Skip to content
 

4 excelentes recetas de pasteles Bundt que no te aburrirán

Estos creativos postres de molde redondo agradan a todos.

Pastel de chocolate y frambuesas

stphillips/Getty Images

In English

¿Hay algún molde para pasteles más versátil que el molde Bundt?

La historia del molde en forma de anillo se remonta a la década de 1950, cuando David Dalquist, fundador de la compañía de utensilios de cocina Nordic Ware, lo diseñó para una sociedad de mujeres judías en Minnesota que querían preparar “kugelhopf” (un pastel con levadura en forma de rosquilla).

Dalquist creó su diseño para ese grupo de mujeres y así fue como nació el molde Bundt. En la actualidad, hay miles de recetas de otros bizcochos aparte del “kugelhopf”; de hecho, hay recetas para preparar comidas que no son pasteles. (¿A quién le interesa un pastel de carne en un molde Bundt?)

Y no solo puedes darle rienda suelta a la creatividad con los ingredientes, los moldes Bundt ahora vienen en una amplia variedad de formas, tamaños y materiales —desde la forma básica (el diseño enrollado de aluminio fundido de Nordic Ware) hasta los de vidrio y silicona con los que se hacen pasteles que pueden parecer bosques de pinos, coronas navideñas o complejos castillos de arena. Incluso hay mini moldes Bundt para preparar postres individuales. 

Una vez que hayas seleccionado el molde, los profesionales saben que la clave para hacer un pastel Bundt a la perfección es preparar el molde de forma adecuada para que el proceso de sacar el pastel sea fácil, dice Brian Hart Hoffman, autor de The Bundt Collection, un libro de cocina con más de 100 recetas y consejos para hornear el mejor bizcocho Bundt.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Nunca uses aceite en aerosol común, dice Hoffman, porque esto hará que el pastel se pegue. En su lugar, usa un aceite en aerosol que tenga harina —el arma secreta para que el postre se separe de manera rápida y fácil—. (También puedes intentar engrasar y enharinar el interior del molde tú mismo, pero debido a la complejidad de sus diseños es posible que prefieras usar un aerosol la próxima vez).

Luego, dice Hoffman, deja que el molde Bundt haga todo el trabajo. 

“Los reposteros pueden hacer pan de banana, bizcochos y otros panes rápidos fácilmente sin preocuparse por decorarlos después de sacarlos del horno”, dice. “La forma del molde en sí es la obra de arte”.

Pastel Bundt con chispas y ganache de chocolate

La creadora de recetas Janice Lawandi de The Bake School, un blog popular de recetas de repostería, atribuye la textura suave y deliciosamente esponjosa de este pastel Bundt a la crema agria. El resultado es un postre con sabor a chocolate que no es demasiado intenso.

“Aplicar una capa gruesa de ganache de chocolate sobre el pastel realmente resalta el sabor a chocolate”, dice Lawandi. Intenta usar el mejor chocolate que tengas para esta receta.

Ingredientes

  • 3 tazas de harina blanqueada común
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1⁄2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de sal fina kosher
  • 1 taza de mantequilla sin sal
  • 2 tazas de azúcar granulada
  • 4 huevos grandes
  • 2 cucharaditas de extracto puro de vainilla
  • 1 1/2 tazas de crema agria (14% de grasa)
  • 1 2/3 tazas de chispas de chocolate amargo

Ganache de chocolate

  • 1 taza de chocolate amargo cortado en trozos (70% de cacao)
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de crema agria

Instrucciones

1. Precalienta el horno a 325°F y prepara el molde Bundt engrasándolo y enharinándolo ligeramente o usando un aceite en aerosol que tenga harina.

2. En un tazón mediano, bate la harina, el polvo para hornear, la canela, el bicarbonato de sodio y la sal.

3. En el tazón de una batidora equipada con el accesorio de paleta, bate la mantequilla y el azúcar. Agrega los huevos, uno a la vez, mezclando bien después de añadir cada uno. La mezcla debe ser ligera y esponjosa.

4. Añade la crema agria y la vainilla, y bate de nuevo para mezclar bien.

5. Agrega los ingredientes secos y mezcla a velocidad baja para ir incorporándolos. No mezcles por completo. Cuando todavía haya un poco de harina que aún no se haya incorporado, termina de mezclar con una espátula o cuchara de madera grande, asegurándote de levantar lo que quede en el fondo del tazón. Agrega las chispas de chocolate.

6. Vierte con cuidado la mezcla en el molde ya preparado y remueve y aplana con una espátula angulada pequeña. Golpea el molde contra el mostrador varias veces para asegurarte de que la mezcla se asiente en todos los surcos del molde. Puedes usar un cuchillo para esparcir la mezcla por los espacios aún vacíos del molde.

7. Hornea durante 75 minutos o hasta que un palillo insertado salga limpio. Deja enfriar el pastel durante 25 minutos antes de invertirlo sobre una rejilla de alambre para que se enfríe por completo.

Prepara la ganache de chocolate

1. En un tazón mediano, derrite el chocolate con la mantequilla. Hazlo delicadamente, al baño María o en un microondas a nivel de potencia 5, asegurándote de revolver de vez en cuando para que no se queme.

2. Agrega la crema agria y mezcla. Permite que el ganache se espese lo suficiente para poder esparcirlo sobre el postre enfriado sin que se derrame por los lados.

Pastel Bundt con jarabe de fresa y mantequilla dorada

Brian Hart Hoffman, autor de The Bundt Collection, dice que jamás te equivocarás si horneas un pastel de mantequilla en tu molde Bundt favorito, porque brinda una base de sabor delicioso infinitamente adaptable. Para la primavera, Hoffman cubre este pastel con jarabe de fresa (ver más abajo) y prepara una versión de manzana y canela en el otoño.

Hoffman tiene un consejo para aprovechar el jarabe de fresa y mantequilla dorada que le da el toque especial a esta receta: “usa el jarabe que te sobre en helados, tostadas francesas, wafles o panqueques”.

Ingredientes

  • 3 tazas de mantequilla sin sal, ablandada y dividida
  • 3 1/2 tazas de azúcar granulada, dividida
  • 4 huevos grandes, a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 4 tazas de harina común
  • 1 3/4 cucharaditas de sal kosher
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 1/3 tazas de leche entera, a temperatura ambiente 

Jarabe

  • 4 tazas de fresas frescas, enjuagadas y en cuartos
  • 1/4 cucharadita de cardamomo molido
  • 1/4 taza de jarabe de maíz ligero 

Instrucciones

1. Precalienta el horno a 325°F y prepara el molde Bundt engrasándolo y enharinándolo ligeramente o usando un aceite en aerosol que tenga harina.

2. En el tazón de una batidora de pie equipada con el accesorio de paleta, bate 2 tazas de mantequilla y 3 tazas de azúcar a velocidad media hasta que la mezcla esté esponjosa (aproximadamente 3 o 4 minutos), deteniéndote para raspar los lados del tazón.

3. Agrega los huevos, uno a la vez; bate bien después de añadir cada uno.  Bate la vainilla.

4. En un tazón grande, cierne la harina, la sal y el polvo para hornear. Con la batidora a velocidad baja, agrega gradualmente la mezcla de harina a la de mantequilla, alternando con la leche; empieza y termina con la mezcla de harina. Bate justo hasta que se combine. Hazlo en tres partes para obtener mejores resultados y permitir que los ingredientes se incorporen adecuadamente sin mezclar en exceso.

5. Con una cuchara, vierte la mezcla en el molde ya preparado. Hornea durante unos 90 minutos o hasta que un palillo de madera insertado salga limpio.

6. Deja que el pastel se enfríe en el molde durante 10 minutos. Invierte sobre una rejilla de alambre y deja que se enfríe por completo. 

Prepara el jarabe

1. En un tazón pequeño, mezcla las fresas, el cardamomo y el resto de la media taza de azúcar. Deja reposar a temperatura ambiente durante aproximadamente una hora o hasta que las fresas se hayan ablandado.

2. Escurre las fresas y reserva media taza de jugo.

3. En una cacerola mediana, derrite el resto de la taza de mantequilla a fuego medio. Cocina la mantequilla, revolviendo con frecuencia, hasta que se torne dorada y produzca un aroma de nuez, alrededor de 10 minutos.

4. Retira del fuego; agrega y revuelve el jarabe de maíz y el jugo de fresa reservado.

Para servir

Corta el pastel en porciones individuales, cubre con cucharadas colmadas de fresas y un chorrito de jarabe.

Pastel Bundt de semillas de amapola y limón

VeselovaElena/Getty Images

Pastel Bundt de limón y semillas de amapola con glaseado de queso crema

Es difícil superar esta receta clásica con un giro de la pastelera Summer Schott de Cameron Mitchell Restaurants creada para The Barn at Rocky Fork Creek en Columbus, Ohio. En lugar de usar huevos como base, Schott usa suero de leche, que según ella “realmente resalta el sabor” dulce y ácido de este postre de limón.

Sirve el pastel con glaseado de queso crema, como se indica a continuación, o espolvoréalo con azúcar en polvo y acompáñalo con bayas frescas. Si quieres otra variación, sugiere Schott, “añade un poco de crema batida y tendrás una interpretación única del pastel de mantequilla estilo "shortcake"”.

Ingredientes

  • 6 onzas de queso crema
  • 3 onzas de azúcar
  • 1 huevo
  • 3/4 tazas de harina común
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 1/4 cucharadita de sal kosher
  • 1 3/4 tazas de azúcar
  • 2 cucharadas de semillas de amapola
  • 2 cucharadas de ralladura de limón
  • 3 onzas de jugo de limón
  • 9 onzas de aceite de mezcla
  • 2 tazas de suero de leche 

Glaseado de queso crema

  • 2 onzas de mantequilla sin sal, ablandada
  • 2 tazas de azúcar en polvo
  • 8 onzas de queso crema
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones

1. Precalienta el horno a 325°F y prepara el molde Bundt engrasándolo y enharinándolo ligeramente o usando un aceite en aerosol que tenga harina.

2. Bate el queso crema y el azúcar hasta obtener una mezcla sin grumos. Agrega el huevo, combina y reserva.

3. En un tazón grande, mezcla la harina, el bicarbonato de sodio, la sal, el azúcar, las semillas de amapola y la ralladura de limón; haz un agujero en el centro de la mezcla.

4. Mezcla los ingredientes húmedos. Vierte la mitad de los ingredientes húmedos en el agujero y empieza a revolver. Agrega gradualmente el resto de los ingredientes húmedos y mezcla hasta unir.

5. Vierte un poco menos de la mitad de la mezcla en un molde Bundt ya preparado. Cuidadosamente, con una cuchara, vierte la combinación de queso crema en el centro de la mezcla, formando un círculo alrededor del centro del molde.

6. Vierte el resto de la mezcla de manera que cubra el relleno de queso crema. Usa un cuchillo de mantequilla para distribuir y esparcir en forma de remolinos la mezcla de queso crema.

7. Hornea durante una hora o hasta que el pastel esté esponjoso al tacto y un palillo de madera insertado salga limpio. 

8. Deja que el pastel se enfríe en una rejilla para enfriar durante unos 30 minutos y, luego, voltéalo para sacarlo del molde. 

Prepara el glaseado de queso crema

1. Con una batidora de mano o de pie, bate la mantequilla ablandada hasta que esté esponjosa. Agrega un tercio del azúcar en polvo y mezcla hasta que no tenga grumos.

2. Agrega el queso crema y revuelve hasta que la mezcla esté cremosa, raspando los lados del tazón.

3. Agrega el resto del azúcar en polvo en dos tandas y mezcla hasta que esté completamente incorporada.

4. Agrega el extracto de vainilla y mezcla hasta que no tenga grumos.

Si lo sirves de inmediato, vierte el glaseado sobre el pastel aún en el molde. De lo contrario, refrigera el glaseado y llévalo a temperatura ambiente y bátelo de nuevo antes de servir. El glaseado también puede calentarse un poco en el microondas hasta que tenga la consistencia deseada.

