Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Deberías comprar un lector de libros electrónicos o una tableta?

Tu decisión podría basarse en funciones como la potencia de procesamiento, el precio o el tipo de pantalla. Te explicamos las diferencias.

Mujer sonriendo mientras sostiene una tableta electrónica en una mano y una taza de café en la otra

Getty Images

In English |  A primera vista, un lector de libros electrónicos —conocido como e-reader— y una tableta, como un iPad, son muy similares.

Ambos tienen un aspecto como de pizarra delgada y son de forma rectangular, se sostienen en las manos y se usan desde cualquier lugar donde te encuentres.

Puede que te encante leer en papel, pero empacar un libro electrónico para un viaje implica menos peso en tu equipaje. Para algunas personas que tienen problemas para sostener un tomo grueso, los libros electrónicos pueden facilitarles la vida.

Aunque las dos tecnologías de pantalla táctil para leer libros electrónicos pueden parecer iguales, los dispositivos tienen algunas diferencias importantes. Los que buscan adquirir uno, ya sea para uso personal o para un ser querido, deben entender estas distinciones para evitar el arrepentimiento después de la compra.

Una persona sostiene un lector de libros electrónicos

Alexander Nicholson / Getty Images

Los lectores electrónicos sobresalen por su simple visualización

La verdad: como su nombre indica, los lectores electrónicos son ideales para las personas a quien simplemente les gusta leer. Están diseñados para descargar libros electrónicos, revistas y periódicos de una tienda digital.

Al leer, simplemente toca o pasa el dedo para cambiar de página. Algunos e-readers también tienen botones.

Puedes cambiar el tamaño y el estilo de la fuente y tocar una palabra para buscar una definición, o en algunos casos, hacer anotaciones. Muchos lectores de libros electrónicos te permiten tomar prestados libros gratis de tu biblioteca local. Algunos también pueden reproducir audiolibros descargables.

Ventajas: los lectores electrónicos suelen ser más pequeños y ligeros que las tabletas, lo que los hace más portátiles y fáciles de sostener. La pantalla no deslumbrante los hace más adecuados para leer bajo la luz del sol, lo que no es tan fácil de hacer en una tableta retroiluminada.

En otras palabras, los lectores electrónicos son ideales para la playa o la piscina. Y sí, muchos también son impermeables.

Por lo general son más asequibles que las tabletas, con un precio desde unos $89 por un modelo básico de una marca como Kindle o Kobo. Los lectores electrónicos también tienen una batería que dura de uno a dos meses, en promedio, comparado con las diez horas como máximo de las tabletas.

Desventajas: los lectores electrónicos son ideales para leer libros electrónicos, pero no para mucho más. Eso está bien para los usuarios que solo quieren leer, pero la falta de potencia y funciones que, por ejemplo permite reproducir video, ni que hablar de las aplicaciones. Todo esto significa que la experiencia es... limitada.

Una pantalla en blanco y negro es perfecta para libros y periódicos, pero cuando se leen revistas sin color, se ve la obvia desventaja. Los lectores electrónicos suelen tener pantallas que miden de 5 a 7 pulgadas, pero algunas personas prefieren leer en tabletas más grandes que suelen medir de 7 a 12 pulgadas.

Persona revisa una gráfica estadística en una tableta electrónica

Getty Images

Las tabletas tienen potencia de procesamiento

La verdad: las tabletas de pantalla táctil —como el cotizado iPad, así como los modelos Android, Kindle Fire y Windows— son también dispositivos delgados y ligeros. Usa la punta de tus dedos para tocar, pasar y pellizcar el contenido de la pantalla.

Las tabletas tienen una pantalla a color, por lo general brillante, y están diseñadas no solo para leer libros electrónicos sino también para navegar por la web, revisar el correo electrónico, escuchar música, jugar juegos y ver videos. Las tabletas suelen tener dos cámaras.

Hay más de un millón de aplicaciones, que se pueden descargar de varias tiendas de apps en línea de forma inalámbrica. Todas las tabletas funcionan con wifi, y algunas pueden llevar una tarjeta SIM para la conectividad celular.

Ventajas: las tabletas son una computadora, como tu portátil, pero dependen del tacto en vez de un ratón y teclado. En una tableta puedes hacer casi todo lo que harías en una computadora portátil o de escritorio más convencional, incluso videochatear, crear documentos, revisar citas en tu calendario y hacer compras por internet.

Además, las tabletas pueden hacer cosas que tu otro equipo probablemente no pueda hacer, como grabar video de alta calidad y ayudarte a navegar por las calles de la ciudad mediante el GPS. Las tabletas son dispositivos versátiles que también cuentan con pantallas grandes y coloridas, y son compatibles con innumerables aplicaciones tanto en el Apple App Store como en Google Play. También hay aplicaciones gratuitas disponibles para las principales empresas de libros electrónicos, incluidas Kindle y Kobo.

Desventajas: aunque existen algunas excepciones, las tabletas pueden costar aproximadamente tres veces más que un lector electrónico. Por ejemplo, el Kindle Paperwhite cuesta $129; el iPad mini, a partir de los $399.

Claro, las tabletas Android como la Amazon Fire HD 8 de 8 pulgadas a $79 (con una calidad regular) y la más impresionante Samsung Galaxy Tab A a $179 son más económicas. Pero debido a que una tableta puede hacer mucho más que un lector electrónico con más potencia, velocidad y una hermosa pantalla a color, a menudo hay que pagar por estos lujos.

Las tabletas también suelen ser un poco más pesadas y grandes que los lectores electrónicos dedicados, y no son a prueba de agua. Para los ratones de biblioteca, las tabletas tienen pantallas ideales para el interior, pero no tanto para el aire libre porque están retroiluminadas y no son antideslumbrantes.

Lee entre líneas

Elegir un e-reader o una tableta se reduce a lo que quieres hacer con el dispositivo, dónde lo vas a usar y cuánto te permite gastar tu presupuesto.

Si todo lo que quieres es un lector electrónico portátil y económico, no necesitas comprar una tableta más cara con toda la parafernalia que no vas a usar. Por otro lado, si deseas llevar contigo un dispositivo ligero, delgado y con pantalla táctil, que haga mucho más que un e-reader básico y que tenga una pantalla a color más grande para leer, entonces invierte en una tableta.

Marc Saltzman ha sido periodista independiente de tecnología durante 25 años. Su podcast Tech It Out (en inglés) busca desglosar el lenguaje informático y traducirlo a uno más sencillo.

Cómo conseguir libros gratis

Aunque puedes comprar libros para tu lector electrónico o tableta, también puedes pedirlos prestados gratis en tu biblioteca pública local.

El primer paso es conseguir una tarjeta de la biblioteca si no tienes una (enlaces en inglés).

• Si lees en un Kindle, visita el sitio web OverDrive en cualquier dispositivo y toca o haz clic en Find a library (Busca una biblioteca). Busca o consulta un título en tu biblioteca local y luego selecciona Borrow (Tomar prestado). Encuentra el libro electrónico que has pedido prestado en tu página de Checkouts (Procesamientos) y selecciona Read now with Kindle (Leer ahora en Kindle).

El tiempo de préstamo es de hasta tres semanas, y dejará de abrirse el día que vence si no se extiende el periodo de préstamo.

• Si tienes un lector electrónico Kobo, ve al área Settings (Configuraciones) de tu dispositivo y busca la sección OverDrive. Ingresa con la información de tu tarjeta de biblioteca, Facebook o una cuenta existente de OverDrive. Eso se requiere solo una vez.

Ahora busca algo para leer. Los lectores electrónicos de Kobo más antiguos, sin soporte incorporado para OverDrive, pueden seguir las instrucciones del Kindle.

• En un teléfono inteligente o tableta, usa la aplicación hermana de OverDrive, Libby. Descárgala gratis desde el App Store para iPhone y iPad o desde el Google Play store para Android, e inicia sesión con tu número de carné de la biblioteca local.

Ahora puedes ir a la página web de tu biblioteca y encontrar la sección de Downloads (Descargas), E-Books (Libros electrónicos) o Audiobooks (Audiolibros). Los libros reservados aparecerán en la aplicación Libby.

• Los usuarios de Kindle o quienes han descargado la aplicación para sus tabletas pueden pedir prestados libros electrónicos a otros a través de BookLending.com y Lendle.

• Fuera de la biblioteca, Project Gutenberg ha digitalizado más de 60,000 libros, la mayoría obras antiguas cuyos derechos de autor han expirado No se necesita ninguna aplicación; podrás utilizar tu lector electrónico o un navegador de internet en tu tableta o computadora.

Otras fuentes en línea para los libros electrónicos incluyen el estante de libros electrónicos gratuitos GoodReads, ManyBooks, Read.gov de la Biblioteca del Congreso, ReadPrintWikisource. Algunos podrían requerir un lector de PDF gratuito como el Adobe Acrobat Reader.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO