Skip to content
 

Artista cubano trajo consigo la pasión por el arte

Pedro Roque Urra dejó su país natal, pero su amor por la escultura siguió creciendo.

Pedro Roque Urra en su estudio y una de sus esculturas de metal de Don Quijote

GETTY IMAGES

In English

Después de mudarse a Estados Unidos a los 46 años, el artista cubano Pedro Roque Urra aceptó un trabajo como soldador y, luego, en un restaurante. Pero nunca perdió su amor por el arte. Aunque Urra, de 62 años, hizo todo por adaptarse a su nuevo entorno, su inclinación por el arte lo ayudó a mantenerse con los pies en la tierra. Hoy, las creaciones de Urra se encuentran en colecciones privadas en Cuba, Japón, México, Estados Unidos y varios países europeos

Pedro Roque Urra: hay pocos recursos para artistas en Cuba, de donde soy yo. Pero debido a que es una isla y estamos aislados social y culturalmente, creo que el nivel de originalidad en las artes puede ser impactante.

Mi amor por la escultura floreció cuando ya estaba a finales de mis  20 y tantos años, cuando comencé a trabajar con cobre derretido. Desde entonces he trabajado con diferentes tipos de metales, y también pinto. Estudié diseño, pintura y escultura con dos artistas conocidos en mi ciudad natal de Pinar del Río, y he ganado varios premios en Cuba por mis obras de arte.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


En 1998, mi esposa y yo pedimos la lotería de migración para venir a Estados Unidos. Nos seleccionaron en el 2006. Ya tenía 46 años, pero estábamos listos para comenzar una nueva vida. Emigramos a Louisville, Kentucky, con nuestros dos hijos. Luchamos por adaptarnos y construir una vida para nosotros. No estábamos acostumbrados al frío, la nieve en el invierno. Y mi primer trabajo fue difícil. Trabajaba como soldador en una fábrica mientras intentaba aprender inglés. Con el tiempo le pregunté a mi jefe si me permitiría esculpir un busto de hierro durante mi tiempo libre. Fue lo suficientemente amable como para abrir el taller para mí los fines de semana, y me presenté temprano los sábados por la mañana. El trabajo completo fue un busto de 36 pulgadas titulado Eva. Estaba tratando de reflejar la belleza de la creación.

Pedro Roque Urra trabaja en su estudio de Louisville Kentucky

SAWYER ROQUE

Roque Urra en el taller de su casa en Louisville, Kentucky.

Las cosas mejoraron cuando encontré mi empleo actual, tomando mesas en un restaurante cubano llamado Habana rumba. Voy con mi carrito, recogiendo platos y anteojos. Mientras tanto, un busto de Don Quijote que preparé está en exhibición en el restaurante. Cuando los clientes se dan cuenta de que lo hice, me dicen que debería dedicarme al arte a tiempo completo. Ese ha sido mi sueño de toda la vida.

Cuando me dedico al arte, nunca me detengo. Me rindo por completo al proceso de creación. Un día espero crear obras que puedan exponerse en espacios públicos. Lo que obtengo de mi arte va más allá de la contemplación de los valores de belleza y estética. Mi objetivo es que las personas hagan una pausa por un minuto y reflexionen. ¿Dónde nos encontramos? ¿Cómo estamos avanzando como especie? Dios mediante, llegará el momento en el que pasaré todos los días de mi vida creando nuevas obras de arte.

Las obras de Pedro Roque, de 62 años, se llevan a cabo en colecciones privadas en Europa, Japón, Cuba, México y Estados Unidos.

Ernesto Lechner es un periodista de Los Ángeles que actualmente colabora con AARP en temas de música, cine y cultura. Su trabajo ha sido publicado en los diarios The Los Angeles Times y Chicago Tribune, y las revistas Rolling Stone y Billboard, entre otras publicaciones importantes. También es copresentador del programa radial The Latin Alternative que se transmite a nivel nacional.