Pastel Bundt de jengibre y dátiles con salsa de caramelo y queso feta

Hedy Goldsmith, pastelera ejecutiva de Abbalé Telavivian Kitchen en Miami Beach y autora de Baking Out Loud, dice que este postre británico forma parte de su repertorio desde hace mucho tiempo. “Siempre es un gran favorito, porque es muy esponjoso”, dice Goldsmith, y agrega que como los moldes Bundt tienen un lado adicional (creado por el agujero en el centro), tienden a hornearse de manera más uniforme que los moldes de pasteles redondos convencionales.

Después de que este pastel salga del horno, cúbrelo con una salsa de caramelo caliente, un paso que según Goldsmith fusiona deliciosamente el pastel y la salsa. La receta incluye una libra de dátiles; asegúrate de usar la variedad Medjool, aconseja, ya que se ablandan bien en agua caliente, lo que los hace más maleables y fáciles de manipular. Además, los dátiles Medjool tienen un sabor a caramelo más intenso que los demás dátiles.

Ingredientes

  • 1 libra de dátiles Medjool frescos, sin hueso
  • 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio
  • 2 1/2 tazas de agua caliente
  • 1 vaina de vainilla, cortada a lo largo
  • 1 1/2 tazas de azúcar granulada
  • 1 huevo, más 1 yema de huevo
  • 2 1/2 tazas de harina común
  • 2 cucharaditas de polvo para hornear
  • 4 onzas de jengibre caramelizado, finamente picado 
  • Salsa de caramelo con queso feta
  • 5 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 2 tazas de azúcar morena oscura
  • 1 taza de crema de leche espesa (doble crema)
  • 6 onzas de queso feta desmenuzado (reserva 1 onza para decorar)

Instrucciones

1. Precalienta el horno a 325°F y prepara el molde Bundt engrasándolo y enharinándolo ligeramente o usando un aceite en aerosol que tenga harina.

2. En un tazón pequeño, combina los dátiles y el bicarbonato de soda. Vierte el agua caliente sobre los dátiles y mezcla con un tenedor hasta que estos se ablanden y se vuelvan pulposos, alrededor de 5 minutos.

3. Separa las semillas de la vaina de vainilla y ponlas en un tazón grande. Agrega y bate el azúcar, el huevo, y la yema de huevo hasta que la mezcla se torne amarillo claro y al verterla en el tazón tenga la consistencia de cintas suaves.

4. Agrega y revuelve la mezcla de dátiles, incorporándola por completo. En otro tazón pequeño, cierne la harina y el polvo para hornear. Incorpora suavemente la mezcla de harina en la de dátiles, agregando el jengibre hasta que se haya combinado.

5. Vierte la mezcla en el molde Bundt y hornea entre 35 y 40 minutos o hasta que un palillo de madera insertado en el centro salga limpio.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Prepara la salsa de caramelo con queso feta

1. En una cacerola grande de fondo pesado, derrite la mantequilla y el azúcar morena. Tan pronto se haya disuelto el azúcar, agrega gradualmente la crema, vertiéndola y revolviendo a ritmo constante.

2. Retira del fuego. Agrega y revuelve 5 onzas de queso feta desmenuzado.

3. Usa una licuadora de inmersión o transfiere a una licuadora normal y licúa a velocidad baja hasta que se incorpore el queso por completo.

4. Hazle agujeros a la superficie del pastel con un tenedor o pincho delgado.

5. Reserva la mitad de la salsa de caramelo con queso feta para servir. Con un cucharón, vierte la otra mitad sobre el pastel aún caliente, dirigiéndola a los agujeros. Repite varias veces, permitiendo que el pastel absorba la salsa de caramelo.

6. Deja enfriar el bizcocho en el molde hasta que pueda manipularse.

Para servir

Saca el pastel del molde inclinándolo sobre un plato. Corta rebanadas individuales y cúbrelas con la salsa reservada de caramelo y queso feta desmenuzado.

Nota: si no lo vas a servir de inmediato, el pastel puede permanecer en el molde a temperatura ambiente, cubierto con envoltura plástica, por un día o en el refrigerador hasta tres días. Asegúrate de que repose hasta volver a temperatura ambiente antes de servirlo.

Terry Ward es una colaboradora que cubre temas de comida, bebida y viajes. Su trabajo se ha publicado en National Geographic Traveler, The Washington Post y CNN.