Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

9 malos hábitos que podrían hacer daño a tu automóvil

Según los mecánicos, los conductores tendrían que dejar de hacer estas cosas para que sus vehículos duren más.


spinner image Luces de advertencia en el tablero de un auto prendido
Getty Images

 

​​Si llevas años conduciendo, lo más probable es que hayas tenido que llevar tu automóvil a un taller para que lo reparen, y pueden ser reparaciones costosas. Estas reparaciones costosas van mucho más allá del mantenimiento esencial del automóvil y, a menudo, son el resultado de malos hábitos que los conductores pueden no saber que tienen. Les pedimos a varios mecánicos que compartieran algunas de las cosas más comunes que hacen los conductores y que pueden dañar el motor, la transmisión, los frenos y otros componentes vitales del automóvil.

Estos son algunos malos hábitos:

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

1. No hacer el mantenimiento de rutina

En los autos de hoy, retrasar los cambios de aceite provoca la acumulación de carbono, dice Frank Leutz, fundador de Desert Car Care en Chandler, Arizona, quien presenta el programa de radio y pódcast Wrench Nation Car Talk.

Leutz describe el carbono como una "sustancia negra parecida al brócoli" que es un subproducto del aceite de motor y la gasolina. "Con el tiempo, si este carbono se acumula por la falta de cambios de aceite o la falta de tratamientos de limpieza del sistema de combustible, destruirá las millas por galón y presentará problemas sutiles pero molestos, como arranques difíciles", dice. Leutz dice que ha visto autos que necesitan reparaciones costosas debido a la acumulación de carbono en las válvulas del motor.

Posponer un cambio de aceite 1,000 millas más tarde de lo recomendado puede dañar los componentes del automóvil, dice Demeny Pollitt, propietaria de Girlington Garage en South Burlington, Vermont.

"El aceite sirve como barrera entre dos piezas de metal para evitar que se rocen entre sí", dice ella. Si esperas demasiado, el aceite comienza a descomponerse.

"Entonces, esa barrera ya no es efectiva; hay contacto de metal con metal que puede desgastarlo e introducir más metal en el sistema", dice Pollitt.

2. Ignorar ruidos extraños

Por lo general, si un automóvil está en óptimas condiciones, los conductores no deben escuchar ruidos metálicos, chirriantes ni estridentes.

"Me gustaría que la gente dejara de ignorar los sonidos que hace su automóvil", dice Andrea Dello Russo Campbell, propietaria de Andrea's Auto, un taller de mecánica en Edgartown, Massachusetts.

"Ese pequeño chirrido es un indicador, así que no solo enciendas la radio y lo ignores, porque el chirrido aumentará hasta convertirse en un problema", dice. "Entonces, cuanto más fuerte sea el ruido, más caro será la reparación".

Leutz agrega que los ruidos pueden estar relacionados con problemas de seguridad: un sonido metálico podría significar un problema de suspensión, mientras que un chirrido fuerte podría significar una bomba de combustible defectuosa. Si escuchas un estruendo, puede significar que el cojinete de la rueda está demasiado desgastado, y un sonido de rechinamiento puede indicar problemas con los frenos.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

3. Ignorar los olores extraños

¿Crees que algo huele a quemado? No asumas que no es nada, dice Pollitt.

"Incluso si desaparece, no lo hará para siempre", agrega. "Conoces tu auto mejor que nadie. Si hay un olor nuevo, definitivamente deberías revisarlo".

Los olores aceitosos y a quemado pueden significar que hay fugas de fluidos en el motor o en el escape, mientras que el olor a goma quemada puede significar un sistema defectuoso de la correa de transmisión, lo que podría provocar el sobrecalentamiento del motor del automóvil.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

4. No darse cuenta de las luces de advertencia

Muchos conductores ven aparecer una luz de "revisar motor" en su tablero y asumen que si su automóvil parece estar funcionando bien, la luz terminará por desaparecer por sí sola.

"Ese no es el caso", dice Leutz, quien señala que muchos problemas con la transmisión o el motor no causarán síntomas evidentes, al menos al principio, mientras se conduce.

En otras palabras, "cualquier luz que se encienda es una advertencia", dice. "Ocúpate de ello inmediatamente, o podría terminar costando mucho dinero en el futuro".

5. Cambiar de marcha antes de detenerse por completo

Nunca se recomienda cambiar entre marcha adelante, reversa o estacionar cuando tu automóvil está en movimiento, dice Pollitt. "Definitivamente desgasta la transmisión mucho más rápido", señala.

Leutz recomienda cambiar a reversa de forma suave y controlada, especialmente en los autos con cambio manual.

"El automóvil aún se está ajustando desde su último estado del punto de cambio de la transmisión, y no permitir que la transmisión alcance al motor puede dañar los engranajes y las palancas de cambio", dice. "Es importante que te tomes tu tiempo".

6. Conducir con neumáticos gastados, mal inflados o desequilibrados

Algunos conductores notan cuando se enciende la luz de presión de los neumáticos, pero deciden que las llantas se ven bien. O se dan cuenta de que un neumático está bajo, pero conducen de todos modos, dice Pollitt. "Cuando conduces con un neumático que está bajo, destruye la pared lateral interior", dice ella. "Desde el exterior no se puede ver que hay un problema, pero el interior del neumático ha comenzado a desmoronarse; tiene apariencia casi como de arroz negro por dentro".

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Obtener un parche o un tapón para reparar el neumático cuesta entre $30 y $60, mientras que los reemplazos cuestan entre $80 y $250 por neumático, más la mano de obra, agrega.

Pollitt también dice que muchos conductores no prestan atención a la profundidad de la banda de rodadura de sus neumáticos.

"La gente no escucha cuando decimos: ‘Deberías comprar neumáticos nuevos’. Es tan peligroso. Tus neumáticos son las únicas partes de tu automóvil que tocan el suelo, por lo que es importante que estén en buen estado", dice.

Si compras un automóvil usado, verifica siempre el año en que se fabricaron los neumáticos, añade Leutz. Si tienen más de cinco años, reemplázalos —incluso si parecen nuevos— porque la goma se rompe con el tiempo. Y no olvides rotar y equilibrar tus neumáticos cada seis meses para mantener su vida útil.

7. Ignorar los avisos de retiros del mercado de los fabricantes

Aunque funcione bien tu automóvil, abre siempre los avisos de retiros del mercado que envía la fábrica, dice Leutz. Si te mudaste recientemente, mantente informado visitando la página de retiros del mercado de la National Highway Traffic Safety Administration e ingresando el número de identificación de tu automóvil.

"Estas retiradas son imprescindibles porque todo tiene que ver con la seguridad y la confiabilidad del automóvil", dice Leutz.

8. No notar manchas húmedas y aceitosas debajo de tu automóvil

¿Ves un charco debajo de tu auto? Es hora de que un mecánico lo revise, dice Dello Russo. "Si se filtra el líquido equivocado, como el aceite del motor, eso destruirá todo el automóvil", dice ella.

Las manchas de aceite también pueden significar fugas en la dirección asistida, el sistema de frenos o la transmisión. Los niveles bajos de líquido pueden causar una falla prematura del motor o de la transmisión, y los frenos no funcionarán correctamente si no hay suficiente líquido de frenos.

9. Llevar repuestos de automóvil a un taller

Dello Russo dice que los conductores pueden querer ahorrar unos cuantos dólares comprando los repuestos de su automóvil, pero así como nunca llevarías una docena de huevos a un restaurante, no te presentes con repuestos en un taller de mecánica.

"Primero, no hay garantía, por lo que si esas pastillas de freno están hechas de un material no confiable, pueden desgastarse en 10,000 millas en lugar de 60,000 millas”, dice. "Además, no sabes de dónde son estos repuestos. Como mecánica, puedo conseguir repuestos de manera confiable de fuentes en las que confío, lo que hace que sea más fácil para ti confiar en mí cuando coloco estos repuestos en tu automóvil".

Es más, probablemente lleves el repuesto equivocado, dice Leutz. Muchos talleres de mecánica no ofrecerán una garantía por el trabajo con un repuesto que lleve el cliente. "Es importante permitir que haya una experiencia de servicio de repuestos y mano de obra para que al final estés completamente protegido si algo sale mal", dice.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.