Skip to content
 

La última red de telefonía móvil 3G se cerrará a finales de año

Verizon es la única empresa de telefonía móvil que tiene ese servicio funcionando.

Teléfonos inteligentes agrupados

RayArt Graphics / Alamy Stock Photo

In English

Después de que AT&T y T-Mobile terminaran de cerrar sus redes inalámbricas 3G en los primeros seis meses de este año, Verizon quedó como el único proveedor de este servicio casi obsoleto.

Verizon dejará de utilizar su red 3G a finales del 2022. Las compañías dicen que llevan dos años trabajando con millones de clientes, muchos de ellos adultos mayores, para reemplazar sus dispositivos por otros que funcionen en la red 5G (abreviatura de la quinta generación de tecnología inalámbrica), que se está extendiendo por todo el país.

Los clientes que ignoren el llamamiento al cambio perderán por completo el servicio de telefonía móvil, incluida la capacidad de llamar al 911, cuando su compañía proveedora del servicio deje de usar la red 3G. La mayoría de los teléfonos 3G de las redes AT&T y T-Mobile no pueden utilizar el servicio de Verizon. Los clientes que se actualicen probablemente tendrán que hacerles frente a facturas mensuales más elevadas a cambio del nuevo servicio.

Algunas empresas, como T-Mobile, dicen que les han ofrecido a sus clientes un dispositivo 5G de reemplazo. A veces los clientes ven el incentivo del dispositivo gratuito en forma de créditos en la factura por varios meses, un cargo a plazos por el precio del teléfono y un crédito correspondiente que aconseja quedarse con un servicio al menos hasta que cesen el recargo y el crédito del teléfono.

Las empresas están desactivando la red 3G para reconvertir la cantidad limitada de espectro, es decir, las ondas de radio que tienen asignadas para enviar señales inalámbricas a las redes. Tampoco te salvarás si tu servicio móvil es de compañías como Boost, Cricket, Straight Talk y otros proveedores asequibles, ya que usan las redes de los principales operadores.

“Al desconectar la tecnología antigua y activar las redes 4G o 5G en ese espectro, mejorará la experiencia para los usuarios porque estas nuevas tecnologías son mucho más eficientes en el uso del espectro”, explica Ian Fogg, vicepresidente de análisis de Opensignal, empresa de analítica móvil con sede en el Reino Unido.

Cuando llegó la 4G, los operadores dejaron de lado la 2G —bueno, la mayoría—. T-Mobile dice que todavía tiene restos de su antigua red 2G que retirará en una fecha indeterminada. En el apogeo de la 3G, los teléfonos podían tener un área de servicio más amplia recurriendo a una red 2G donde la cobertura fuera irregular.

El plazo para la desconexión es el final

Tanto AT&T, que empezó a desconectar sus torres 3G el 22 de febrero, como T-Mobile, que empezó a cerrar tanto su propia red como la de Sprint, que heredó cuando las compañías se fusionaron en el 2020, dicen que esas redes 3G están “jubiladas”. Puede que encuentres una señal perdida, pero no será fiable.

La red 3G UMTS (Sistema Universal de Telecomunicaciones Móviles) de T-Mobile dejó de funcionar el 1.º de julio. T-Mobile también indicó que la anterior red LTE de Sprint, que significa Long-Term Evolution (evolución a largo plazo) y es una red 4G, se cerró el 1.º de julio.

Verizon se encuentra en pleno proceso de retirar su red 3G tras ampliar el plazo original del 2020. La Comisión Federal de Comunicaciones dice que los traslados estarán terminados antes del 31 de diciembre. La compañía dice que no volverá a aplazar esa fecha.

“Al acercarnos a la fecha de desactivación, los clientes que todavía acceden a la red 3G verán una degradación o pérdida completa del servicio, y nuestros centros de atención al cliente solo podrán ofrecer asistencia sumamente limitada para esos dispositivos más antiguos”, comentó en un blog el vicepresidente de Verizon, Mike Haberman.

A finales de marzo, Verizon declaró que menos del 1% de sus clientes todavía tenía acceso a su red 3G. A principios de julio, el analista de telecomunicaciones Roger Entner, de Recon Analytics, en Dedham, Massachusetts, calculó que serían unos cientos de miles de clientes de cada compañía, lo que supondría un total de menos de un millón de personas, una cantidad inferior a la de finales del año pasado de entre 5 y 10 millones.

Dispositivos médicos y de seguridad del hogar que funcionan con 3G

Los teléfonos no son los únicos dispositivos afectados por la desconexión de la red 3G. Algunos sistemas de seguridad para el hogar, servicios de SOS en el auto, lectores de Kindle, dispositivos médicos, relojes inteligentes, tabletas y otros dispositivos también han dependido de la red 3G. 

El Alarm Industry Communications Committee (Comité de Comunicaciones de la Industria de Alarmas), un grupo compuesto por representantes de empresas de seguridad doméstica y de sistemas personales de respuesta a emergencias, estaba especialmente preocupado por el cierre de la red 3G de AT&T, ya que la mayoría de sus dispositivos utilizan ese operador. Sus dispositivos se instalan en los hogares para informar de robos, incendios y emergencias médicas, e incluyen servicios de botones y colgantes de emergencia que ayudan a los adultos mayores a permanecer en sus casas.

