Skip to content
 

Cómo preparar tu casa para el frío

10 áreas en donde hacer mantenimiento y redecorar de acuerdo a la temporada.

  • Getty Images

    Limpia las canaletas

    Para que el agua y la nieve drenen adecuadamente hay que mantener limpias las canaletas, retirar las hojas y pequeños escombros. Es un trabajo duro y que puede resultar peligroso, ya que se precisa usar una escalera alta (resistente y estable, preferiblemente de aluminio) y una manguera de presión. Te aconsejo contratar los servicios de un profesional, tomando en cuenta tres detalles: comprueba que cuenta con el seguro, escoge preferiblemente una compañía especializada en este tipo de servicios y verifica sus referencias. Si deseas limpiar tú mismo, busca la ayuda de un pariente o vecino.

    1 of 12
  • Getty Images

    Sella las grietas

    La mejor manera de controlar los costos de calefacción y refrigeración, según Energy.gov, es reduciendo la cantidad de aire que se filtra dentro y fuera del hogar. Para eso, tú puedes sellar las grietas con dos métodos: el calafateo (caulking) o los burletes (weatherstripping). El calafateo se suele usar en los marcos que rodean las puertas y las ventanas; y los burletes son más efectivos para sellar las puertas y las ventanas como tal.

    2 of 12
  • Getty Images

    Invierte la dirección de los ventiladores de techo

    Acciona el pequeño interruptor para cambiar la dirección de las aspas de los ventiladores del techo de tu casa. Es decir, cuando es verano las aspas del ventilador se mueven en dirección opuesta a las agujas del reloj. En época de frío, y dado que el aire caliente tiende a subir al ser menos denso que el aire frío, las aspas del ventilador deben moverse en la misma dirección que las agujas del reloj. De este modo, se reenvía hacia abajo el calor que se acumula en el techo. 

    3 of 12
  • Getty Images

    Revisa las ventanas y el aislamiento

    Para evitar la pérdida de calor cuando las ventanas no son nuevas  o no están en buen estado se puede recurrir a instalar contraventanas. Van sobrepuestas a las que ya tienes, se pueden instalar interior o exteriormente y cuestan mucho menos que ventanas nuevas. En cuanto al aislamiento, el Energy.gov recomienda poner material aislante en el ático, las paredes, los suelos, el sótano y los entrepisos. Realiza un cálculo aproximado de la cantidad que necesitarán en tu casa en Fact Sheet Insulation (en inglés).

    4 of 12
  • Getty Images

    Limpia y pon a punto la chimenea

    Es importante mantener la chimenea limpia, ya sea a madera o gas, y contratar a un profesional para que la revise periódicamente. Antes de que empiece el frío, comprueba que el respiradero (vent) no esté bloqueado por escombros o por algún nido de animales. Si quemas troncos de madera, es necesaria una limpieza anual para quitar el exceso de creosota (esa sustancia negruzca que se acumula en las paredes de la chimenea). En las chimeneas a gas, hay que comprobar que el ventilador y los quemadores estén funcionando correctamente.

    5 of 12
  • Únete a AARP

    Explora Hogar y Familia para consejos sobre relaciones, familia, tecnología y más   Únete hoy y obtén excelentes maneras de ahorrar y mantenerte conectado con tu familia

    6 of 12
  • Getty Images

    Guarda las mangueras e instala grifos contra heladas

    Si vives en las zonas frías del país, vacía completamente el agua de las mangueras del patio. Así, evitarás que se congelen residuos de agua y, al aumentar de volumen, dañen la manguera. A continuación enróllala y cuélgala de un gancho en el garaje. Además, si puedes, cambia el grifo al que está conectada la manguera en el exterior por uno a prueba de heladas, para evitar que se congele—y potencialmente reviente— la cañería.

    7 of 12
  • Flickr/Getty Images

    Cambia las colchas

    Con el frío a la vuelta de la esquina, es momento de retirar las colchas de verano y sacar las cobijas o edredones. Antes, te aconsejo lavar los edredones (o mandarlos a limpiar) con un detergente suave; y para que no pierdan su toque afelpado, ponlos en la secadora con dos o tres pelotas de tenis. Un consejo decorativo: compra una funda nueva para el edredón y combínala con una funda de almohada. ¡Lucirán frescos y nuevos!

    8 of 12
  • Getty Images

    Pon mantas en el sofá

    Las mantas, además de que son necesarias en el frío, dan un toque cálido al salón o cuarto de familia. Deja caer informalmente una manta sobre la espalda o uno de los brazos del sofá o pon un par de ellas (en colores diferentes) en una cesta abierta al lado del sofá. Aunque las de lana son las más calientes, encontrarás gran variedad de estilos y colores otoñales en algodón, poliéster y franela.

    9 of 12
  • Getty Images

    Guarda los muebles del jardín o del patio

    Dales una buena lavada antes de guardar los muebles. Solamente necesitas agua con jabón y una manguera para los muebles de plástico, aluminio y  hierro forjado. A los de mimbre es mejor frotarlos con cepillo o esponja húmeda. Si notas que los cojines huelen a moho, llena de agua una botella de espray y añade unas gotas de detergente de platos y un buen chorro de vinagre blanco. Rocía los cojines con esta mezcla hasta que queden bien empapados. Tras una hora, enjuágalos con la manguera y deja que se sequen al sol.

    10 of 12
  • Getty Images

    Pon las plantas dentro de casa

    Empieza por inspeccionar bien cada planta, fíjate que no tengan ninguna plaga que pueda contagiar al resto de tus plantas. La transición de fuera a adentro debe ser gradual. Un buen método, por ejemplo, es meter las plantas en las noches durante una semana o 10 días. O bien, prueba poniéndolas  en la sombra para que se vayan acostumbrando a recibir menos luz, y también menos agua, porque una vez dentro requieren menos riego.

    11 of 12
  • Annika Erickson Pictures/Getty Images
    12 of 12

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto