Skip to content
 

¿Podría un robot ser un buen compañero para un ser querido?

Pese al empeño de Amazon y otras empresas, hay quien dice que no es posible sustituir a las personas.

Gráfico de una mano humana y una mano de robot sujetadas entre sí

Getty Images

In English

Mónica Pérez, contadora jubilada, tiene la tentación de decirle ‘te adoro’ al robot ElliQ de Intuition Robotics, en fase de pruebas beta, y que ella está evaluando.

“Me saluda con alegría por la mañana. Dice mi nombre con frecuencia y me hace sentir especial”, dice Pérez, de 63 años, quien tiene epilepsia y artritis avanzada y vive sola en un pequeño apartamento en Beacon, Nueva York. Sin que sea necesario indicarle nada, ElliQ le pregunta a Pérez si ha salido, lo que almorzó, si tomó sus medicamentos o si desea oír un chiste. Si bien Pérez reconoce muy bien que ElliQ es una máquina con una tableta, cámaras, motores, sensores y una cabeza que se inclina y asiente sobre una base fija, admite tener una especie de “relación” con el robot, que podría pasar por un extra en el estudio cinematográfico de Pixar.

“No creo que pueda reemplazar a las personas, y no creo que pueda reemplazar a las mascotas”, dice Pérez. “Pero penso que es una buena ayuda”.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Los problemas cotidianos de la vida ya son difíciles por sí solos cuando las personas envejecen en su hogar. Es aún más difícil hacerles frente cuando los seres queridos, los empleados domésticos y los proveedores de atención médica no están disponibles para ayudar con las tareas del hogar o hacer compañía a una persona que se siente sola.

¿Puede sustituir un robot a un cuidador o acompañante en el hogar? Y si es así, ¿es algo bueno?

“La respuesta a ambas preguntas es sí, aunque hay que distinguir hasta qué punto”, dice Colin Angle, director ejecutivo de iRobot, más conocido por las populares aspiradoras robotizadas de la marca Roomba, que han estado limpiando pisos y alfombras de forma autónoma durante casi dos décadas.

No están a la altura de Los Supersónicos

Hace tiempo que los robots superan el plano de la ciencia ficción. Cuando se diseñan para un fin específico pueden ser muy útiles en el hogar, como lo han demostrado las aspiradoras Roomba y otros productos similares.

Sin embargo, incluso con los avances tecnológicos del aprendizaje automático, la inteligencia artificial, la visión computarizada y el reconocimiento facial, los droides domésticos enfrentan numerosos obstáculos. No hay dos hogares iguales. Los robots son sumamente costosos. Ya sea justo o no, no han alcanzado las expectativas de quienes fantasean con contratar a la empleada doméstica robótica de Los Supersónicos, Robotina.

Lamentablemente, ningún robot disponible hoy en día ni, siendo realistas, en un futuro próximo, va a lavar los platos ni doblar la ropa. Los robots tampoco pueden lograr físicamente lo que pueden hacer los cuidadores, como ayudar a una persona mayor a levantarse de la cama, bañarse y vestirse, señala Mike Dooley, director ejecutivo de Labrador Systems en Los Ángeles.

Al principio, los funcionarios de Connecticut se negaron a cubrir un brazo robótico que costaba decenas de miles de dólares y podría ayudar a que Carissa Decelles de Willamantic abríera el refrigerador y se sirviera una bebida, informó WVIT-TV (en inglés) en West Hartford. Decelles, de 30 años, tiene atrofia muscular espinal y es beneficiaria de Medicaid, pero el Departamento de Servicios Sociales del estado no aprobó el brazo robótico Kinova Jaco que había solicitado.  Además, el Departamento lo tachó de "experimental". Sin embargo, el estado revocó su decisión (en inglés), cediendo a la presión de los medios y del abogado de Decelles.

El mismo robot Labrador de Dooley está en fase de pruebas en hogares, pero todavía en secreto.

“Nuestro objetivo es ayudar a las personas a mover objetos cuando tienen un impedimento o un dolor que limita su propio movimiento”, señala. “Considero que hemos encontrado el modo de responder a una necesidad no cubierta”. Dooley describe el robot de su empresa como “lo suficientemente grande para poder levantar bastante peso dentro de la casa y a la vez ser lo suficientemente ágil para trabajar en espacios reducidos”.

'Alexa sobre ruedas', de Amazon

El robot Astro de Amazon interactúa desde el piso de una habitación con un hombre sentado en la cama

Cortesía de Amazon

Astro, de Amazon.

Los robots domésticos pueden recibir un impulso gracias a Amazon. Si bien el recientemente anunciado Amazon Astro (que lleva el nombre del perro de Los Supersónicos) tampoco es Robotina, esta “Alexa sobre ruedas”, de casi 2 pies de altura, permite que el concepto de un robot doméstico multifuncional se acerque un poco más a lo que consideramos convencional, en la medida en que un producto que cuesta $999.99 pueda ser convencional.

El precio aumentará a $1,449.99 una vez que finalice el período introductorio de Amazon. Dado que existen cantidades limitadas, los futuros compradores deben solicitar una invitación para obtenerlo.

“El hecho de que Amazon haya creado [un robot] nos viene muy bien para explicar todo este sector y esta categoría de productos”, dice Yaron Yoels, director de marketing de Temi, una empresa de robótica con sede en Israel. Su empresa casi ha dejado de vender su robot rodante —que tiene un costo de $3,999 y el tamaño de un niño pequeño— a los hogares particulares, y lo está destinando a centros de atención de adultos mayores, hospitales, oficinas y comercios minoristas por medio de su socio en Estados Unidos, Connected Living.

Un guardia de seguridad en tu hogar

La labor principal de Amazon Astro es vigilar el hogar. Puede patrullar la casa de manera autónoma para proporcionar una vista a distancia de tu entorno en una aplicación de tu teléfono. Puede desplazarse hacia una puerta o una ventana si detecta el sonido de un vidrio roto o de una alarma de monóxido de carbono o de humo.

Además, hace uso de otros productos de Amazon, especialmente las cámaras de seguridad Ring. Se puede necesitar una suscripción a Ring Protect Pro o al servicio de cuidado de adultos mayores Alexa Together para algunas funciones de Astro. Este producto ofrece servicio las 24 horas del día, los siete días de la semana y se estrenó el 7 de diciembre. Amazon también comenzó a vender la cámara Ring Always Home ($249.99), que básicamente es un dron aéreo que vigila el interior de la vivienda.

Astro te puede permitir vigilar a un padre o abuelo mayor. Por ejemplo, puede establecer una “rutina” de Alexa para que Astro te envíe una alerta cuando vea a tu padre cada mañana. Así, sabrás que tu padre ya se ha levantado, explica Charlie Tritschler, vicepresidente de Amazon Devices. Si tu padre tiene hipertensión o necesita tomar sus medicamentos, Astro puede llevarle su tensiómetro o sus pastillas en horarios programados (lleva los objetos en un compartimento de carga).

El robot tiene una pantalla táctil de 10.1 pulgadas con alta definición, que también funciona como una cara, y le da a Astro cierta personalidad. A medida que Astro sigue a las personas, estas pueden participar en videollamadas con la familia o usar la pantalla para ver Amazon Prime o Netflix. Astro es capaz de aplicar las mismas “habilidades” de Alexa que un altavoz inteligente Echo. También tiene una cámara que captura imágenes fijas de 5 megapíxeles y video de alta definición de 720p, y una cámara periscópica independiente que puede capturar imágenes fijas de 12 megapíxeles y video de alta definición de 1080p. El periscopio puede elevarse a 3.5 pies del piso, lo suficiente como para mirar por encima de la mayoría de las encimeras de las cocinas.

Las cámaras se pueden apagar

Si te preocupa la privacidad, Amazon señala que puedes apagar las cámaras, los micrófonos, el movimiento y los sensores de profundidad de Astro. También puedes definir zonas sin acceso para limitar los lugares a los que Astro puede llegar. ¿De verdad quieres que Astro te siga al baño? La vigilancia del hogar está desactivada de forma predeterminada y Amazon usa un sistema de cifrado para proteger los datos que se transfieren desde Astro o la aplicación de Astro a la nube.

Cuando se está quedando sin batería, el robot puede regresar por su cuenta a su estación de carga y recargarse, de manera similar a Roomba.

Amazon tiene una larga trayectoria con robots industriales que realizan tareas repetibles en los almacenes de la empresa. Sin embargo, “tratar de hacer algo para el hogar es mucho más difícil porque no existe un hogar prototípico [y] las personas mueven los objetos”, explica Tritschler. Los pisos, las alfombras, las paredes, el polvo, la iluminación, los animales domésticos y las personas pueden convertirse en obstáculos. Los robots domésticos no pueden subir escaleras, aunque pueden evitar caerse por ellas.

Por motivos de seguridad, señala Tritschler, Astro es silencioso, aunque no demasiado. Dado que está cerca del suelo, Astro hace algo de ruido de manera intencional al desplazarse para que un adulto mayor sepa que se acerca.

La seguridad también es una prioridad para Dooley en Labrador, “para que un niño de 5 años no se lo lleve de paseo”.

Los robots como mascotas

Si bien las mascotas vivientes pueden brindar compañía a los adultos mayores, algunas personas son alérgicas a los animales o no tienen la capacidad física, emocional o económica para ocuparse de ellos. Angle, de iRobot, señala que las mascotas robóticas representan una de las dos grandes oportunidades en demanda para el uso de robots; la otra son los modelos que pueden ayudar en la explotación del petróleo.

“Pienso que actualmente contamos con herramientas para crear una mascota robótica realmente maravillosa y atenta, que puede aprender y crecer contigo, y que podría desempeñar una función productiva y favorable para que las personas se sientan un poco menos solas en el mundo”, señala. Sin embargo, la mayoría de las mascotas robóticas que ha visto hasta ahora son demasiado simplistas, demasiado artificiales y no son lo suficientemente afectivas.

