Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Victoria Alonso es una pionera en Hollywood

Una de las pocas latinas y mujeres en tener un puesto ejecutivo en la industria del cine.

Victoria Alfonso

ALAMY

Para muchos, el estreno de Spider-Man: Far From Home es representativo del panorama actual de Hollywood, otra superproducción de Marvel Studios destinada a romper récords de taquilla. Sin embargo, para la argentina Victoria Alonso, el estreno de su filme número 23 con Marvel es evidencia concreta de lo mucho que ha recorrido a nivel profesional.

Inicialmente, Alonso se mudó a Estados Unidos para dedicarse a la actuación, pero no fue hasta que dio el brinco de Nueva York a Los Ángeles que redirigió sus ambiciones profesionales a trabajar detrás de las cámaras como una productora destacada. Ha colaborado con Ridley Scott (Kingdom of Heaven) y Tim Burton (Big Fish), pero es en el universo de los Avengers donde ha tenido su mayor logro profesional. Hace tres años, justo al cumplir 50, Alonso ascendió a la posición de vicepresidente ejecutiva de producción de los estudios, luego de haber laborado en todas las producciones de Marvel Studios desde el estreno de la primera, Iron Man, en el 2008.

Alonso conversó con AARP en español de los altibajos de su profesión y de por qué nunca es tarde para reinventarse tanto en lo profesional como en lo personal.

A pesar de un mercado casi saturado por la cantidad de películas de superhéroes que estrenan en un año, el público no ha dejado de conectar con todas las encarnaciones de Spider-Man que han llegado a la pantalla grande. ¿Qué crees que tiene el personaje que ha permitido que esto sucede?

Me parece que lo que tiene nuestro pequeño hombre araña —pequeño de cariño, no de la escala de su importancia— es que representa una etapa de nuestra vida que es la escuela secundaria. Todos nos relacionamos con ese momento en que nos sentimos un poquito fuera de lugar. Que hay la presión de tener que pertenecer a un grupo y lidiar con quién nos quiere y cómo hacemos, y nos damos cuenta de que no somos los únicos que nos sentimos de esa forma.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Cómo ha sido trabajar y triunfar en una industria tradicionalmente masculina en un género que solía ser consumido mayormente por varones?

A mí me parece que el panorama está cambiando. Sí es una industria dominada por los hombres, no de la forma general en que estaba hace cinco años. Yo creo que en los últimos dos años ha cambiado muchísimo. No solo porque estamos tratando de crear acceso a talento y a historias de mujeres, para mujeres, con mujeres, y a cargo de mujeres. Y eso no solo lo estamos haciendo las mujeres que estamos a cargo, pero estamos en compañía de los hombres que también son parte del proceso para que pueda existir un poco más de equidad en Hollywood. El cambio es real, pero es un cambio muy lento. Queremos que el cambio sea tanto frente a la cámara como detrás o en los rangos ejecutivos. Por lo menos esa es mi experiencia. Yo estoy involucrada con mucha gente que está tratando de crear ese cambio y es algo que se ha tomado a consciencia, muy a pecho, bien en serio y se está tratando de hacer.

¿Qué cualidades son las que te han ayudado a alcanzar el éxito que has tenido en tu profesión?

Yo me río mucho. Me río de las cosas. Me río de la vida. Y cuando las cosas me salen mal, canto. La verdad es que no tengo paciencia, en el sentido que nada tiene mi velocidad. Yo siempre digo que soy erosiva como el viento, el agua y el sol. Mi proceso es erosivo. Si digo algo, lo digo otra vez, lo digo diez veces, lo digo mil veces. Doy otra vuelta y lo vuelvo a decir. Cuando me dicen que no, voy y lo hago. Tarde o temprano, el “no” de alguien se convierte en mi “sí”. Y ahí vamos.

¿Esa fuerza de voluntad ha sido constante desde el principio de tu carrera hasta ahora? Porque ahora estás en una posición donde el “no” se podría convertir en un “sí” mucho más rápido.

A mí me dicen que no todos los días (risas). No te vayas a creer que las cosas cambian así. Yo siempre digo que tengo mil ideas y de esas, 998 me las niegan. Y quedan dos ideas que hacen que cambie la película, o el proceso. Y por día yo me arraigo a esas dos opiniones con cielo y tierra, pero al próximo día regreso con las mil de vuelta. Yo no me concentro en las que me negaron. Eso es algo que pasa a todos los niveles en la industria. No interesa que tengamos el estudio de cine más importante o más exitoso. Con un boom profesional histórico que estamos teniendo ahora mismo, gracias a Dios hay un balance y no es una dictadura. Las ideas tienen que ser las mejores ideas y si no los son, no hay que aceptarlas. No importa quién las diga.

¿Qué consejo la darías a la Victoria que se mudó a Estados Unidos en busca de una carrera en esta industria?

La verdad es que no le daría consejo. La felicitaría por no haber cambiado. Por no haberse transformado en alguien que no es. Por haber tenido la capacidad de acordarse día a día de ser la misma personita que era en aquellos tiempos en Buenos Aires y que gracias a Dios ni el éxito, ni la poquita fama, ni el acceso a muchas cosas que tengo me han cambiado. Tengo la misma forma de ver la vida. Porque Los Ángeles es una ciudad que te cambia si lo permites. Hollywood va a tratar de moldearte a lo que Hollywood necesita que te conviertas. Y si tuviera que darle consejo a la gente joven que está empezando, sería eso. Que Hollywood te cambia si lo permites y te olvidas de dónde vienes, quién eres. Y si te olvidas de tus raíces, tus raíces son lo que te definen. Eso es lo que te hace diferente y te marca. Lo importante es que la gente nunca se olvide de eso.

Pero, ¿qué le dirías a alguien que quizás no es tan jovencito, pero está buscando reinventarse? ¿Piensas que le aplica lo mismo o es diferente?

De ninguna manera tiene que haber diferencia. Tengas 20 años, 50 o te quieras reinventar a los 72. Reinventarse es un concepto que no tiene edad y que no tiene etapa. Es importante que sepas quién eres, qué es lo que te importa, qué es lo que te llena. Y también entender el por qué. Por qué uno está haciendo o queriendo hacer lo que estás haciendo. Muchas veces la gente se olvida de que los vacíos que uno encuentra a través de las etapas de nuestras vidas, tienen muy poco que ver con tu carrera y mucho que ver con los vacíos emocionales o espirituales. Así que uno se tiene que replantear por qué el cambio. Eso es importante.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO