el dinero que pagas por las primas del seguro.

¿La desventaja? El precio de la cobertura de cuidados a largo plazo puede ser demasiado alto.

En el 2019, la media nacional del costo diario de una cama en un hogar de ancianos fue de $280 al día, o $102,200 al año —casi un 2% mayor que en el 2018, según la encuesta del 2019 de la compañía de seguros Genworth sobre el costo de los cuidados—. Una estadía de un año en una habitación privada en una instalación de vida asistida cuesta $48,612.

Ambas son cantidades muy altas que pueden agotar tus ahorros jubilatorios rápidamente. El saldo promedio de los planes 401(k) fue de $105,200 al final de septiembre del 2019, según Fidelity Investments.

¿Cuál es el punto óptimo?

Entonces, ¿cuál es la edad correcta para comprar una póliza de cuidados a largo plazo que tenga primas asequibles y que, a la vez, te ahorre dinero en las primas totales que pagues durante la vida de la póliza?

Por supuesto, puedes conseguir una póliza con una prima más baja en tus 40 años o cuando cumplas 50. Pero es probable que pagues primas por más de dos décadas antes de presentar una reclamación.

Encontrar un seguro de cuidados a largo plazo

Gráfico sobre costos del cuidado a largo plazo

Las primas de cuidados a largo plazo son más baratas a una edad más joven. Pero si buscas una póliza entre los 60 y 65 años (o desde los 55 para las parejas) puedes encontrar la mejor combinación de asequibilidad mensual y menos dinero gastado en total.

Las personas mayores de 70 presentan más del 95% de las reclamaciones de seguro de cuidados a largo plazo, y casi siete de cada diez reclamaciones se someten después de los 81 años, informa la American Association for Long-Term Care Insurance.

Pero si vives en Nueva Jersey y esperas a cumplir 70 años para comprar una póliza que paga $250 al día por una habitación privada en un hogar de ancianos durante dos años, como máximo, tu prima mensual aumentará más del doble (alrededor del 130% de lo que pagaría alguien que la compre a los 50 años), según la calculadora de Genworth del costo de cuidados a largo plazo.

En este ejemplo, si un hombre obtiene una póliza a los 50 años, la prima para recibir una cobertura de $182,500 por una reclamación hecha a los 79 años —la edad promedio para presentar una reclamación, según el grupo de seguro de cuidados a largo plazo— sería de $56,278, en función de una prima mensual de $161.72. Esperar a los 70 años significaría una prima mensual de $370.88.

Una mujer paga más durante su vida si no es parte de una pareja —tan poco como $43 adicionales al mes a los 50 años y tanto como $145 más a los 70—.

Las tasas para las parejas de la misma edad, sin importar el sexo, son menos del doble de lo que pagaría un hombre solo.

Y aunque el costo total de las primas de un hombre soltero de Nueva Jersey —durante 9 años, desde la edad de 70 a 79— sería de unos $16,000 menos ($40,055), estaría en riesgo de no poder pagar las primas debido al alto costo. Al esperar hasta los 70, todos tienen un mayor riesgo de rechazo de cobertura debido a problemas de salud.

Período de 5 años

La edad óptima para comprar una póliza de cuidados a largo plazo, asumiendo que tienes buena salud y reúnes los requisitos para la cobertura, es entre los 60 y los 65 años, según los asesores financieros. Las parejas pueden empezar a buscar una póliza cinco años antes.

"Si tienes buena salud y no tienes problemas hereditarios mal vistos por las aseguradoras, el momento ideal para obtener un seguro de cuidados a largo plazo sería a principios de tus 60 años", dice Diahann Lassus, cofundadora de Lassus Wherley, una firma de gestión patrimonial con sede en New Providence, Nueva Jersey.

¿Por qué? No eres muy joven ni muy mayor. Una prima mensual asequible junto con ahorros en primas totales es una combinación ganadora.

Si el hombre soltero de Nueva Jersey compra una póliza de cuidados a largo plazo a los 60 años en vez de a los 50, la prima mensual aumentará solo $35 al mes, pero ahorrará $11,540 en las primas hasta los 79 años, según la calculadora de costos de Genworth. Si espera hasta los 65 años, la prima mensual aumentará a $239.20, pero ahorrará unos $4,552 adicionales en primas totales.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Sin embargo, Lassus y otros planificadores financieros advierten que esperar esos años extra también conlleva un riesgo. A cualquier persona le pueden rechazar cobertura debido a problemas de salud o resultados de pruebas médicas que demuestren una alta probabilidad de enfermedades en el futuro.

