Skip to content
 

Cómo preparar la mejor taza de café en casa

Ponle sabor a la infusión de la mañana y ahorra dinero con una preparación lenta.

Varias aditamentos para preparar café

Cortesía de Paul Sirisalee/Prop Stylist Ashley Naum

In English

Muchas personas hacen una parada en la cafetería como parte de su rutina diaria. La variedad de sabores y opciones —y el hecho de no tener que prepararte tú el café— puede ser atractiva para los que están sobre la marcha.

Pero hacer una versión casera de esa infusión de alta calidad y gran sabor puede ser especialmente satisfactorio y ahorrarte algo de dinero. Aunque la llegada de las máquinas que preparan una sola taza de café y las máquinas de café expreso con pantalla táctil han facilitado más que nunca la preparación de tus propias tazas de alta calidad, cada vez más personas optan por una relación más profunda con su café de la mañana.

Estos conocedores de café disfrutan del ritual por encima de la rutina y se esfuerzan por que el consumo sea una epicúrea sin máquinas de lujo.

Según la National Coffee Association, aunque el consumo de café tradicional ha disminuido un 10%, los bebedores de café de 60 años o más tienen el doble de probabilidades de consumirlo que los de 18 a 24 años.

"Se está prestando mucha atención al sabor, a la capacidad del café de no saber simplemente a café, sino que puede ofrecer una variedad mucho más amplia de sabores y experiencias culinarias", dice Jordan Michelman, coautor de The New Rules of Coffee: A Modern Guide for Everyone y cofundador de Sprudge, una página web dedicada a la cultura del café.

5 consejos para disfrutar de una mejor taza de café

• Comienza con granos de café recién tostados.

• Usa un molinillo de rebaba para moler los granos, en lugar de un triturador con cuchillas de metal.

• Usa agua filtrada o de manantial.

• Usa una balanza para medir el café molido.

• Limpia tu máquina de café con frecuencia.

Conceptos básicos del café en casa

La receta para una gran taza de café es sencilla: agua, café molido y un aparato para prepararlo. El resto radica en las variables, como la temperatura del agua, la proporción de café y agua, y el tiempo de extracción. La extracción lenta te permite controlar esas variables de una manera que tu Keurig no puede.

Preparar tu café de la mañana con un método lento también puede ser sorprendentemente económico. La mayoría de las máquinas Keurig o Nespresso cuestan más que un vertedor y un molinillo juntos. El precio de las cápsulas de Keurig y de Nespresso va de 50 centavos a $2 por taza. Una taza de café regular en Starbucks comienza en $1.85. Puedes preparar una taza de café artesanal por menos de 30 centavos la porción.

Craighton Berman, fundador de Manual, que produce la Manual Coffeemaker No. 3 y otros productos que animan a las personas a "reducir la velocidad y apreciar el momento", sugiere comprar granos de café de calidad recién tostados para empezar. El empaque del café artesanal generalmente incluye la fecha de tueste; los consumidores de café astutos compran granos que fueron tostados hace pocos días. Si es que encuentras una fecha en el café que venden en el supermercado, suele ser la fecha de caducidad, que indica hasta cuándo es seguro beber los granos. Sin embargo, esos granos pueden haber sido tostados hace años.

"Aunque sea lo único que hagas, la diferencia entre eso y algo que lleva un año en el supermercado, si lo cambias, lo vas a notar", dice Berman.  

Lo siguiente es que compres un molinillo de rebaba —que muele el café entre dos superficies abrasivas que giran— en lugar de un aparato con cuchillas de metal. El molinillo de rebaba produce un molido más uniforme y consistente, lo que ayuda a extraer el sabor y evita que se obstruya.

"Puedes tener una cafetera económica y obtener una taza decente si mueles granos frescos con regularidad", dice Berman.

Cuando se trata de preparar una buena taza de café, cuantas más variables puedas controlar, más probabilidades tendrás de obtener una infusión sólida y consistente.

Para ello, considera la posibilidad de comprar una balanza para pesar los granos, en lugar de confiar en el cálculo a ojo o en las "cucharadas medidas". Si te gustó una infusión que usó una proporción de 1 a 17 de café por agua, puedes replicarla. Si te parece demasiado suave, modifica la fórmula hasta que encuentres lo que buscas.

La temperatura del agua también es importante. Según la National Association of Coffee, una máquina de café debe mantener una temperatura de entre 195 y 205 °F para una extracción óptima. El agua más fría dará un café suave y sin cuerpo, pero el agua demasiado caliente también afectará negativamente su sabor.

Si tu tetera no tiene un indicador de temperatura, espera 30 segundos después de hervir antes de verter el agua sobre el café molido.

Una manera de mejorar el café que a menudo se pasa por alto es mantener la cafetera limpia. "Algunas personas limpian sus hornos con más frecuencia que la cafetera", señala Michelman. Él recomienda limpiar la máquina después de cada uso y realizar algún tipo de descalcificación cada seis meses.

"No es necesario salir a comprar productos nuevos para hacerlo ni equipos especiales", dice. "El hielo y la sal funcionarán. Un poco de vinagre mezclado con agua también funcionará".

Un hombre prepara café

Cortesía de Manual

Los expertos dicen que preparar el café "lentamente" puede dar como resultado una taza más sabrosa.

¿Qué cafetera deberías usar?

Para la extracción lenta, existen varias opciones.

Sharon Welsch, de 73 años, de Homestead, Florida, tiene una cafetera VacOne, un nuevo aparato para colar que utiliza un sistema de extracción al vacío. Welsch era devota de Mr. Coffee antes de cambiarse a una Keurig hace unos años. Ahora está enamorada de los granos frescos y de su VacOne.

"Es muy fácil", dice Welsch. "El sabor es tan diferente. Es tan fresco. El aroma es maravilloso".

A los que les encanta el sabor del café y el impulso de energía de la cafeína tal vez les interese invertir en una Chemex, una jarra de cristal que algunos recordarán de The Mary Tyler Moore Show —Mary Richards solía servir el café de una Chemex cuando recibía invitados en su apartamento—.

La Chemex, que fue diseñada por un químico, utiliza filtros de café con una densidad similar a la del papel secante, que atrapan más aceites y minerales, lo que produce una taza de café limpia y vibrante. La filtración hace que la Chemex sea ideal también para las infusiones frías.

Greg Morrison, de 72 años, de Atlanta, es un editor jubilado de CNN que utiliza una Chemex.

"Decidí, sobre todo después de mi jubilación de CNN, que me sobraban algunos minutos. No tengo un reloj que marcar. Déjame hacerlo bien", explica Morrison.

Comienza su rutina de la mañana seleccionando granos recién tostados. Uno de sus favoritos es el tueste oscuro de Peet's Major Dickason's Blend. Él muele los granos en un molinillo de rebaba y coloca un par de cucharadas en la Chemex. Mientras tanto, el agua hierve en su tetera eléctrica. Luego, vierte lentamente agua caliente sobre el café mientras controla el flujo de agua, la saturación y la emulsión.

"Si me siento especialmente atrevido", dice, "puede que le ponga un poco de jengibre. Para darle un poco de picante".

Otros amantes del café pueden preferir una prensa francesa, que utiliza un método de inmersión para separar el café preparado del café molido que se ha remojado en agua caliente (similar al té de hojas sueltas). La prensa francesa produce un café más fuerte, con más cuerpo y textura.

Muchos conocedores prefieren la Hario V60, la Kalita Wave, la Melitta u otros vertedores de café. Estos vertedores son más económicos y producen un café casi tan limpio como el de una Chemex. (Consulta la guía completa de cafeteras a continuación).

Si prefieres un método más automatizado para preparar el café, pero te gustan los resultados de un vertido, puedes comprar una cafetera de goteo que imita el método de vertido. Busca máquinas certificadas por la Specialty Coffee Association, que mantiene una lista de máquinas certificadas para uso en el hogar.

Para obtener más información sobre los métodos de extracción lenta, Berman y Michelman recomiendan buscar información en línea. Hay muchos videos en YouTube que pueden guiarte en el proceso.

Y que resulte fácil, dice Berman. "Es simplemente combinar agua caliente y café molido. Si quieres hacerlo complejo, puedes hacerlo. Pero si no, encuentra tu ritual; sigue repitiéndolo".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Opciones para preparar la taza perfecta en casa

Rocío Salazar, cofundadora de Unlocked Coffee Roasters en Greenville, Carolina del Sur, ofrece información sobre varios métodos de preparación de café en casa.    

Prensa francesa: este método de extracción manual prepara el café remojándolo en agua caliente antes de presionarlo contra el fondo del recipiente para separar el poso del líquido. Necesitarás invertir en una prensa, una balanza (para pesar tus granos) y un molinillo, pero te durarán mucho tiempo.

Cápsulas: más del 40% de los hogares tienen una cafetera que prepara con cápsulas individuales, disponibles en una amplia variedad de sabores de muchas marcas. Si bien este método es rápido y conveniente, una desventaja es la falta de frescura. Las cápsulas más económicas pueden contener café molido de más de dos meses.

Vertedor: preferido por los baristas profesionales, este método de preparación manual permite una extracción controlada del sabor y se disfruta mejor con café especial de origen único. Se prepara vertiendo agua caliente sobre el café molido en un filtro de papel previamente humedecido.  

Café frío: puedes comprar un aparato con filtro incorporado para hacer café de esta manera, o prepararlo tú mismo moliendo los granos de café, poniéndolos en una jarra grande con agua fría y dejando que la mezcla repose toda la noche. Para filtrar el café, utiliza una gasa de algodón o un colador fino. Disfrútalo fuerte o diluido con hielo.

Café de filtro: este método tradicional es una opción fácil y popular, la receta más común es dos cucharadas de café molido por taza de agua. No compres una máquina con capacidad para más de nueve tazas, ya que una cantidad mayor puede hacer que tu café pierda cuerpo y tenga un sabor desequilibrado.

—Kelsey Ogletree

Merlisa Lawrence Corbett es una colaboradora que cubre temas de deporte, diseño de interiores, negocios e historias de interés humano. Fue reportera de Sports Illustrated y columnista de tenis de Bleacher Report, también ha publicado su trabajo en Essence y Black Enterprise. Es la autora de la biografía de Serena Williams: Tennis Champion, Sports Legend and Cultural Heroine.