Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Receta de tarta de manzana para las fiestas

Christopher Kimball actualiza este maravilloso postre de Julia Child.

Tarta de manzana

Jonny Valiant

Esta tarta francesa de manzanas inspirada en la receta de Julia Child es el postre festivo perfecto.

In English | El libro de cocina Mastering the Art of French Cooking todavía me trae recuerdos de la Europa antigua: los cigarros Gauloises; el auto Citroën Deux Chevaux; mi primer almuerzo en un bistro de la Margen Izquierda a los 16 años acompañado de una copa de vino Beaujolais; y, por supuesto, la propia Julia Child. Años más tarde, la primera vez que cociné con Julia en su casa en Cambridge, Massachusetts, me sorprendió con una docena de ostras crudas para desbullar.

Fue entonces que entendí que a Julia le gustaba provocar en cierto modo —solía probarte y ver cuán bien te defendías en la cocina—. Mi primera prueba fue todo un fracaso, no pude superarla, así que después de 10 minutos le sugerí que las desbullara ella y yo me serví una buena copa de vino. Yo me salvé de un desastre y así comenzamos con buen pie.

Hasta el día de hoy todavía cocino muchas de las recetas de Julia. Particularmente una, su Tarte aux Pommes (Tarta de manzanas) es el postre navideño perfecto. En lugar de una masa rellena de una simple capa de rodajas de manzana, Julia hacía un relleno base de puré de manzana y le daba sabor con jalea de albaricoques que luego cubría con una capa de manzanas, un verdadero manjar delicioso y muy elegante.

Pero esta tarta sabe mejor el mismo día en que se hace. Para esa semana de Navidad tan ajetreada necesitaba una receta de masa de tarta más sencilla que la clásica masa dulce de Julia. Tenía que ser suave, pero lo suficientemente fuerte para aguantar el relleno húmedo. Resultó ser que el secreto era mantequilla derretida en lugar de fría. La mantequilla derretida cubre la proteína de la harina y previene que se active el gluten, el cual endurece la masa. También cubre los gránulos de almidón y de este modo la masa no absorbe la humedad.

Al relleno le añadí mantequilla y conservas de albaricoques para facilitar el corte de la tarta luego de refrigerarla.

Por último, tenía que lidiar con la capa superior. A menudo, las manzanas se tornan gomosas cuando se hornean. La solución fue saltearlas por 10 minutos en una sartén y así aligerar el proceso de suavizarlas.

Los recuerdos de aquel almuerzo en el bistro en 1967 son cada vez más predominantes. Me casé con una francófila que habla francés con fluidez y quien pasó un año en París durante la universidad; y es allí a donde regresamos todos los otoños.  Lo mejor de la cocina francesa es tratar de resaltar el alma del ingrediente principal —y la manzana es la mejor maestra, gracias a su gran personalidad y sutileza—. Siempre vamos a la panadería Poilane, compramos dos tartas de manzana y nos las comemos allí mismo en la acera y con mucho gusto; son mantecosas, hojaldradas y no muy dulces.

Durante las fiestas de fin de año, mi nueva Tarta francesa de manzanas es el sustituto perfecto y un gran testimonio del porqué realmente cocinamos. Usamos los ingredientes no para mejorarlos, sino para poder conocerlos a fondo de modo que nos revelen los secretos de lo que podemos hacer con ellos. Una buena tarta de manzana es saborear la historia, el clima, las frutas y el respeto por un tiempo y lugar específicos.

Tarta francesa de manzana

Rinde 8 porciones

Masa

  • 1⅓  tazas de harina para todo propósito
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 10 cucharadas de mantequilla sin sal, derretida

Relleno

  • 10 manzanas Golden Delicious (amarillas), peladas y sin el centro
  • 3 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 1 cucharada de agua
  • 1/2 taza de conservas de albaricoques
  • 1/4 cucharadita de sal

1. Para la masa: calienta el horno a 350° F. Combina la harina, el azúcar y la sal. Añade la mantequilla derretida y mezcla hasta formar una masa. Usa tus manos para presionar la masa de manera uniforme en el fondo y los lados de un molde para tartas de 9 pulgadas con fondo removible. Coloca el molde sobre una rejilla de metal colocada sobre una bandeja para hornear con borde; hornea en la rejilla más baja hasta que se dore la masa, entre 30 y 35 minutos, rota el molde a mitad de la cocción. Resérvala.

2. Para el relleno: corta 5 manzanas a lo largo en cuartos y luego corta los cuartos a lo largo en 4 rebanadas. Derrite una cucharada de mantequilla en una sartén a fuego medio. Añade las rebanadas de manzana y el agua y combina revolviendo. Tapa y cocina, revolviendo de vez en cuando, hasta que las manzanas se tornen translúcidas y estén ligeramente flexibles, entre 3 y 5 minutos. Traslada las manzanas a un plato grande; resérvalas.

3. En el microondas, calienta las conservas de albaricoques unos 30 segundos hasta que se tornen líquidas. Usa un colador fino para colar el líquido y reserva los sólidos. Reserva tres cucharadas de las conservas ya coladas.

4. Corta 5 manzanas en cuñas de 1/2 pulgada de ancho. Derrite 2 cucharadas de mantequilla en una sartén a fuego medio. Añade el resto de las conservas de albaricoques, los sólidos de albaricoque reservados, las manzanas crudas y la sal. Tapa y cocina, revolviendo de vez en cuando, hasta que las manzanas estén muy suaves, unos 10 minutos.

5. Usa un majador de papas para hacer un puré de la mezcla de manzanas. Cocina revolviendo de vez en cuando hasta que la mezcla se reduzca a 2 tazas, unos 5 minutos.

6. Vierte el puré sobre la masa de tarta cocida. Reserva las 5 rodajas más finas de manzanas salteadas. Coloca las rodajas restantes de manzanas sobrepuestas en círculos, comenzando desde el borde exterior hacia el centro. Coloca las rodajas que reservaste en el centro. Hornea la tarta en la rejilla más baja por 30 minutos. Retira del horno. Enciende el asador.

7. Mientras calienta el asador, calienta las conservas reservadas en el microondas unos 20 segundos hasta que se tornen líquidas. Con una brocha de cocina cubre las manzanas con las conservas líquidas, evitando la masa. Coloca la tarta en el asador, verifica cada 30 segundos y rótala hasta que las manzanas se caramelicen, entre 1 y 3 minutos. Déjala refrescar por lo menos una hora y media. Remueve el borde de metal del molde de tarta; remueve la tarta del molde con una espátula y colócala sobre el plato de servir.

Nutrientes por porción: 205 calorías, 1 g de proteína, 52 g de carbohidratos, 4 g de fibra, 6 g de grasa, 17 mg de colesterol, 105 mg de sodio

Christopher Kimball es el fundador y editor de Cook's Illustrated y presentador de America's Test Kitchen.

También te puede interesar:

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO