Skip to content
 

9 reclamaciones que tal vez no cubre el seguro de autos

Entérate cuáles son las situaciones que están fuera de la póliza de un seguro de automóviles.

Un auto pasa junto a un ciervo

Getty Images

In English

Si manejas un auto, es probable que todos los meses estés pagando por un seguro que ojalá no llegues a necesitar. Pero los accidentes suceden y, cuando ocurren, esperas que el seguro cubra los gastos, menos el deducible.

Pero hay muchas situaciones —entre ellas, algunas que te sorprenderán— que, por lo general, no cubren las pólizas de seguro básico para automóviles. A continuación, te explicamos lo que necesitas saber.

Para registrar un vehículo, todos excepto dos de los estados (Nuevo Hampshire y Virginia) exigen que tengas cierto nivel mínimo de seguro de responsabilidad civil por lesiones corporales y daños a la propiedad. Si eres culpable de un accidente, este seguro cubrirá las facturas médicas y los daños a la propiedad de los demás, según el Insurance Information Institute, una asociación empresarial del sector.

Puede ser recomendable que compres un seguro que cubra más del mínimo requerido por el estado, pues pagará por los daños que sobrepasen ese nivel mínimo de responsabilidad civil. Recuerda que quienes compraron un vehículo nuevo en mayo pagaron en promedio $47,148, según datos publicados por Kelley Blue Book, una filial de Cox Automotive. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Algunos estados también podrían exigir que tengas:

  • Protección contra lesiones personales (PIP) o pagos médicos. Cubre tus gastos médicos y los de tus pasajeros debido a un accidente, sin importar quién tuvo la culpa.
  • Seguro de colisión. Cubre los daños que haya sufrido tu auto por un accidente automovilístico, sin importar quién tuvo la culpa.
  • Cobertura de conductores no asegurados o sin suficiente cobertura. Brinda protección financiera adicional si tuviste un accidente que fue causado por un conductor sin seguro o asegurado, pero sin suficiente cobertura. Ten en cuenta que en el 2019, 1 de cada 8 personas que conducían por las carreteras del país no estaba asegurada, desde un 3.1% en Nueva Jersey hasta un 29.4% en Misisipi, según un informe del 2021 preparado por el Insurance Research Council (IRC).

¿Necesitas algo más?

Si sacaste un préstamo para tu vehículo, el prestamista te exigirá una cobertura mayor del mínimo estatal. Hay una razón para ello. “Si tienes un préstamo para automóvil, quieren que ese activo esté protegido”, dice Doug Heller, director de seguros de la Consumer Federation of America.

Heller señala que es importante revisar tu póliza de vez en cuando para asegurarte de que estás pagando solo por lo que necesitas. Por ejemplo, si no tienes un préstamo para automóvil y conduces un auto destartalado, tal vez te convenga reducir el seguro de colisión y guardar lo que ahorres para cuando necesites reemplazar tu auto.

Al mismo tiempo, quizás sea recomendable que aumentes tu seguro de responsabilidad civil, en particular si tienes activos de jubilación. Heller sugiere que consultes a un asesor financiero para hablar sobre cuánto podrías necesitar a fin de proteger esos activos contra la posibilidad de que causes un accidente en el que alguien sufra lesiones graves. Si las cuentas médicas de esa persona llegan a ser muy altas, podrías deber mucho más que el requisito mínimo de tu estado para la cobertura de responsabilidad civil.

Incluso si compras un seguro con estas opciones, hay algunas situaciones que quizás tu póliza no cubra. Si tienes preguntas específicas sobre la cobertura, siempre es recomendable que consultes a la empresa de seguros. Mientras tanto, toma en cuenta las siguientes situaciones.

1. Daños por chocar con un venado

Si atropellas a un venado o a otro animal, es probable que termines pagando por las reparaciones de tu auto a menos que hayas añadido cobertura integral a tu póliza. La cobertura integral paga por los daños ocasionados por algo que no sea un choque, tales como incendios, daños relacionados con animales y robos —lo que incluye el robo de accesorios individuales que se consideran parte del auto, como las bolsas de aire o el catalizador—, explica Heller. A pesar de los cierres debido a la pandemia, entre julio del 2020 y junio del 2021, los conductores atropellaron a más de 2 millones de animales (1.4 millones de venados), un aumento del 7.2% comparado con los 12 meses anteriores, según Tony Cotto, director de Pólizas para Automóvil y Evaluación de Riesgos de la National Association of Mutual Insurance Companies.

2. Robo de una computadora portátil

Incluso si tienes cobertura integral, tu seguro de automóvil no pagará por daños o pérdida de artículos que no se consideran como parte del vehículo. Un seguro para propietarios (o inquilinos) de vivienda podría cubrir una computadora portátil que te hayan robado del auto. Además, ten en cuenta que tu seguro de auto probablemente no cubrirá los accesorios que no son originales de fábrica. Si transformas tu vehículo de forma que aumente su valor o si instalas accesorios que aumenten su categoría de riesgo, tu compañía de seguros podría rechazar cualquier reclamación si no se lo informaste antes de comprar tu póliza. “Si modificas o personalizas tu vehículo, debes hacérselo saber a tu compañía de seguros”, afirma Heller.

3. Daños por la lluvia

Si tienes un seguro integral, es probable que cubra los daños causados por un huracán o un tornado. Pero no necesariamente cubrirá los daños ocurridos si dejaste abierta una ventanilla o el techo corredizo y empezó a llover.

4. Una ventanilla rota

Las ventanillas se consideran como parte del auto y, por eso, en la mayoría de los casos estarán cubiertas por el seguro de colisión o el de cobertura integral. Pero si rompes una ventanilla del automóvil porque te quedaste afuera sin llaves, eso se consideraría como un acto intencionado y quizás el seguro no lo cubra. Por lo general, las pólizas solo cubren las reclamaciones por daños causados por terceros o “daños no intencionales”, señala Heller. Quizás te convenga contratar un servicio de asistencia en carretera, que normalmente paga para que alguien abra tu vehículo si dejaste adentro las llaves.

5. Reemplazo de llantas gastadas

El seguro para autos no cubrirá el mantenimiento básico, las reparaciones ni el desgaste general de tu auto. Es posible que puedas agregar un seguro contra averías mecánicas, que se parece a la cobertura de garantía extendida de los fabricantes de autos. Además, puedes obtener cobertura para la asistencia en carretera por si se te pincha una llanta, se descarga la batería o tienes otro problema al conducir.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


6. Trabajo secundario

El seguro personal de automóvil por lo general no cubrirá el uso de tu vehículo para fines comerciales. Si entregas pizzas a domicilio o transportas a clientes por un cargo para un servicio de viajes compartidos, necesitarás un seguro complementario, según el Insurance Information Institute. “Si estás conduciendo para realizar entregas o porque haces de chofer, es probable que necesites una cobertura aparte”, dice Heller.

7. Conductores de la familia o compañeros de vivienda

Si alguien que vive contigo va a conducir tu vehículo, debes incluir a esa persona en tu póliza de seguro o no tendrá cobertura. Puedes permitir que otra persona (que no vive contigo) maneje tu auto de vez en cuando y por lo general tendrá cobertura, pero no si lo conduce de manera habitual. Eso significa que si un cuidador conduce tu auto para llevarte a hacer mandados, su nombre debe aparecer en tu póliza de seguro. “Nuestra recomendación es que si alguien es un conductor habitual de tu vehículo, hables con tu proveedor de seguro y preguntes si debería figurar en la póliza como conductor nombrado”, dice Heller. Además, menciona que al contratar un seguro, puedes excluir específicamente a integrantes del hogar que no conducirán tu auto. Con eso, tus primas podrían ser más bajas, en particular si se trata de un conductor más joven o con un mal historial. 

8. Alquiler de automóvil

La mayoría de las pólizas también aplican a un auto alquilado, pero solo hasta el valor de tu propio vehículo. Podrías comprar de la empresa de alquiler de automóviles un seguro adicional para cubrir cualquier diferencia.

9. Conducir fuera de EE.UU.

Es probable que tu seguro no cubra un accidente automovilístico ocurrido fuera de Norteamérica. Sin embargo, quizás cubra un viaje corto a Canadá o tal vez a México. Lo mejor es que averigües con tu proveedor de seguro antes de hacer un viaje así en tu auto, al norte o al sur de la frontera, señala Heller. Además, menciona que si alquilas un auto para manejarlo en México, necesitarás un seguro mexicano.