Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

¿Realmente necesitas lavar las frutas y verduras?

Lo que se aconseja hacer —o no hacer— antes de comer o cocinar estos alimentos.


spinner image Persona lavando un puñado de arándanos azules bajo un chorro de agua
lucigerma/Getty Images

 

Durante el trayecto de la granja a la mesa, las frutas, verduras y otros alimentos que comemos se exponen a un sinnúmero de personas, lugares, sustancias y superficies antes de llegar a nuestra boca. Entonces, parecería un hecho que todo lo que llevemos del mercado a la casa necesite lavarse y desinfectarse minuciosamente.

“Esos productos provienen del medioambiente; del suelo. Por la forma en que se siembran y se cosechan, podrían tener tierra y otras bacterias”, dice Meredith Carothers, especialista en información técnica en el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA). “A diferencia de las carnes y aves, las cuales vienen empacadas, muchas veces las frutas y verduras solo se ofrecen descubiertas en el mercado”.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Temperaturas de cocción mínimas seguras

  • Carne molida de res, cerdo, ternera y cordero: 160 ºF
  • Carne molida de pollo y pavo: 165 ºF
  • Bistecs, carne al horno y chuletas: 145 ºF
  • Aves: 165 ºF
  • Cerdo y jamón fresco: 145 ºF
  • Jamón precocinado: 165 ºF
  • Pescado con aletas: 145 ºF

Fuente: Foodsafety.gov

Desde el punto de vista de la seguridad alimentaria, los expertos dicen que no es necesario lavar todos los alimentos. De hecho, lavar algunos alimentos puede en realidad aumentar el riesgo de contaminación y enfermedad. Para ayudar a aclarar cualquier confusión, le pedimos a Carothers que nos explicara las recomendaciones para lavar los alimentos.

Reglas para lavar las frutas y verduras

Enjuaga los productos agrícolas bajo el chorro de agua. Después de cosecharse, se organizan, se entregan y se ponen a la venta en el supermercado. Durante este proceso hay muchas oportunidades para que entren en contacto con innumerables manos y superficies. Antes de consumir productos agrícolas frescos, quítales las partes desgarradas o magulladas (las bacterias pueden causar que se desarrolle una enfermedad en estos lugares) y enjuágalos bajo el chorro de agua para eliminar gérmenes y suciedad.

Frota las frutas y verduras duras con un cepillo limpio. Los alimentos como las papas o manzanas pueden frotarse para eliminar completamente la suciedad del exterior, incluidas las grietas que quizás no se limpien con solo enjuagarlas.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Seca los productos agrícolas sobre una superficie limpia. Eso significa extender un paño o toalla de papel limpio sobre una superficie limpia para evitar la recontaminación. Si usas un escurridor de ensalada, asegúrate de que esté limpio antes de poner la lechuga y límpialo otra vez entre tandas.

No laves los productos etiquetados como “prelavado” o “listo para comer”. Ya es seguro consumirlos directamente desde el paquete. Solo cerciórate de que el producto prelavado no toque superficies o utensilios que no estén limpios; especialmente si esas superficies han tenido carne cruda o los jugos de la carne.

No uses jabón para limpiar las frutas y verduras. La USDA no recomienda ningún tipo de detergente en las frutas o verduras porque este puede dejar una capa que no es comestible. Además, algunos productos son porosos y pudieran absorber el jabón. Aunque puedes comprar productos comerciales para el lavado de frutas y verduras, estos no están autorizados ni etiquetados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y no se recomiendan.

See more Salud y bienestar offers >

El retiro de alimentos del mercado

Muchas frutas y verduras están asociadas con patógenos alimentarios como la listeria, salmonela y E. coli que pueden causar enfermedades graves y a veces mortales en personas mayores de 65 años y los que tienen un sistema inmunitario debilitado. Sin embargo, lavar frutas y verduras contaminadas con patógenos alimentarios no siempre previene la exposición, y quizás todavía te enfermes.

“Como consumidores, no hay una forma de saber totalmente si hemos eliminado cada pieza de bacteria de esa fruta o verdura”, dice Carothers. “Es por eso que, si algo está en las noticias por estar contaminado, es mejor evitarlo por completo”.

Aquí revisa los últimos retiros de alimentos de la FDA (en inglés).

No dejes remojando los productos agrícolas. Remojarlos puede eliminar los gérmenes inicialmente, pero el agua contaminada puede volver a contaminar las frutas y verduras, así como las superficies cercanas. Cuando los productos se enjuagan bajo el chorro de agua, la suciedad y los gérmenes se van por el desagüe.

Reglas para lavar otros alimentos

No laves las carnes, aves o mariscos. Lavarlos aumenta el riesgo de contaminación cruzada y no añade ningún beneficio de seguridad. Aunque podrías estar despojando algo de bacterias de la superficie, nunca las eliminarás por completo. De hecho, cualquier chapoteo o rocío proveniente de las carnes, aves o mariscos que se estén lavando puede propagar gérmenes al lavabo y a los mostradores.

“Mucha gente lo hace porque es tradición; así es como crecieron”, dice Carothers. “Realmente, la única forma de garantizar que sea seguro consumir tus productos de carne y ave es cocinarlos a una temperatura interna segura”.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Carothers dice que quienes todavía insistan en lavar las carnes, después deben desinfectar completamente su fregadero y otras superficies cercanas. De lo contrario, los gérmenes pueden pasarse fácilmente a otros alimentos o a superficies donde se come y aumentar el riesgo de contraer una enfermedad transmitida por alimentos.

En un estudio de observación realizado por la USDA, el 60% de los participantes que lavaron su pollo crudo tuvieron residuos de bacteria en su fregadero. De quienes intentaron limpiar o desinfectar el fregadero posteriormente, al 14% todavía les había quedado bacterias.

No laves los huevos que se compran en el supermercado. Los huevos procesados comercialmente en EE.UU. ya están lavados antes de llegar a los estantes de las tiendas. Lavarlos otra vez en casa puede potencialmente hacer que el jabón o contaminantes se filtren en el huevo mismo porque la cáscara es permeable. Al principio de la pandemia de COVID-19, el lavado de huevos comerciales era un problema generalizado y potencialmente peligroso, dice Carothers, porque la gente estaba usando soluciones desinfectantes en las cáscaras.

Sin embargo, puedes lavar los huevos frescos de la granja; pero no hasta que estés listo para cocinarlos o refrigerarlos. Los huevos frescos de la granja tienen una capa protectora natural. Si se quita esta capa y el huevo no se refrigera, pueden entrar bacterias al huevo.

No laves el arroz por motivos sanitarios. Sin embargo, es perfectamente seguro enjuagar arroz para eliminar el exceso de almidón o por otras preferencias de calidad. Ten en cuenta que enjuagar el arroz que está enriquecido con nutrientes añadidos como hierro y vitaminas B pudiera despojar esos nutrientes.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.