Skip to content
 

15 cambios que llegaron con los teléfonos inteligentes

Al acercarse el aniversario del iPhone, la influencia ha sido —en su mayor parte— positiva.

Primer iPhone lanzado junto al primer teléfono Android con tecnología de Google

Associated Press

El primer iPhone de Apple (izquierda) salió a la venta hace 15 años, en junio del 2007; el primer teléfono Android, el HTC Dream, también conocido como T-Mobile G1, comenzó a aparecer en septiembre del 2008.

In English

En junio se cumplirán 15 años de la salida al mercado del primer iPhone.

Yo fui uno de los cuatro evaluadores de productos tecnológicos que llegó a probarlo antes de su lanzamiento. En ese momento, comparé el galardonado teléfono nuevo de Apple con un “prodigio” y una “genialidad glamorosa” en USA Today. Mas tarde escribí que lo que sucede con los prodigios es que, no importa cuán superdotados sean, muchos se desploman.

Les adelanto el final: el iPhone no se desplomó. Y tampoco se desplomó colectivamente la clase de teléfonos inteligentes basados en el sistema operativo rival, Android, que comenzó a aparecer en septiembre del 2008 con el HTC Dream, el primer modelo que se distribuyó, también conocido como T-Mobile G1.

Fueron muy pocos quienes predijeron en esos años iniciales la dimensión del cambio que crearían esas pequeñas computadoras de bolsillo. O cómo afectarían profundamente todos los aspectos de la sociedad y el modo en que las personas se ocupan de los asuntos diarios. Los teléfonos inteligentes afectan el modo en que compramos, gestionamos las finanzas, socializamos, viajamos, consumimos noticias y experimentamos el entretenimiento y la distracción.

“El elemento clave que aportó el iPhone es una plataforma de bolsillo para crear todo tipo de funciones y servicios innovadores”, dice el veterano consultor de tecnología Tim Bajarin, presidente de Creative Strategies en San José, California.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Algunas funciones no se crearon de la noche a la mañana

Para todos los aplausos —y el alboroto— que generó el iPhone en el 2007, el teléfono no era perfecto. Le faltaban varias funciones que las personas, con el tiempo, llegarían a considerar básicas. Lo mismo sucedió con los Android.

La tienda App Store de Apple surgió recién un año después, lo que significa que el iPhone contenía solo lo que Apple había incluido de fábrica. El famoso eslogan “hay una aplicación para eso” no había ingresado en nuestra consciencia.

Tampoco estaba Siri para recibir órdenes verbales. Ella apareció como aplicación independiente en el 2010, antes de que Apple la adquiriera y la integrara al sistema operativo iOS. El Asistente de Google llegó a los teléfonos Android muchos años después.

La cámara posterior del iPhone original no tenía flash, y en el frente ni siquiera había cámara. Fue recién con el debut de la cámara frontal del iPhone 4, en el 2010, que la palabra “selfi” se convirtió en un término común.

Y en esa época, un solo proveedor de servicios de telefonía inalámbrica, AT&T, era compatible con el iPhone en una red más bien reducida. Ahora, todos los proveedores de servicios, nacionales e internacionales, incluyen los iPhone y una variedad de teléfonos inteligentes Android, y han comenzado a ofrecer servicios más rápidos con las nuevas redes 5G.

Pareja se toma una selfie a bordo de un barco

Getty Images

El nacimiento de la inmediatez para todo

Al acercarnos al 15.o aniversario del iPhone, presentamos 15 formas en las que el teléfono de Apple y sus rivales Android han alterado nuestra vida —en su mayor parte, pero no siempre— para mejor.

1. Información inmediata. ¿Quieres pagar una apuesta de bar, verificar algo en el momento o simplemente estar al día con las noticias? El teléfono que llevas en el bolsillo es como si llevaras una enciclopedia. Y según tu tolerancia a las notificaciones, puede mantenerte informado en tiempo real. De hecho, muchos de ustedes ahora leen artículos en el dispositivo; han dejado de lado los periódicos y las revistas impresas, y leen versiones digitales en la computadora con menor frecuencia.

2. Cámaras prácticas. Se ha convertido en un cliché: la mejor cámara es la que está siempre contigo, porque nunca sabes cuándo se presentará la oportunidad de una foto perfecta. Puedes tomar fotos cuando quieras, y las cámaras de los teléfonos inteligentes han mejorado tremendamente con los años, especialmente en los modelos más costosos. Por la mayor parte, las cámaras digitales autónomas ahora son para los amantes de la fotografía y los fotógrafos profesionales.

Con variaciones según el modelo, es posible aproximar o alejar personas y objetos, capturar buenas tomas en entornos oscuros sin flash, tomar fotos en modalidad de retrato (con el sujeto principal enfocado y el fondo desdibujado) y aplicar filtros sofisticados. Y tu cámara siempre lista engendró indirectamente a Instagram, la plataforma centrada en imágenes.

3. Desaparición de la filmadora. Los teléfonos inteligentes modernos han hecho que muchas videocámaras autónomas se jubilen. Algunos teléfonos permiten ir más allá de la alta definición y capturar videos 4K de ultra alta definición. También puedes usar las funciones de cámara lenta y lapso de tiempo, y aplicar otros efectos especiales y cinematográficos. Y si te encantan los tan populares videos de TikTok, puedes agradecérselos al teléfono inteligente moderno.

Hombre usa su teléfono inteligente como tarjeta de embarque

Getty Images

El transporte... transportado

4. Indicaciones digitales. ¿Recuerdas cuando usábamos mapas de papel o teníamos que pedirle indicaciones a alguien cuando nos perdíamos? Creo que todos recordamos las instrucciones del empleado de la gasolinera: “Haga dos cuadras, doble a la derecha en Main Street y doble a la izquierda en la esquina con la señal de Pare”. Hoy en día, nos orientamos con Apple Maps, Google Maps, Waze y otras aplicaciones de ubicación geográfica, todas ellas gratuitas.

Hasta puedes ir más allá de las funciones de navegación que alguna vez estuvieron reservadas para costosos sistemas GPS en el tablero de los automóviles. Actualmente, CarPlay de Apple y Android Auto tienen amplia compatibilidad con los vehículos de fabricación reciente. Con instrucciones verbales giro por giro y, en algunos casos, datos de tráfico obtenidos por colaboración de los usuarios, puedes evitar una ruta congestionada. Nunca más tendrás que adivinar dónde hay una gasolinera, un hotel, un punto destacado o un restaurante.

5. El taxi como auto privado ¿Cuándo fue la última vez que detuviste un taxi en la calle? Hoy en día, puedes arreglar para que un taxi te pase a buscar o programar un viaje por adelantado con Lyft, Uber u otras aplicaciones de transporte que no existirían sin el teléfono.

6. Nuevas rutinas de viaje. Las tarjetas de embarque impresas en casa o en un quiosco del aeropuerto, al igual que los boletos de avión impresos, se están convirtiendo en reliquias de épocas anteriores a los teléfonos inteligentes. Ahora puedes mostrarle el pase a un agente de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) directamente en la pantalla de tu teléfono. Además, la TSA pronto podría comenzar a aceptar una licencia de conducir digital como prueba de identificación.

Es probable que hayas reservado tu vuelo y el resto de tu itinerario desde tu teléfono sin hacer una sola llamada. La pantalla del teléfono es también donde verás las demoras o si ha habido un cambio en la puerta de embarque. Al llegar al hotel, tal vez incluso uses tu teléfono como llave de la habitación.

Entretenimiento a tu disposición

7. Libros en el bolsillo. El teléfono también sirve como lector de libros electrónicos, lo que evita tener que cargar con una pila de libros pesados y otros materiales de lectura. Puedes comprar y descargar libros directamente desde el teléfono o pedirlos prestados en la biblioteca pública local a través de una aplicación.

8. Transformación de los archivos de música. En ciertos aspectos, el teléfono inteligente es el equivalente moderno de la radio a transistores del pasado, pero con mucho mejor sonido y la capacidad de escuchar estaciones locales y contenido de todo el mundo. Más allá de las estaciones radiales que puedes conseguir a través de una aplicación, generalmente en forma gratuita, puedes escuchar casi cualquier canción que quieras en el momento que quieras, al menos si te suscribes a servicios como Amazon Music, Apple Music o Spotify.

También puedes escuchar pódcast sobre virtualmente cualquier tema imaginable sin ningún costo.

Mujer escucha música en su teléfono inteligente mientras hace ejercicio

Getty Images

9. Salud y monitoreo de la actividad física. Los teléfonos inteligentes cuentan los pasos que caminas, las calorías que quemas y otras métricas de acondicionamiento físico. Pero también mejoran nuestro bienestar de otras formas. Tal vez estés aprovechando las visitas de telemedicina con tus médicos, que se popularizaron durante la pandemia, pero seguramente están aquí para quedarse. El teléfono también es un repositorio de registros digitales de salud.

Una evolución financiera

10. La declinación del dinero en efectivo. El uso de monedas y billetes podría estar llegando al final, junto con las billeteras físicas. A través de Apple Pay y Google Pay, es posible comprar productos con solo sostener el teléfono junto a una terminal de pagos en una tienda física, o también usar los servicios en línea.

En lugar de efectivo o cheques, es posible usar aplicaciones de pago entre particulares, como Cash App, Venmo y Zelle, para pagarle al profesor de piano o al joven que corta el césped. Si bien estas aplicaciones son simples y prácticas, ten presente que, en caso de que un estafador te convenza de que te deshagas de tu dinero, no ofrecen las mismas protecciones que tendrías si pagas con una tarjeta de crédito.

11. Administración del dinero en general. No usamos el teléfono solo para pagar cuentas. Verificamos nuestros gastos, transferimos dinero entre cuentas bancarias, obtenemos cotización de las acciones y gestionamos las carteras de inversión en nuestros dispositivos.

Varias personas participan en una videollamada grupal en un teléfono inteligente

Getty Images

Redes sociales, para bien o para mal

12. Redes sociales. Usamos el pulgar para ingresar a Facebook, Instagram, TikTok y Twitter, entre otras plataformas sociales, para ponernos al día con colegas, familiares y amigos. Pero las redes sociales con mucha frecuencia son un lugar donde abunda la desinformación, se comparten opiniones controvertidas y el diálogo es de todo menos cortés.

13. Videollamadas. Cuando no puedes estar presente personalmente, lo mejor es la alegría de ver a tus seres queridos y a tus compañeros de trabajo en la pantalla de un teléfono inteligente, y que ellos te vean a ti. Eso nunca fue tan evidente como en la pandemia, cuando la mayoría de nosotros estábamos atrapados en casa y, a menudo, aislados. FaceTime, Google Duo, Messenger, Skype, WhatsApp y Zoom son algunos de los servicios que facilitaron la eficiencia de las videollamadas.

14. Disminución de las líneas fijas. A veces olvidamos que esos teléfonos en casa hacen y reciben llamadas. A junio del 2021, más de dos tercios de los hogares dijeron que habían abandonado las líneas fijas, según el Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS). Además, dado que por lo general hacemos llamadas marcando el nombre de una persona en la pantalla del teléfono o pidiéndolo a Siri o al Asistente de Google que llamen a alguien, tal vez hayamos olvidado la mayoría de los números telefónicos.

15. Adicción digital. Quizás la desventaja más grande del teléfono inteligente moderno sea nuestra propia incapacidad de resistir mirar la pantalla 24/7.

Lo bueno: “estamos conectados con el mundo a través del teléfono”, dice Stacey Cahn, productora ejecutiva de Time in a Bottle Video Productions, con sede en Tampa. Lo malo: “necesitamos desconectarnos, mirar hacia arriba y mirar alrededor. No se puede oler el aire fresco a través de un teléfono... todavía no”.

Edward C. Baig colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA TodayBusinessWeekU.S. News & World Report y Fortune. También es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.