"Al esperar, estás apostando a que te mantendrás saludable", señala Michael Foguth, fundador y presidente de Foguth Financial Group en Brighton, Míchigan. "Es un riesgo calculado".

Ten en cuenta que: las primas de seguro de cuidados a largo plazo pueden aumentar durante los años. Pero las aseguradoras deben recibir aprobación de los reguladores del estado para aumentar las primas, algo que no ocurre con el seguro para propietarios.

Las aseguradoras de cuidados a largo plazo han impuesto aumentos considerables de tarifas por casi una década, y se ha reducido la cantidad de compañías de seguro que ofrecen este tipo de cobertura.

¿Deberías autoasegurarte?

¿Qué pasa si inviertes el dinero que hubieras pagado en primas de cuidados a largo plazo? Si invirtieras $161.72 al mes desde los 50 años hasta los 79 y tuvieras un rendimiento del 7%, tu inversión aumentaría a $174,880, según una simulación de inversión hecha en Calculator.net.

Aunque eso sería casi suficiente para cubrir el costo actual de $182,500 por una estadía de dos años en una habitación privada de un hogar de ancianos en Nueva Jersey, y también serviría como una cuenta de ahorros si no necesitaras cuidados a largo plazo, es riesgoso autofinanciar tu cuidado de esa manera.

"Sería lo mismo decir, 'Voy a autoasegurar mi casa y ahorrar una cantidad de dinero cada mes'", indica Lassus. "Si nunca tienes un problema, estarás bien. Pero si tu casa se incendia, puede que tus fondos de autoseguro no sean suficientes".

Un problema: quizás no ahorres el dinero cada mes. Y aun si lo hicieras, puede que no obtengas el rendimiento del 7% que esperabas, o el mercado puede desplomarse cuando necesitas el dinero, advierte Foguth.

"El hogar de ancianos no va a esperar a que el mercado se recupere para que puedas pagar tu factura mensual", dice.

Decide antes de los 65 años

En términos generales, la mayoría de los planificadores financieros sugieren que compres un seguro de cuidados a largo plazo antes de cumplir 65 años, que es también la edad en la que la mayoría de las personas son aptas para Medicare. La razón no es porque Medicare cubre los cuidados a largo plazo, como una estadía en un hogar de ancianos. No lo hace.

Se trata de tener más probabilidades de aprovechar la cobertura asequible de Medicare y hacerse pruebas médicas para detectar problemas que podrían hacer difícil reunir los requisitos de un seguro de cuidados a largo plazo.

Cuando Ryan Graham, asesor financiero de Altfest Personal Wealth Management en la ciudad de Nueva York, evalúa la necesidad de un seguro de cuidados a largo plazo de un cliente, considera un par de cosas. Primero, hace un análisis para determinar si el cliente tiene suficientes activos para pagar de su propio bolsillo los cuidados a largo plazo.

Es decir, "¿El seguro es necesario?", indica.

También les pide a los clientes que evalúen sus antecedentes familiares con las siguientes preguntas:

  • Salud. ¿Tienes familiares con enfermedades hereditarias?
  • Cuidados a largo plazo. ¿Algún miembro de tu familia ha necesitado asistencia con las actividades diarias o atención de enfermería especializada?

Si las probabilidades de necesitar cuidados a largo plazo en el futuro son altas, el próximo paso es averiguar si el seguro "se ajusta a su presupuesto" y si es "realista pagar las primas", menciona Graham.

Si los clientes —a menudo cónyuges que desean comprar un seguro juntos— pueden pagarlo de su bolsillo o están dispuestos a vender su casa para pagar los cuidados a largo plazo, comprar un seguro no es necesario, dice. Pero si prefieren no tomar riesgos y no les gusta la idea de tener costos desconocidos en el futuro, deben comprar el seguro.

"Tenemos estas conversaciones anualmente con clientes, desde sus 45 y 50 años", indica Graham. "Usualmente, no toman la decisión hasta más tarde".

El escritor independiente Adam Shell fue periodista de temas de mercado y Wall Street para USA Today.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO