Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Verifica el mantenimiento del auto en esta primavera

Para que tu vehículo se adapte al cambio de clima, revisa los neumáticos, filtros y limpiaparabrisas.

Auto rojo en la autopista 107 en Porcupine Mountains Wilderness State Park

Jim West/Alamy Stock Photo

In English | El clima invernal puede ser bastante duro para el auto. Por eso se recomiendan algunos toques de mantenimiento cuando va subiendo la temperatura. El exterior del auto, después del contacto con la sal, la aguanieve y la arena, necesita de atención. También hay que cuidar algunos sistemas del auto.

"El mantenimiento preventivo mejora el rendimiento, la vida útil y la seguridad de las partes más importantes del auto. Y también ayuda a evitar que el auto se descomponga en un momento o lugar inoportuno", dice David Bennett, de 52 años, gerente de sistemas de reparación en la oficina nacional de la American Automobile Association en Heathrow, Florida.

Para tener el auto listo para los  viajes por carretera, ofrecemos aquí algunos consejos en cuanto a lo que puedes hacer tú mismo y lo que debes encargar a los profesionales.

Limpieza detallada que puedes hacer tú mismo

El mantenimiento del auto en la primavera es cosa seria para el comediante Shaun Eli, de 59 años, quien ha hecho el mantenimiento de sus propios autos desde que estaba en la escuela secundaria. Eli mantiene su auto en excelentes condiciones porque, antes de la pandemia, pasaba mucho tiempo viajando por carretera desde su casa en la ciudad de Nueva York a sus actuaciones de comedia.

Para iniciar el mantenimiento de primavera, Eli empieza por eliminar esas sustancias que deja el invierno, incluida la sal que puede corroer las partes metálicas del auto. Una limpieza profunda del auto —también conocida como limpieza detallada, en la que se limpia el auto de arriba abajo, tanto en el interior como en el exterior— puede salir muy cara, en $100 o más, pero es fácil hacerla tú mismo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Primero, enjuaga con una manguera el exterior; rocía por debajo del auto y en los receptáculos de las ruedas para eliminar toda la suciedad y la sal que puedas.

Utilizando una esponja húmeda, así como un jabón especial para el lavado de autos o un jabón suave y líquido para vajillas, lava el exterior del auto de arriba a abajo. Seca bien el auto, y luego aplica cera automotriz con un paño suave para proteger el acabado.

"Recomiendo mucho usar Rain-X en el parabrisas; eso ayuda a la hora de manejar en la lluvia, porque recubre el parabrisas para que la lluvia se despegue fácilmente cuando el auto está en marcha", dice Eli.

Una vez lavado el exterior del auto, hay que limpiar el interior. La sal puede corroer el auto desde adentro hacia afuera —sobre todo por los granos de sal dejados por las botas de invierno dentro del vehículo—, así que es importante hacer una limpieza exhaustiva. Quita las alfombras y enjuágalas con una manguera. Déjalas que se sequen al aire libre.

"Si no se ha lavado la alfombra con champú ni limpiado con aspiradora desde hace mucho tiempo, es hora de hacerlo", aconseja Bennett.

Limpia con un paño húmedo los asientos, el volante y el tablero, y también limpia las ventanas por dentro. Pero nunca abras el capó para echar agua sobre el motor, advierte Bennett.

"Puedes limpiar con un paño el área del motor, pero no conviene rociarlo para eliminar la suciedad", dice Bennett. "Ahí hay demasiados componentes eléctricos que pueden dañarse".

Persona ajusta las escobillas del limpiaparabrisas de un auto

Noppon Kobpimai/EyeEm/Getty Images

Revisa los limpiaparabrisas

Los limpiaparabrisas se utilizan constantemente durante los meses de nieve, aguanieve y hielo. Es importante que las escobillas de los limpiaparabrisas estén en buenas condiciones, ya que el 90% de las decisiones que se toman al manejar dependen de lo que se puede ver.

"Pásales por encima una toalla de papel humedecida, con cuidado de no cortarte contra los filos de las partes metálicas", sugiere Eli.

Luego, rocía el líquido de los limpiaparabrisas para ver cómo funcionan los rociadores, sugiere Mollie Lewis, de 51 años, quien cuenta con la certificación ASE Master Automobile Technician y es propietaria de All in the Wrist Auto and Diesel Repair en Albuquerque, Nuevo México.

"Si se ven muchas manchas o se escucha mucho ruido, eso indica que la goma se ha roto, y tendrás que cambiar las escobillas de los limpiaparabrisas", dice Lewis.

No olvides tampoco revisar los limpiaparabrisas de la ventana trasera.

Llena los líquidos

Cuando el auto no esté caliente, abre el capó y revisa los niveles del aceite de motor, el líquido de frenos, el aceite de transmisión, el líquido de dirección asistida y el refrigerante del motor. Encontrarás las instrucciones en el manual de propietario, o bien busca información en internet para que lo hagas tú.

"Sigue la recomendación de la fabrica en cuanto al cronograma de mantenimiento, para saber cuándo cambiar esos líquidos, y llénalos cuando sea necesario", dice Bennett.

Cuando revises los líquidos, revisa también el compartimento del motor para ver si las correas y las mangueras están secas o agrietadas, agrega Bennett. Si es así, tendrán que reemplazarse.

Cambia los filtros

Los filtros de aire sucios pueden reducir el rendimiento de la gasolina en hasta un 10%: la suciedad impide que el aire entre a la cámara de combustión, lo que a su vez impide el funcionamiento eficiente del motor, dice Bennett.

"Cambiar el filtro de aire de cabina, que generalmente se encuentra justo detrás de la guantera, es un trabajo sencillo, pero los concesionarios de autos cobran mucho por ello", agrega Eli.

Si no tienes un filtro de repuesto, al menos puedes limpiarlo: quítalo, golpéalo varias veces contra una superficie dura para que se despegue el polvo y la suciedad, y luego reinstálalo.

Asegúrate de instalarlo en la posición correcta, dice Eli. Si lo instalas al revés, el motor soplará la suciedad y el polvo hacia el interior del auto.

Cambia los neumáticos de invierno y revisa los que son para cualquier temporada

Los neumáticos de invierno no funcionan bien en el calor. Por eso, si los neumáticos de tu auto están diseñados específicamente para las temperaturas frías, cámbialos al comenzar la primavera.

Si vives en un clima más cálido, revisa los neumáticos para toda temporada a fin de detectar cualquier desgaste de la banda de rodadura o algún indicio de deterioro, sugiere Bennett.

"Busca cualquier abultamiento en la pared lateral, en el interior y en el exterior de los neumáticos. Una mala caída en un bache pudo haber dañado las partes estructurales de los neumáticos, así que busca cualquier burbuja o rotura y, si la hay, reemplaza el neumático", dice Bennett.

Inspecciona las llantas de los neumáticos para verificar que no estén dobladas ni dañadas a causa de los baches o la oxidación, agrega.

Mujer revisa la presión de aire de los neumáticos de un auto

Tim Stocker Photography/Getty Images

Comprueba la presión de los neumáticos

Si el auto se ha dejado estacionado fuera de la casa durante varias semanas, eso puede afectar los neumáticos, dice Lewis.

"Los neumáticos pierden la presión del aire y pueden presentar algo de pudrición seca, así que si el auto ha estado inactivo por la pandemia, llévalo a que alguien lo revise", explica Lewis.

Si los neumáticos no tienen suficiente aire, se desgastan con mayor rapidez y se reduce el rendimiento de la gasolina. Por eso es importante echarles aire según se necesite. Se puede conseguir el aire en la gasolinera local u obtener un compresor portátil de aire que se alimente del puerto de suministro eléctrico del auto. El compresor cuesta "menos de $40, y vale la pena tenerlo guardado en el baúl", dice Eli.

La presión recomendada para los neumáticos viene indicada en el manual de propietario y, por lo general, también en el marco de la puerta del lado del conductor. Pero ten en cuenta que no es la presión máxima que viene indicada en la parte lateral de los neumáticos, dice Eli.

Puedes medir la presión de los neumáticos con un medidor diseñado para este fin, que no es costoso.

Revisa la rueda de repuesto

Muchas personas se olvidan de la rueda de repuesto que tienen escondida en el baúl, dice Bennett.

"Muchos autos no vienen con una rueda de repuesto hoy en día, así que averigua si tu auto la tiene o no", dice él. "Si la tiene, sácala de donde está guardada para verificar que no presente sequedad, grietas, burbujas ni roturas, y que esté inflada de acuerdo con la presión indicada".

Persona conecta la batería de un auto

Stefan Tomic/Getty Images

Fortalece la batería

El calor es más dañino para la batería que el frío congelante. En un clima cálido, las baterías duran entre dos y cuatro años, dice Bennett.

"Asegúrate de que la batería esté bien asegurada en su lugar; no debe sacudirse porque sus componentes interiores podrían aflojarse, moverse y hacerse quebradizos", dice Bennett. "Eso reduciría la vida útil de la batería".

"Limpia y aprieta las terminales de la batería, y lleva el auto al taller para probar la carga de la batería a fin de verificar su buen funcionamiento, agrega Bennett.

"En la mayoría de los casos, las baterías no avisan con anticipación; simplemente llega un día en que el auto no arranca", dice él.

Lleva el auto en una excursión diagnóstica

Durante el invierno, los autos se maltratan a causa del deslizamiento a la hora de frenar y la aplicación dura de los frenos, lo que provoca el desgaste de los frenos, las pastillas y los rotores. El desgaste de los amortiguadores también puede alargar la distancia que necesitas para frenar en caso de emergencia. La sal y la arena afectan los sellos y la lubricación que garantizan el buen funcionamiento de la suspensión y permiten controlar el auto. Revisa la alineación, la suspensión y los frenos en la carretera, sugiere Bennett.

"Cuando estés manejando, ¿se va tirando el auto hacia un lado? Si es así, manda a revisar la alineación", dice Bennett. Los baches pueden provocar problemas de alineación y de dirección.

Si el vehículo se tira hacia un lado a la hora de frenar, manda a revisar los frenos. El mecánico "quitará los neumáticos, examinará las pastillas de frenos y los rotores, y verificará que no haya fugas ni abultamientos en las líneas de los frenos", dice Bennett.

Escucha atentamente el auto cuando estés en esta excursión de prueba", agrega Bennett. Si escuchas ruidos o sientes vibraciones, trata de describirlos con precisión cuando lleves el auto al taller: "¿Cuándo se escucha este ruido? ¿Es cuando doblo a la derecha o cuando aplico los frenos? Cuanta más información les puedas dar, más fácil será que detecten el problema", dice Bennett.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Prepárate para el calor extremo

En los climas más cálidos, el mantenimiento de primavera se concentra en el sistema de refrigeración para que el auto pueda funcionar bien aun cuando suban las temperaturas, señala Lewis.

"Habrá que purgar el refrigerante para limpiar el radiador: se purgará con líquido limpio y se le colocará una nueva mezcla al sistema", explica Lewis.

Para probar el aire acondicionado, préndelo y verifica que se enfríe y que no se escuchen ruidos extraños, agrega Bennett.

"Si escuchas el ruido del compresor que se enciende y se apaga rápidamente, eso indica un bajo nivel de refrigerante", explica él.

Wendy Helfenbaum colabora con artículos sobre las mejoras del hogar, jardinería, autos, bienes raíces y turismo. Sus trabajos han aparecido en medios como Apartment Therapy, Houzz, BBC.com, WomansDay.com y Costco Connection.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.