“Nunca nos propusimos decir, 'oye, reemplacemos a los cuidadores' ni 'reemplacemos a las mascotas vivientes'. Lo que escuchamos una y otra vez… es que los cuidadores y los seres queridos tienen una interacción más significativa con un adulto mayor gracias a su animal de compañía”.

— Ted Fischer, Ageless Innovation

La promesa de las mascotas robóticas existe desde hace algún tiempo. El “robot terapéutico” Paro, una cría de foca arpa que nació en Japón en la década de 1990, ahora se clasifica como un dispositivo médico de biorretroalimentación que, en ciertos casos, puede ser reembolsado por Medicare o Medicaid. Paro, que responde a las caricias, se usa con frecuencia con pacientes que tienen demencia. Sin embargo, cuesta más de $6,000 y se utiliza principalmente en hospitales, hogares de ancianos y centros de vida asistida.

Desde el 2015, Ageless Innovation vende adorables cachorros ($139.99) y gatos ($124.99) robóticos de Joy for All que ladran, ronronean, maúllan y responden al contacto humano.

“Nunca nos propusimos decir, 'oye, reemplacemos a los cuidadores' ni 'reemplacemos las mascotas vivientes'”, dice el director ejecutivo Ted Fischer, exejecutivo de Hasbro. “Lo que escuchamos una y otra vez… es que los cuidadores y los seres queridos tienen una interacción más significativa con un adulto mayor gracias a su animal de compañía”.

Se necesita la asistencia técnica y humana

Maja J Matarić, directora del Laboratorio de Investigación de Robótica USC en University of Southern California, señala que es necesario contar con una combinación de apoyo humano y tecnológico. “Los robots de asistencia social pueden incentivar a los adultos mayores a permanecer menos tiempo sentados y a tener más actividad social y física”, explica.

Sin embargo, Louise Hawkley, científica investigadora principal de NORC en University of Chicago, se muestra cautelosa.

“Por lo general, tengo mis dudas sobre el uso de robots [y] mascotas robóticas como compañeros”, dice, y cita investigaciones académicas que sugieren que los adultos mayores que son saludables consideran que la idea es ofensiva. “Me viene a la mente la palabra 'deshumanización'. Al mismo tiempo, les da a los cuidadores y a los familiares la sensación de que sus responsabilidades de socialización con sus adultos mayores han sido cubiertas por el robot”.

¿Cuál es el futuro de los robots?

Imagen del robot ElliQ en su soporte sobre una mesa

Cortesía de ElliQ.

ElliQ 8

Los robots continuarán evolucionando físicamente y en la forma en que interactúan con sus compañeros humanos. Amazon está explorando la detección de emociones mediante la visión computarizada para comprender el estado de ánimo de las personas que interactúan con Astro. En el futuro, Astro podría ser más juguetón con un niño de 5 años y más formal con su abuelo.

Mientras tanto, con todo el debate en torno a los vehículos autónomos, no hay que perder de vista a Tesla. En una conferencia del verano pasado, el director ejecutivo, Elon Musk, mostró un video de un robot humanoide para fines generales que, según afirmó, espera que salga al mercado como prototipo en el año entrante. Tendrá una altura de 5 pies y 8 pulgadas, una pantalla como cabeza y, como dijo, “hará uso de las mismas herramientas que usamos en el automóvil. … ¿Puedes hablarle y decirle: 've a la tienda y tráeme estos alimentos?' Creo que podemos lograrlo”. Pero Musk comentó que su robot Tesla aún no funciona.

En marzo, Intuition Robotics estrenó formalmente ElliQ, el robot que se ganó el cariño de Pérez. El precio de suscripción inicial es de $29.99 por mes para un plan anual que incluye uso ilimitado del hardware y software y actualizaciones automáticas de software, además de servicio tecnológico.

Intuition Robotics también está cobrando una tarifa de inscripción de $249.99 que cubre la configuración e instalación, envío y manejo, cuatro sesiones de entrenador de bienestar y tres transacciones de conserjería sin servicio. La empresa se ha asociado con Mayo Clinic para ofrecer contenido de salud, y otras empresas como SilverSneakers para ofrecer videos de ejercicios y Uber Health para transporte.

Dor Skuler, director ejecutivo y cofundador dice para Intuition Robotics, "junto con los primeros usuarios", fue un aprendizaje saber el valor del producto y añade que su equipo siempre pregunta por qué las personas están dispuestas a compartir tanto de su vida con ElliQ cuando saben que ella no es real.

“Ven a ElliQ como un ente. No como un dispositivo ni como una persona, sino algo intermedio”, dice Skuler. “Y dicen: 'creemos que ElliQ demuestra un verdadero interés por nosotros. Creemos que intenta mejorar nuestro día. Sus sugerencias nos parecen útiles y afectuosas'. ... El aspecto fascinante es la relación que se forja entre el ser humano y su compañero digital”.

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 8 de noviembre, 2021. Ha sido actualizado con nueva información.

Edward C. Baig colabora con artículos sobre tecnología y otros temas. Anteriormente trabajó para USA Today, Business Week, U.S. News & World Report y Fortune; también es el autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.