Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Qué hacer si tu hijo se contagia de COVID-19 en la universidad

Los padres deben decidir si regresa a casa y averiguar cómo cuidan de los enfermos en la universidad.

Persona enferma acostada en la cama

Roos Koole / Getty Images

In English | En septiembre del 2020, el hijo de Sarah Oppenheim dio positivo en la prueba de COVID-19 en una pequeña universidad privada en el norte del estado de Nueva York, a más de cinco horas de su hogar en Manhattan. En las siguientes tres semanas, en un hotel fuera del campus, su hijo padeció de fiebre, dolor corporal, fatiga, pesadez en los pulmones y una erupción con comezón.

“Por supuesto que te preocupas de inmediato”, dice Oppenheim, de 62 años. “Lo primero que temes es que sea algo muy grave”.

La variante delta, casi el doble de contagiosa que las anteriores variantes de coronavirus, es responsable de una cantidad de nuevos casos de COVID-19 que va en aumento. Y con la mayoría de las universidades que reciben a los estudiantes en los campus, los padres, los estudiantes y el plantel universitario se enfrentan a los nuevos brotes que podrían surgir.

The New York Times mantiene ha estado rastreando los brotes (en inglés) relacionados con las universidades. Aunque muchos jóvenes están vacunados, se espera que aparezcan casos, especialmente entre los estudiantes que permanecen sin vacunar.

¿Qué deberías hacer si se enferma tu hijo universitario? ¿Llevarlo a casa o dejarlo en la universidad?

Si se enferma tu hijo

1. Decide si es mejor que el estudiante permanezca en o cerca del campus, o regrese a casa.

2. Asegúrate de tener la información médica de tu hijo. Debido a que la mayoría de los estudiantes universitarios son adultos, debes firmar formularios legales que permitan que se comparta la información.

3. Evalúa el plan de la universidad para cuidar de los estudiantes enfermos.

4. Si tienes preocupaciones, no te quedes callado. Comunícate con las autoridades de la universidad de inmediato.

Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades contagiosas del país, ha dicho que los estudiantes cotagiados tienen que permanecer en aislamiento en el campus, o cerca de este, para evitar propagar la enfermedad.

Pero no todos los padres se sienten cómodos dejando que sus hijos combatan el coronavirus por sí solos, al menos no sin el apoyo directo de sus padres. Entonces, ¿qué debes hacer?

Haz preguntas

“No es fácil tomar la decisión si tu hijo se recuperará en la universidad o en la casa y es probable que sientas ansiedad y vulnerabilidad”, dice Iahn Gonsenhauser, especialista en enfermedades infecciosas y director de Calidad y Seguridad del Paciente del Wexner Medical Center de Ohio State University.

Si quieres que tu hijo regrese a casa, Gonsenhauser recomienda primero hacer estas preguntas:

  • ¿Hay un espacio definido y privado donde tu hijo pueda permanecer en cuarentena cómodamente y de manera segura? ¿Ese espacio incluye su propio baño para disminuir el riego de contaminación?
  • ¿Puedes ayudar con la comida y otras necesidades diarias?
  • Si se va a compartir un espacio, ¿todos en casa están dispuestos a usar mascarillas y distanciarse lo más posible, y están preparados para hacerlo?
  • ¿Habrá familiares delicados de salud cerca?
  • ¿Hay fácil acceso a atención médica de urgencia si se necesita?

Si tu hijo permanece en la escuela, ten en cuenta que la Ley de Derechos Educativos y Privacidad Familiar, una ley federal, protege la privacidad de los expedientes escolares del estudiante. Además, debido a que la mayoría de los estudiantes universitarios son mayores de 18 años, los padres no tendrán acceso a los expedientes médicos de su hijo sin autorización explícita.

Sara Oppenheim y su hijo Julian

Cortesía de Sara Oppenheim

Sarah Oppenheim y su hijo Julian.

Es buena idea firmar un formulario de autorización de la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros de Salud (HIPAA) y un formulario de poder notarial de salud, los cuales están disponibles en internet. Estos formularios permiten que, en una emergencia, los profesionales de la salud divulguen y compartan información médica con padres y tutores.

“Estos estudiantes son adultos, no son menores de edad”, dice Gonsenhauser. “Esto significa que solo ellos tienen acceso a su información médica, a menos que explícitamente autoricen que se gestione de otra manera”.

Averigua si hay el apoyo disponible

Los padres deben saber si la escuela de su hijo tiene un plan eficaz para gestionar los casos de COVID-19 y saber cómo la escuela planea mantener constante comunicación.

Varias universidades tienen tableros en línea sobre el coronavirus, los cuales proporcionan información transparente a los estudiantes y los padres acerca del número de casos en el campus, cuántas pruebas se realizan y las camas para cuarentena disponibles. Algunas universidades exigen a los estudiantes reportar a diario su estado de salud, o hacer pruebas de COVID-19 con regularidad. Algunas universidades también exigen a los estudiantes vacunarse contra el coronavirus para poder asistir a sus clases en el campus y también exigen la vacunación al personal y plantel universitario.

En cuanto a la University of Alabama, esta aprendió de la experiencia a ayudar a controlar el virus después de un brote considerable que ocurrió cuando los estudiantes regresaron a cursar el semestre de otoño del 2020. Este año, lo estudiantes que hagan cuarentena y aislamiento podrían recibir visitas virtuales de profesionales de salud mental, servicios de conserjería las 24 horas del día, chequeos médicos por las tardes con médicos residentes, y otros recursos.

Los padres, por su parte, tienen acceso a un número de teléfono que dirige las preguntas sobre cuestiones médicas y académicas al lugar correspondiente.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


“Gracias a la disponibilidad de tecnología y FaceTime y Zoom, los padres pueden comunicarse fácilmente con sus hijos para ver cómo están”, dice Richard D. Friend, médico y decano de la Facultad de Ciencias de la Salud Comunitaria de la universidad.

Participa en la atención médica de tu hijo

Aunque la universidad tenga un sistema establecido, asegúrate de comunicar cualquier preocupación de inmediato si piensas que tu hijo enfermo no está recibiendo el apoyo o la atención necesarios.

Antes de que su hijo diera positivo por coronavirus el año pasado en University of Wisconsin-Madison, Seona Lisse se había enterado mediante un grupo en redes sociales de padres de estudiantes de primer año que los estudiantes que ya habían dado positivo no estaban recibiendo un chequeo diario, algo que se aseguró en el sitio web de la escuela.

“Cuando comenzó su aislamiento, intenté comunicarme con el centro de salud estudiantil de la universidad para preguntar: ‘¿Cuál es el protocolo? ¿Cómo están cuidando de mi hijo?’”, dice Lisse, de 51 años, de Potomac, Maryland. “Desafortunadamente, nadie pudo realmente ayudarme hasta que hablé por teléfono con el director del centro de salud estudiantil”.

La universidad quitó la información de su sitio web sobre los chequeos diarios y, en su lugar, empezó a darles cuestionarios diarios a los estudiantes. Lisse se preguntó si su hijo, Marcus, estaría demasiado enfermo para completarlos. El estudiante de negocios fue trasladado a un hotel de la universidad donde permaneció diez días con síntomas como dolor de garganta, congestión y pérdida temporal del sentido del gusto y el olfato; por lo tanto, Lisse programó varias citas virtuales con un asistente médico para su hijo.

Seone Lisse y su hijo Marcus

Cortesía de Seona Lisse

Seona Lisse con su hijo Marcus.

Marcus mejoró y los sitios de prueba del campus ahora están abiertos a todos los estudiantes y empleados, tengan o no síntomas.

“Las pruebas son clave”, dice.

Apoya y escucha

Si tu hijo permanece en o cerca del campus mientras combate el coronavirus, lo más importante es saber escuchar. A menudo los estudiantes se preocupan por su salud y por mantenerse al corriente de sus estudios universitarios, y también tienen preocupaciones sociales.

Oppenheim dice que su hijo, un estudiante de economía que normalmente obtiene buenas notas, sentía mucha ansiedad acerca de retrasarse en sus clases. Ella le permitió que expresara su temor de que sus estudios universitarios y sus perspectivas laborales futuras se vieran afectados. En su punto más bajo, el hijo de Oppenheim pensó que quizás sería mejor regresar a casa y repetir el semestre cuando pudiera concentrarse debidamente en sus estudios. Aunque Oppenheim nunca descartó esta opción, le sugirió darse de baja de una de sus clases si no podía ponerse al día una vez que se recuperara.

“Al final, este fue el camino que eligió”, dice Oppenheim, quien sabía que Julian estaba en buenas manos, ya que estaba bajo la supervisión activa de la escuela y el estado.

La clave para los padres, dice Gonsenhauser, es averiguar cómo la universidad gestiona los casos de coronavirus antes de que el estudiante se enferme. “La mayoría de las universidades… han empleado a muchos expertos y recursos para crear lugares seguros donde los estudiantes pueden vivir, realizarse pruebas y permanecer en aislamiento o cuarentena”, afirma. “Averigua lo que han hecho en la universidad de tu hijo para que, juntos, puedan tomar una decisión informada”.

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 5 de noviembre, 2020. Ha sido actualizado con nueva información.

Robin L. Flanigan colabora con artículos sobre salud mental, educación y temas de interés humano para varias publicaciones nacionales. Trabajó como reportera para diversos periódicos y sus escritos también se publicaron en People, USA Today y Education Week. Es autora del libro infantil M is for Mindful.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.