El problema para la industria ha venido en parte por la pandemia de coronavirus. La sustitución de las estaciones base que transmiten información a un servicio de vigilancia o a los servicios de emergencia con frecuencia obliga a una visita a domicilio para cambiar el equipo. La escasez de chips para computadoras también ha afectado la disponibilidad de nuevos dispositivos.

“Estamos hablando de dispositivos que salvan vidas”, dijo Tom Kamber, director ejecutivo de Older Adults Technology Services (OATS)/Senior Planet de AARP, a WUSA-TV, Washington. “No estamos hablando de que los altavoces del equipo de música de alguien se apaguen mientras escucha un disco de los Beatles”.

Un dispositivo similar, como un Kindle o una tableta que funcione con la red celular 3G, puede conectarse a wifi si no encuentra señal inalámbrica. Pero la mayoría de los equipos de seguridad 3G no pueden utilizar esa opción y deben ser reemplazados.

¿Tendrás que cambiar tu teléfono?

Si tu dispositivo es de antes del 2012 y lo usas para hacer llamadas, no le queda mucho tiempo de utilidad, aunque es posible que otras funciones sigan activas. No solo se verán afectados los teléfonos plegables y los teléfonos básicos. Posiblemente también entren en esta categoría algunos de los teléfonos inteligentes originales, pero no es posible saber solo por el nombre comercial. 

Por ejemplo, AT&T señala que un Samsung Galaxy S20 G981U o G981U1 funcionará en su red cuando se desactive la 3G. Pero no servirán los teléfonos Galaxy S20 modelo G981F, G981N y G9810. 

AT&T publicó una larga lista de modelos que seguirán funcionando después de la eliminación gradual de la red 3G. Para saber qué tipo de teléfono tienes, consulta su configuración.

Solo porque tu teléfono inteligente tenga la designación 4G no significa que funcionará. En un principio, la designación 4G se refería a los servicios de la red de datos solamente, como los servicios para compartir fotos, redes sociales, navegar por internet y demás. Pero, según dice Fogg, esos teléfonos 4G dependían de los estándares antiguos de tecnología de red para las llamadas de voz. Solo con el surgimiento de la tecnología VoLTE (Voz sobre evolución a largo plazo), o Voz HD, es que la red 4G cobró importancia también para las llamadas.

Si todavía tienes un iPhone 5, que se lanzó al mercado en el 2012, un Samsung Galaxy S4 del 2013 o modelos anteriores, no podrás hacer ni recibir llamadas normales cuando desaparezca la red 3G. Otros dispositivos podrían aceptar llamadas solamente si se actualiza el software a VoLTE o Voz HD.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Qué deberías hacer

Comunícate con tu compañía de servicio móvil si no recibiste información. Pero hazte a la idea de que tienes que comprar un teléfono nuevo. Es posible que las empresas móviles ofrezcan descuentos y promociones especiales para los dispositivos nuevos, incluidas las versiones más modernas del teléfono plegable. Tal vez no sea necesario entregar tu teléfono viejo, y si decides dejar el servicio por completo quizás no debas pagar costos por terminación anticipada.

Asegúrate también de consultar con tu compañía de monitoreo de alarma, así como con otras empresas cuyos productos dependen de la red 3G.

Mientras tanto, la FCC ofrece dos programas que buscan que los servicios de comunicación sean más asequibles para los consumidores de bajos ingresos: el Programa de Descuentos para Internet (ACP), una versión más amplia y permanente del Beneficio de Emergencia para Internet del 2021, y el programa Lifeline, establecido originalmente en 1985. Los beneficios no cubren el costo de un nuevo celular, pero pueden ayudar a pagar los servicios de teléfono e internet. 

Por ejemplo, Lifeline ofrece hasta $9.25 de descuento en las facturas mensuales de teléfono o internet a los hogares con ingresos por debajo del 135% del umbral federal de pobreza. El subsidio del ACP para el acceso a internet de alta velocidad es de $30 mensuales a hogares que tienen ingresos del 200% o menos del umbral federal de pobreza y no se encuentran en tierras tribales. La FCC dice que un hogar que reúna los requisitos puede combinar esos beneficios para tener acceso a internet o tener un servicio de teléfono con el subsidio de Lifeline, e internet en el hogar con el subsidio del ACP.

Entner opina que muchos adultos mayores prefieren mantener las cosas como están y por eso se han resistido a pasar a un dispositivo más avanzado. “Para ellos, bastará con conseguir un teléfono 5G barato o gratuito que les servirá el resto de su vida”, dice.

Nota de redacción: este artículo se publicó el 25 de octubre, 2021. Ha sido actualizado con nuevos datos de las empresas que se desconectarán de la red 3G y otra información.

Edward C. Baig es un escritor que colabora con artículos sobre tecnología y otros temas del consumidor. Anteriormente trabajó para USA Today, BusinessWeek, U.S. News & World Report y Fortune; también es autor de Macs for Dummies y coautor de iPhone for Dummies y iPad for Dummies.