Skip to content
 

Incorporan nuevas funciones en los autos para satisfacer las necesidades de los conductores mayores

Los diseños de los vehículos atraen a un grupo creciente de compradores mayores.

Conductor frena en un paso de peatones donde una niña cruza la calle caminando con su bicicleta

Getty Images

In English

​Las minivanes con escalones bajos, parabrisas de realidad aumentada para la navegación, funciones de seguridad de alta tecnología y cinturones de seguridad fáciles de alcanzar son características ofrecidas por algunos fabricantes de automóviles que intentan atraer a los conductores mayores.

Los adultos mayores que buscan comprar automóviles constituyen un segmento muy influyente: el 42% de la nueva matriculación de vehículos corresponde a conductores de más de 55 años, según S&P Global Mobility. Los baby boomers más jóvenes cumplirán 65 años para el 2029, así que los ingenieros de automóviles diseñan nuevos vehículos con el objetivo de retener a los clientes actuales a medida que envejecen, así como de atraer nuevos clientes.

En el caso de Jim Donaldson, de 70 años, de Green, Ohio, fueron las funciones que facilitan la conducción a una persona mayor las que lo hicieron inclinarse por el Kia EV6 que compró este año.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Al antiguo supervisor de producción de Ford le gustó el asiento delantero que se desplaza automáticamente hacia atrás, lo que facilita la entrada al auto, y la iluminación de la pantalla con filtro de luz azul para reducir la fatiga ocular. El parabrisas de realidad aumentada del modelo también facilita la visibilidad de las indicaciones mientras se mantiene la vista en el camino, observa. “El automóvil piensa mucho por ti”, dice Donaldson.

Donaldson no es el único conductor mayor con una preferencia por el Kia EV6. Desde que los automóviles comenzaron a llegar en enero del 2022, el 32% de los compradores del EV6 totalmente eléctrico son mayores de 56 años, según Kia America. Los compradores mayores de 56 años representan el segmento más grande de la clientela de Kia.

Y Kia ciertamente no es el único fabricante que trata de atraer a los compradores mayores. Por ejemplo, Ford Motor Company se centra en asegurarse de que la nueva tecnología sea fácil de usar para estos conductores, observa Katie Allanson, supervisora de la experiencia del cliente para los sistemas avanzados de asistencia al conductor de Ford. Si la tecnología es demasiado complicada, “vamos a perder a esos clientes a favor de otra compañía que sí tenga en cuenta estos detalles”, explica.

La importancia de la seguridad

Las funciones de diseño adaptadas a la edad estuvieron muy de manifiesto en el salón del automóvil North American International Auto Show del 2022 que se celebró en septiembre en Detroit (a veces en lugares inesperados).

Mary Ann Capo, gerente sénior de Chrysler Brand Product Planning, demostró las funciones de la miniván Pacifica de Chrysler: escalones bajos que facilitan la entrada al vehículo y asientos de la segunda fila que se pliegan en el suelo a fin de crear espacio para objetos grandes como los andadores.

Si bien la miniván tiende a asociarse con padres que tienen hijos pequeños, más del 60% de los compradores de la miniván Pacifica son mayores de 50 años, según Eric Mayne, portavoz del fabricante mundial de automóviles Stellantis, que fabrica y vende vehículos Chrysler.

Las minivanes son útiles para el transporte de los nietos, y los adultos mayores que se trasladan a climas cálidos durante los meses fríos, aprecian el interior espacioso cuando se dirigen rumbo sur en invierno, indica Capo. También viene con 97 funciones de seguridad estándar, lo que según Capo es importante para los conductores mayores. “Quieren asegurarse de que tanto ellos como sus pasajeros estarán seguros cuando conducen el vehículo”, añade.

Eso es cierto en el caso de Miriam Karp, de 64 años, que compró un Mazda CX-3 del 2020 en abril. Karp, radicada en Cincinnati, había comprado en el pasado solo modelos más antiguos de automóviles usados, pero conducir por toda la ciudad como capellana de la comunidad la convenció de que “era importante pagar extra por un automóvil más nuevo que tuviera funciones de seguridad”.

Un SUV pequeño como el CX-3 le resultó atractivo porque los asientos son más altos que en un automóvil normal, lo que facilita la entrada y salida. El Mazda, explica, tenía un excelente historial de seguridad y costaba menos que los modelos comparables. “Me siento mucho más segura y protegida”, añade.

Los pequeños SUV compactos como el que eligió Karp “se hallan entre los mejores vehículos para los conductores mayores”, opina Jennifer Stockburger, directora de Operaciones del centro de pruebas de automóviles de Consumer Reports. Los conductores mayores de 55 años compraron más del 43% de estos SUV compactos, según S&P Global Mobility. Mientras que en un sedán “es necesario inclinarse, apoyarse o enderezarse para entrar y salir”, los SUV pequeños tienen los asientos a la altura de la cadera, lo que proporciona facilidad de acceso, así como mejor visibilidad, señala Stockburger.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Enfoque en la accesibilidad

En General Motors, los diseñadores e ingenieros consideran la accesibilidad al crear los vehículos, indica Carrie Morton, la primera ingeniera en jefe de Accesibilidad de la compañía. Eso significa tener en mente a los adultos mayores y a las personas con discapacidades cuando crean accesorios adaptados a un desafío específico, como un mango adicional para ayudar a entrar y salir del vehículo, o un pequeño elevador para subir y bajar paquetes, sillas de ruedas y escúteres del vehículo. GM está explorando la manera de ofrecer en un “paquete de accesibilidad” las funciones actuales que ayudan a conducir o facilitan la entrada y salida del vehículo, agrega Morton.

Ford también practica el diseño inclusivo. Las perillas de la palanca de cambios electrónica tienen goma o diseño en relieve laterales para que sea más fáciles agarrarlas. Los cierres de los cinturones de seguridad sobresalen de los asientos, de modo que no hay que rebuscar para encontrarlos. “Queremos facilitar en la medida de lo posible esta tarea que es obligatoria para todos”, señala Allanson.

GM planea lanzar un programa de software el próximo año llamado Ultifi, que permite a un automóvil operar más como un hogar inteligente, anticipándose a las necesidades del conductor y aumentando las funciones de seguridad. Por ejemplo, permitiría que los limpiaparabrisas con sensores cerraran las ventanillas cuando llueve. O el vehículo podría reducir el volumen de la radio si detecta una conversación.

Muchos fabricantes de vehículos continúan agregando funciones de conducción automatizada para mejorar la seguridad. A partir del 2023, ciertos modelos incluirán Toyota Safety Sense (TSS) 3.0, que proporciona un frenado suave en las curvas y asistencia direccional para ayudar a mantenerse en el carril y conservar una distancia segura del automóvil que le precede, apunta Cody Emmert, analista sénior de la línea de vehículos “crossover” de Toyota Marketing.

También se ofrecerá un sistema de parada de emergencia que supervisa la dirección del vehículo y la actividad de los pedales del conductor. Si el sistema determina que el conductor está inactivo —tal vez debido a una emergencia médica— y el conductor no responde a las instrucciones para reanudar el control, este sistema puede detener el vehículo por completo explica Emmert.

Las funciones y las características de diseño que son útiles para los compradores mayores son universalmente populares en el mercado de automóviles, señala Will Kaufman, editor sénior y estratega de Contenido de Edmunds. “En gran medida, se trata de facilitar en general el uso diario del automóvil”, dice, “y eso es lo que buscan la mayoría de los compradores de autos”.

Julie Halpert es escritora colaboradora de publicaciones nacionales como The New York Times y The Atlantic. También escribe artículos de personas que se han reinventado para The Wall Street Journal, centrándose en aquellos que han cambiado a nuevas carreras a una edad avanzada.