Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

El próspero mundo de los audiolibros Skip to content
 

El próspero mundo de los audiolibros

Por qué tantos amantes de los libros prefieren ahora escucharlos en vez de leerlos.

Audífonos conectados a un dispositivo electrónico

TUAN TRAN/GETTY IMAGES

In English | He tenido obsesión por la lectura la mayor parte de mi vida. Fui redactora jefa de la revista literaria en la escuela secundaria. Me gradué en literatura inglesa en la universidad. Fui revisora profesional de libros durante tres décadas.

Vivía para leer.

Sin embargo, hoy escucho. Si me dan a elegir entre leer un libro —sea de tapa dura, rústica o digital— o escuchar la versión de audio, no lo pienso ni un segundo. Prefiero usar los oídos y no los ojos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Y cada vez son más las personas que piensan como yo. La Audio Publishers Association estima que la venta de audiolibros en el 2017 superó los $2,500 millones ($2.5 billion), con un aumento del 22.7% con respecto al 2016. Esos números continúan el crecimiento de dos dígitos que se ha visto en los últimos seis años. También ha habido un gran aumento en el número de audiolibros que se publican en Estados Unidos. En el 2011, fueron 7,237, comparado con 46,089 en el 2017.

"Estamos en un ascenso meteórico", dice Michele Cobb, directora ejecutiva de la Audio Publishers Association. Señala varias razones de la explosión que se ve en la cantidad de gente que escucha grabaciones, entre ellas la simplicidad de la tecnología. En vez de CD y casetes de audio, ahora es posible escuchar con el teléfono inteligente, el dispositivo más usado para este fin (lo usan alrededor del 73% de quienes escuchan audiolibros). Y cada vez son más populares los "parlantes inteligentes" como Google Home y Alexa, de Amazon.

Cobb también conjetura que la gente que está en el teléfono y la computadora todo el día quiere relajarse cerrando los ojos. “La gente no quiere mirar nada”, dice. Y el 53% de quienes escuchan audiolibros dicen que los escuchan con más frecuencia en casa, mientras que el 36% dicen que donde más escuchan es en el auto.

Yo entiendo lo del agotamiento de la vista. Cinco días a la semana, desde temprano en la mañana hasta ya entrada la tarde, estoy pegada a la computadora escribiendo y corrigiendo. También devoro dos periódicos, la información que me llega en Twitter y mis cuentas de correo electrónico en mi iPhone. De modo que el atractivo de ponerme cómoda en la cama con un buen libro es, digamos, limitado.

Otro motivo por el que yo y muchos otros nos hemos convertido a favor de los audiolibros es que es posible hacer otras cosas mientras se escucha. Hallo que, de alguna manera, una congestión masiva de tráfico, una pila de ropa para lavar o —peor aún— hacer ejercicio no parecen cosas tan abrumadoras cuando estoy escuchando, por ejemplo, The Husband’s Secret, el gran éxito de ventas de la sensación australiana Liane Moriarty, narrado por Caroline Lee con su acento que se adapta perfectamente al libro.

¿En conclusión? Como les digo a mis amigos que defienden empedernidamente la lectura de libros, vale la pena probar el audio. Y tengo algunos consejos para quienes recién se inician en esto.

Explorar antes de comprar o escuchar es imprescindible (además de entretenido).

Recomiendo recorrer los vendedores de audiolibros como Audible.com, Google Play, Kobo y Audiobooks.com, entre otros. Todos permiten hacer clic y escuchar una muestra en forma gratuita. Las bibliotecas públicas también son un lugar excelente y económico para comenzar; la mayoría de ellas cuentan con opciones digitales y en CD. Mi consejo es que elijas un título de una categoría que ya te gusta. Si, por ejemplo, te gusta la ficción seria, puedes comenzar con el sobresaliente Wolf Hall de Hilary Mantel, narrado por Simon Slater. Pero si te encanta la comedia romántica, considera una delicia burbujeante como Crazy Rich Asians de Kevin Kwan, narrado por Lynn Chen. 

El narrador correcto puede marcar el éxito o el fracaso de un audiolibro.

Cada uno tiene su opinión sobre qué es lo que constituye un buen audio. Por lo general, yo prefiero que no sea el autor quien lee su propio libro, pero Cobb advierte que ciertos libros se mejoran cuando el autor narra la versión de audio. Como ejemplos de audiolibros excelentes narrados por sus autores cita a Bossypants de Tina Fey y Still Foolin’ ‘Em de Billy Crystal. Como me cuesta seguirlas, no me interesan las dramatizaciones, que es cuando un elenco de narradores interpreta una versión modificada del libro. (La maravillosa producción en ensamble de The Hobbit que hizo la BBC en 1968 es una excepción). Y hay quienes opinan que son confusos, pero las narraciones completas con varias voces pueden ser poderosas. Por ejemplo, The Immortal Life of Henrietta Lacks, de Rebecca Skloot, es maravilloso gracias a dos actrices estupendas: Cassandra Campbell y Bahni Turpin.

