Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

12 cosas que tus hijos realmente podrían querer heredar

Cosas pequeñas con recuerdos familiares y, por supuesto, activos.

Tres generaciones de mujeres viendo fotos

DIGITALVISION / GETTY IMAGES

In English | Es una discrepancia generacional: los padres boomers han estado acumulando cosas diligentemente y están ansiosos por pasarlas a sus retoños. Pero muchos hijos milénicos aborrecen todo el desorden emocional y físico de sus padres, y ven la posibilidad de recibir estas cosas no deseadas de la misma forma en que alguien con fobia a los libros podría ver el heredar una caja llena de libros.

Pero podría haber un punto medio feliz. Muchos milénicos dicen que realmente estarían interesados en algunas de las cosas, pero generalmente solo en cantidades pequeñas y, principalmente, en las que contienen grandes recuerdos pero vienen en tamaño pequeño.

“No quieren cosas solo por tener cosas”, dice Rita Wilkins, de 71 años, destacada experta en diseño de interiores que ha escrito un libro de gran éxito editorial, Downsize Your Life, Upgrade Your Lifestyle: Secrets to More Time, Money, and Freedom. “Se trata de una añoranza más profunda por las cosas que están envueltas de recuerdos familiares".

Las siguientes son 12 cosas que algunos milénicos dicen que realmente les gustaría heredar:

Fotos, pero menos es más

Varias fotos antiguas de familia

E+ / Getty Images

Lo que tu hijo no quiere son los 163 álbumes familiares que se remontan a la Guerra Civil. Pero ¿qué tal hacer lo que Wilkins y su hijo de 40 años, Kevin, hacen cada vez que él la visita? Se sientan y miran un álbum de fotos. Es ahí cuando él le dice a su mamá cuáles son las fotos más significativas para él que realmente le gustaría tener, que usualmente es alrededor del 25% de las fotos que su mamá le enseña. “No puedes hacer esto en una sola sesión, pero es agradable hacerlo poco a poco”, dice Kevin.

Adornos memorables

Susan Williams, fundadora de Booming Encore, un centro de multimedia digital para los boomers, recuerda claramente el horror de recibir infinidad de cajas de cosas que no quería cuando sus padres se mudaron a una casa más pequeña hace años. Ella prometió no hacerles eso a sus hijos. Su hija de 27 años, Sydney, dice que las cosas que significarían más para ella son los artículos pequeños que ella recuerda que sus padres o abuelos usaban realmente, como el plato para servir de su abuela. “Si algo no es parte de nuestra historia familiar, no lo quiero”, dice ella.

Juguetes de niños en una caja y algunos sobre el piso.

iStock / Getty Images

Juguetes de la niñez

Para Sydney Williams, hay una conexión especial con los animales de peluche con los que creció. Y su mamá los ha guardado para ella. “Nunca he querido deshacerme de ellos, y pasarlos a mis propios hijos algún día sería una gran gratificación”, dice Sidney. Además de los animales de peluche, algunos milénicos están interesados particularmente en recibir sus juegos de mesa antiguos o los que fueran sus juguetes favoritos, que pueden ser desde máquinas de chicles hasta guantes de béisbol.

Recuerdos de las fiestas

Estos pueden ser los recuerdos más fuertes de todos, dice Laura Francica, la sobrina de 33 años de Rita Wilkins. Ella desea de todo corazón heredar un pesebre de Navidad para interiores tallado en madera que su abuelo, veterano de la Fuerza Aérea, trajo a casa después de prestar su servicio en la Segunda Guerra Mundial en Alemania. “Eso era algo que usábamos todos los años y nos conectaba con nuestros abuelos”, nos explica. Ella espera que algún día ese mismo pesebre de Navidad quizás se conecte con su hijo de cuatro meses, Jack.

Exterior de una casa colonial en el invierno

Stone / Getty Images

Activos

Rylan Williams, el hijo de 24 años de Susan Williams, tiene muy poco interés en las cosas físicas. Él dice que no quiere ni espera heredar nada. Tal vez algunas fotos en línea.

Pero, si sus padres deciden que ya no quieren el auto familiar —o incluso la casa de la familia—, esos le interesarían. Dice que si se los dan, los conservaría y no los vendería.

Libro de recetas escrito a mano con una cuchara de palo encima

iStock / Getty Images

Recetas de la abuela

No solo son los libros de cocina lo que le interesaría a Sydney Williams, sino las tarjetas con las recetas escritas a mano de su abuela.

Todavía recuerda a su abuela tomar las tarjetas y usarlas mientras cocinaba cuando Williams era pequeña. “Estoy tratando de aprender a cocinar y estas tarjetas son irremplazables".

Muebles de adorno

Pocos milénicos tienen espacio para piezas o muebles enormes, como sofás o armarios, o interés en esas cosas, dice Rita Wilkins. Pero muchos tienen un gran interés en las piezas decorativas que nunca pasan de moda, generalmente piezas más pequeñas, como una mecedora. Lo más importante, dice ella, es dejar que tus hijos tomen la decisión sobre lo que realmente es importante para ellos. No deberías elegir por ellos.

Varios discos de vinilo apilados

E+ / Getty Images

Colección de discos de vinilo de papá

Ya es demasiado tarde, pero Kevin Wilkins solo desea haberle pedido a su padre —quien se mudó a una casa más pequeña hace años— que guardara su colección de discos para él.

No es que le interese tanto el valor que tienen para los coleccionistas, sino que él recuerda claramente a su papá escuchando los álbumes de vinilo y coreando las canciones. “De seguro sería genial tenerlos en el estante ahora”, dice.

La caja de herramientas de la familia

Aunque Rylan Williams no está tan encariñado con las herramientas de la familia, esa es la única cosa física que quizás le gustaría heredar. Pero él solo quiere las herramientas que todavía están en buenas condiciones y que sabe que usaría, como el martillo, los destornilladores, la sierra y el taladro. No quiere ninguna herramienta vieja que no funcione perfectamente.

Joyería con valor especial

Para Kevin Wilkins, su interés en la joyería de la familia está limitado a esas piezas que transmiten recuerdos familiares. Por ejemplo, su abuela usaba un anillo especial con un diamante pequeño. Si heredara el anillo, dice que tal vez le interesaría extraer los diamantes y colocarlos en un colgante para su propia hija, si alguna vez tiene una.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Dibujo de un niño con un cepillo de dientes y una crema dental en sus manos

iStock / Getty Images

Trabajos artísticos que hicieron cuando eran niños

A Rita Wilkins le sorprendió enterarse de que sus propios hijos algún día querrían las apreciadas creaciones de arte y artesanías que hicieron cuando eran niños, como algunos artículos de cerámica y, por supuesto, los marcos de fotos decorados con pedazos de macarrones pintados sujetos con pegamento.

Recuerdos readaptados

Hay un baúl de edredones de la familia que Kevin Wilkins dice sería muy significativo para él, incluso si solo implicara reutilizar la madera que se usó para hacer el baúl. Claro, podría convertir el baúl de edredones en un baúl de juguetes infantiles, pero dice que también podría usar la madera del baúl para hacer, digamos, una silla para niño.

Su mamá, Rita, dice que desea haber tenido la conversación antes con sus hijos sobre quién quiere qué, y por qué. Pero al menos lo está haciendo ahora. “Ahora sé”, dice ella, “que cualquier cosa que los sujete, no la quieren".

Bruce Horovitz es un escritor colaborador que cubre temas de finanzas personales y el cuidado familiar. Anteriormente escribió para Los Angeles Times y USA TODAY. Horovitz escribe regularmente para The New York Times, el Wall Street Journal, The Washington Post, Investor's Business Daily, AARP Magazine, AARP Bulletin, Kaiser Health News y PBS Next Avenue.