Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

AARP destaca historias de estadounidenses en el Mes de la Herencia Asiática y del Pacífico

Dos familias, dos historias y una sola nacionalidad.

Foto de la familia Kwok de vacaciones en 1970

CORTESÍA DE DAPHNE KWOK

La familia de Daphne Kwok, vicepresidenta de Diversidad, Equidad e Inclusión de AARP, en una vacación en Georgia, 1970. Kwok (segunda de la derecha) creció en el norte de Virginia, después de que sus padres emigraran de China.

In EnglishEste artículo se publicó en la edición de abril/mayo de AARP The Magazine.

Soy anglo-irlandés-estadounidense —con énfasis en la última parte de la descripción—. Mis antepasados llegaron a Estados Unidos en el siglo XIX, sin invitación y sin conocer su destino. Trabajaron como obreros y, más tarde, como servidores públicos —principalmente policías y bomberos—, hasta que surgieron oportunidades para competir por empleos como contadores, gerentes y ejecutivos en grandes corporaciones. Hoy, algunos dirigen sus propios negocios. Tres generaciones después de que mis abuelos llegaran a la ciudad de Nueva York y a Boston, mi hermano mayor, Walter, recibió su doctorado en Física y comenzó su trabajo como investigador científico. Es una historia estadounidense.

En la zona suburbana de Long Island, Nueva York, nuestros vecinos eran familias de ascendencia alemana, irlandesa, italiana y de Europa Oriental, orgullosos de sus casas de una planta de estilo abierto o Cape Cod que habían obtenido con ayuda de la ley G.I. Bill. En la década de 1960, a pesar de que me enamoré del yoga y la filosofía zen y oriental (algo típico de los boomers), no había conocido personalmente a una sola persona de ascendencia asiática hasta que fui a la universidad. Luego aprendí que había razones para eso.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


En 1882, el Congreso de Estados Unidos aprobó la primera de una serie de medidas legislativas que prohibieron la inmigración desde China. Esas leyes más tarde se incluyeron en la Ley de Inmigración de 1924, que efectivamente prohibió la inmigración desde todo el continente. Los asiáticos podían venir como diplomáticos, estudiantes o turistas, pero no en busca de una residencia permanente. Esta ley esencialmente permaneció vigente hasta 1965. Aunque hoy es difícil imaginar nuestro país sin la presencia de reconocidos e influyentes asiático-estadounidenses en todas las esferas culturales, esa no era una conclusión previsible en aquel momento.

Es por eso que me atrajo en forma particular la historia familiar de mi colega Daphne Kwok, vicepresidenta de Diversidad, Equidad e Inclusión, de AARP. La asociación trabaja para conectarse con todas las comunidades estadounidenses, y Kwok supervisa nuestras iniciativas para llegar a la comunidad asiático-estadounidense y de las islas del Pacífico (AAPI). “Crecí en Annandale, Virginia, en la década de 1960”, dice Kwok, cuya familia es chino-estadounidense. “Fuimos los únicos niños asiático-estadounidenses hasta la escuela intermedia. Recién en la escuela secundaria mis hermanos y yo estuvimos con unos pocos estudiantes de color”. En Wesleyan University, Kwok tuvo finalmente una comunidad asiático-estadounidense, lo cual describe como una experiencia “estimulante”. “No nos teníamos que explicar mutuamente quiénes éramos”.

Los miembros de la comunidad AAPI enfrentan obstáculos específicos, entre ellos ser percibidos como extranjeros debido a su apariencia. Desde el comienzo de la pandemia, esa percepción falsa ha contribuido a un aumento alarmante de la violencia contra personas asiático-estadounidenses, especialmente  adultos mayores, y el lenguaje de ciertos políticos ha envalentonado a los racistas.

Entre el 19 de marzo del 2020 y el 28 de febrero del 2021, una coalición llamada Stop AAPI Hate (en inglés) recibió informes de 3,795 incidentes de racismo y discriminación en todo el país dirigidos a la población asiático-estadounidense y de las islas del Pacífico.

El padre de Kwok huyó de los comunistas de China y vino a Estados Unidos en 1946 para estudiar ingeniería; su madre llegó como refugiada diez años después y siguió una carrera técnica. Sin embargo, la pareja no presionó a sus hijos a seguir sus pasos. Kwok tiene una carrera en defensa de derechos civiles, uno de sus hermanos lucha contra el cambio climático y el otro dirige una organización de artes escénicas.

Combatir la discriminación, dice Kwok, requiere empatía —y enfrentarse a la realidad—. “Sí, solo hemos emigrado a Estados Unidos en grandes cantidades desde 1965, y dos tercios de nosotros somos inmigrantes. Pero muchos somos estadounidenses de cuarta, quinta o sexta generación. De cualquier manera, nuestras historias son historias estadounidenses. Todavía estamos buscando la aceptación completa en la familia estadounidense”.

Robert Love es el editor en jefe de AARP The Magazine

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.