Los libros de autoayuda se adaptan sumamente bien a la versión en audio. 

Puedes seguir las instrucciones en tiempo real. Yo siento que Marie Kondo y yo despejamos y organizamos mi apartamento juntas, ya que tenía el audio de The Life-Changing Magic of Tidying Up: The Japanese Art of Decluttering and Organizing, narrado por Emily Woo Zeller, en reproducción automática.

En un audiolibro se puede volver atrás en busca de un punto de referencia y tomar notas.

De verdad. A quienes todavía no conocen los audiolibros les preocupa pensar que no podrán volver a un pasaje específico o hacer anotaciones. En realidad hay funciones de retroceso, listados de capítulos y una forma de hacer anotaciones y marcar los pasajes favoritos. ¿Son tan simples como doblar la punta de la página o usar un marcador amarillo? No, pero eso nunca me molestó. Lo que no recomendaría es escuchar en vez de leer un libro para una clase. 

Si estás listo para comenzar y necesitas algunas sugerencias, aquí tienes algunas en inglés y en español:

En inglés:

La serie de Harry Potter de J.K. Rowling, narrada por Jim Dale.

Ya sea que tengas hijos o nietos o estés escuchando solo, esta serie de siete libros es una experiencia de audio extraordinariamente satisfactoria y envolvente que te transportará a otro mundo.

Evicted: Poverty and Profit in the American City de Matthew Desmond, narrado por Dion Graham.

La verdadera historia detrás de la crisis de la vivienda en Milwaukee, este es uno de los audiolibros más conmovedores que he escuchado.

Bad Blood: Secrets and Lies in a Silicon Valley Startup de John Carreyrou, narrado por Will Damron.

Enfocado en el fraude detrás de la empresa de análisis de sangre Theranos creada por la empresaria de tecnología Elizabeth Holmes, este audio de no ficción tiene el ritmo de una novela de suspenso. 

Alexander Hamilton de Ron Chernow, narrado por Scott Brick.

A veces un audio te permite ponerte al día con obras de no ficción que se te escaparon cuando fueron publicadas. Esta es la biografía que inspiró el musical de Broadway. De casi 36 horas de duración, el audio se pasa volando.

Las comedias de Bertie y Jeeves de P.G. Wodehouse.

Para la pura risa, nada mejor que estos clásicos británicos. El mejor narrador es Jonathan Cecil. Comienza escuchando The Inimitable JeevesThank You, Jeeves o The Code of the Woosters.

En español:

Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes, narrado por Eladio Ramos y Jesús Ramos.

Si eres de los que intentaron pero no pudieron terminar Don Quijote en la secundaria, esta es tu oportunidad de ponerte al día con este clásico. Pero está preparado: ¡dura casi 38 horas!

Leonardo da Vinci de Walter Isaacson, narrado por Luis Solís.

Luego de escribir biografías de otros genios como Albert Einstein, Benjamin Franklin y Steve Jobs, Isaacson ahora explora la vida del artista e inventor italiano. Una de las obras más completas sobre Leonardo, Isaacson nos pinta a un genio de carne y hueso.

Dime quién soy de Julia Navarro, narrado por Daniel Albiac y María Belén Roca.

Un éxito de la literatura española de los últimos años, narra la vida de una mujer que supuestamente abandona a su familia antes de que estalle la Guerra Civil española. Pero la realidad es mucho más compleja y electrizante, enmarcada en los eventos que definieron el siglo 20.

¡Sálvese quien pueda! El futuro del trabajo en la era de la automatización de Andrés Oppenheimer, narrado por Andrés Oppenheimer.

El periodista argentino da una franca mirada a lo que serán los trabajos en los próximos 20 años. Con una narración que más bien parece una conversación, el autor, lejos de alarmar, busca definir cómo serán los empleos del futuro.

Africanus. El hijo del cónsul de Santiago Posteguillo, narrado por Raúl Llorens.

La primera novela de la trilogía dedicada a la figura del estadista y mlitar romano Escipión el Africano, que venció a Aníbal, está en los primeros 20 puestos de popularidad en varias listas de libros de audio. ¡No esperes!

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.