Skip to content
 

3 maneras de salvar —o sabotear— tu matrimonio

Algunas alternativas que surgen de la vida real.

Maneras de salvar o sabotear tu matrimonio - Dos personas divisan el horizonte desde la playa

Istock

Un terapeuta de parejas puede ayudarte a encontrar varias soluciones matrimoniales.

In English | La Dra. Pepper responde a tres preguntas: una sospecha de infidelidad, los poemas sensuales en la relación y la presión de ir a un complejo turístico nudista.

P: Creo que mi esposa me está siendo infiel, pero no puedo comprobarlo. Cuando le pregunté directamente, se indignó de que yo "pensará tal cosa".

Aun así, no le creo. He considerado contratar a un detective, pero ella nunca me perdonaría si se entera. Esto es una tortura. ¿Alguna sugerencia?

R: Es importante tener evidencia irrefutable antes de hacer este tipo de acusación. ¿Tu esposa no llega a casa hasta las 3 de la mañana? ¿No deja que veas su teléfono o computadora? ¿Parece actuar con especial coqueteo con un vecino o compañero de trabajo?

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Incluso si respondiste que sí a las tres preguntas, esto no es prueba de que ella está siendo infiel.

Pero, ¿ya tienes en la mente que así es? Entonces debes decidir si vas a continuar viviendo con esta idea que te causa paranoia o contratar a un detective y enfrentar las consecuencias cuando ella se dé cuenta.

Afortunadamente, hay una tercera opción, ir a una consejería matrimonial. Un terapeuta capacitado puede trabajar con ustedes para llegar a una solución; juntos. Si tu esposa no quiere acompañarte, por supuesto que eso podría indicar una ruptura en el futuro, pero creo que aun así deberías buscar asesoría solo.

Las parejas felizmente casadas generalmente no pasan los días dudando de la fidelidad uno del otro. Ha llegado el momento de descubrir qué está pasando adentro y —esperemos que nada— afuera del matrimonio.

P: Últimamente le he estado escribiendo poemas de amor eróticos a mi esposa y en realidad han estado funcionando. Pero ahora ella insiste en que escriba uno cada vez que yo quiera tener relaciones íntimas. La presión me está poniendo la mente en blanco, pero no quiero decepcionarla; ¡ni poner en riesgo mi éxito!

R: Oh, ¡que tradición tan excitante! Pero si estás sintiendo presión por tener un buen rendimiento —¡en el papel, por supuesto!—  en vez de un aprecio por el esfuerzo, deja que los expertos expresen su sentir. El poeta persa del siglo XIII Rumi era todo un maestro en este campo. Él escribió cientos de poemas fervorosos (y a veces eróticos) que ahora tú puedes usar. (Pero por supuesto, dándole crédito. No querrás terminar como Cyrano de Bergerac).

Para una opción más moderna, recurre a e.e. cummings o D.H. Lawrence (El amante de Lady Chatterley), o ese famoso pasaje de Ulises donde James Joyce describe su alegría al escuchar los repetidos "Sí" de su amante cuando hacen el amor. (Lo encontré en la colección de libros de mis padres cuando era adolescente y prácticamente me lo memoricé).

En realidad, con todo el material erótico de alta calidad que existe hoy en día, no hay motivo para que te conviertas en un esclavo de tu musa... o de tu esposa.

P: Mi esposo quiere que lo acompañe a un complejo turístico nudista. Tal vez hubiera ido hace 40 años, pero seamos sinceros: ya no me veo como me vi en ese entonces. Él está molesto, y yo no me siento cómoda. ¿Debería forzarme a ir por el bien de mi matrimonio?

R: Estoy totalmente de acuerdo contigo. Hay tantas cosas que hubiera hecho (y que hice) hace 30 libras que ya no haría (ni haré) ahora.

Si yo fuera más políticamente correcta te diría, "Ama tu cuerpo" y "¿Por qué preocuparse por lo que piensan los demás?"; pero eso es más fácil decirlo que hacerlo.

La mayoría de la gente nudista rara vez son modelos de calendario, y es importante aclarar que muy pocos de ellos ven la exhibición del cuerpo como una invitación erótica. Aun así, el resto de nosotros nos aferramos tanto a nuestra vanidad como a nuestra ropa, haciendo que nos sea imposible desnudarnos frente a extraños con una indiferencia total.

Entonces, ¿te puedo sugerir dos posibilidades?

  1. Dile a tu esposo que lo intentarás una vez; pero si lo detestas, se disuelve el trato y tiene prohibido mencionarlo otra vez.
  2. Infórmale que la emblemática canción de los Rolling Stones —"You can't always get what you want" (No siempre puedes conseguir lo que quieres)— se aplica a él en este caso. Para suavizar las cosas, tal vez aceptes acompañarlo a una playa nudista. Pero deja en claro por adelantado que tu intención es observar, no seguir, las costumbres locales.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto