Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Cómo hacer sidra de manzana en casa

Además de esta receta casera, es fácil hacer bebidas como sidra, limoncello y vodkas de sabores.

Sidra de manzana en jarras de cerveza rodeadas de manzanas sobre un fondo de madera

pilipphoto / getty images

In English | La sidra es la nueva evolución en bebidas para adultos, donde productores de pequeñas cantidades elaboran brebajes artesanales que cubren todo el espectro, de lo frutal a lo seco. También es algo que puedes hacer en casa, igual que la cerveza casera, pero quizás hasta más fácil.

Cuando Dale Penrose tenía 19 años y estaba en la universidad, se dio cuenta de que tenía que ser creativo si quería beber alcohol. Así que fue a la tienda por un galón de jugo de manzana, le agregó algo de levadura y lo dejó reposar. Poco después, tenía sidra.

“Estaba muy sabrosa”, dice Penrose, de 60 años, quien desde entonces ha perfeccionado su receta y se ha ganado bastantes trofeos por sus esfuerzos. “Mis amigos y yo nos la bebíamos tan rápido como la hacíamos”.

Nociones básicas de la elaboración de sidra

Al igual que la industria de la cerveza artesanal, que se ha popularizado en los últimos años, la sidra fermentada está pasando por un momento similar. La American Cider Association reporta que los consumidores entre las edades de 23 a 40 años y de 53 a 71 años beben más sidra que otros grupos demográficos. Las tiendas minoristas venden más de 13 millones de cajas de sidra al año, lo que suma hasta $516 millones en ventas.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los cerveceros caseros están haciendo prueba con sus propias versiones de sidra; ajustan sabores, niveles de carbonatación y contenido de alcohol, y experimentan con la pasteurización.

El proceso básico no debería asustar a nadie. Alex Lewin, de 51 años, del área de la bahía de San Francisco, empezó a hacer sidra en la universidad y quería desmitificar el proceso. Su corto video en Instagram que muestra cómo hacer sidra en un minuto o menos (en inglés) ha tenido más de 1,700 visitas.

Pero primero, un poco de conocimiento: en Estados Unidos existe el jugo de manzana, que es el jugo brillante y transparente que se vende en las tiendas. Luego está la sidra de manzana sin alcohol, la versión más marrón y sin filtrar que se encuentra en los mercados de agricultores en el otoño, en tiendas de alimentos naturales y en algunos supermercados.

Cualquiera de esos puede fermentarse y convertirse en sidra. En sí, el proceso de convertir el jugo en sidra es sencillo, con poca probabilidad de que resulte ser un desastre. En el peor de los casos, sabrá mal o terminará siendo vinagre.

El secreto está en las burbujas

Para comenzar tu aventura con la sidra, empieza con un jarro, un tapón de plástico (tipo corcho, con orificio) y una esclusa de aire, los cuales pueden comprarse en tiendas de suministros cerveceros o por internet, dice Emma Christensen, autora de Modern Cider.

“No te obsesiones con los accesorios”, dice Lewin, quien hace su mezcla en viejas botellas de kombucha. Desinfecta tu equipo —muchos expertos recomiendan el desinfectante Star San— para asegurar que no haya bacterias errantes o esporas de moho merodeando en el equipo, lo que interferiría con el proceso de fermentación.

La base de tu receta debe ser un galón de lo que Penrose describe como “jugo de manzana de calidad”, ya sea prensado en casa o comprado de la tienda sin conservantes, ya que estos inhiben el proceso de fermentación. Añade levadura de vino o sidra (no levadura de cerveza), que está disponible en las tiendas de suministros cerveceros o por internet. Vierte el jugo en el jarro desinfectado y agrega la levadura, siguiendo las instrucciones del paquete. Mezcla bien. Coloca el tapón y la esclusa de aire, luego déjalo en un lugar fresco.

Se forman burbujas a medida que la levadura se deleita con el azúcar en el jugo de manzana, y produce alcohol (que se mantiene en la sidra) y dióxido de carbono (que sale en burbujas por la esclusa de aire). Después, todo es cuestión de tiempo a medida que el sedimento se asienta y las burbujas, que son el sello distintivo del proceso de fermentación, se hacen más lentas.

“Cuando las burbujas disminuyen a una cada 5 a 10 segundos, ese parece ser el momento perfecto”, dice Lewin. Eso puede tomar unas cuantas semanas, pero la mejor manera de saber si tu sidra es buena, es al probarla. Luego puedes refrigerarla, o embotellarla y añejarla para mejorar el sabor.

El mismo proceso se puede aplicar a casi cualquier jugo; cereza, pera o durazno son buenas opciones, según Christensen. “Simplemente empieza a experimentar con diferentes tipos de jugos y crea tu propia variedad especial de sidra”, sugiere.

Una cosa en la que los tres expertos están de acuerdo es que cuando termines de hacer la sidra, debes compartirla. Pero quizás no deberías decirles a tus hijos o nietos en edad universitaria lo fácil que es hacerla.

Cócteles de limoncello servidos sobre una mesa

Getty Images

¿Quieres otras recetas de cócteles para preparar en casa? Prueba estas:

Prepara jarabe simple. Este jarabe dulce es un ingrediente esencial de muchos cócteles, como los whiskies sours, julepes de menta y mojitos. Combina partes iguales de agua y azúcar. Hierve a fuego medio, y revuelve hasta que el azúcar se derrita. Retíralo del calor y déjalo enfriar. Puede refrigerarse en un recipiente hermético por varias semanas.

Prepara limoncello. Lava, seca y pela la cáscara exterior de 10 a 12 limones amarillos orgánicos. Ponlos en un frasco de 2 cuartos de galón y cúbrelos con una botella de vodka de 750 mililitros (aunque algunos prefieren el alcohol etílico, que es más fuerte). Déjalo reposar por al menos una semana y hasta un mes en un lugar fresco y oscuro. Cuela el vodka a un tazón. Añade 1 taza de jarabe simple, o más al gusto. Embotéllalo y guárdalo en el refrigerador o congelador.

Prepara una infusión de vodka. Lava, seca y pica 2 tazas de cualquier fruta; desecha los tallos, huesos y semillas, y pélala si quieres (las moras pueden dejarse enteras). Pon la fruta en un frasco de 1 cuarto de galón, cúbrelo con 2 a 3 tazas de vodka. Déjalo reposar por tres a cinco días; prueba la mezcla después de tres días. Cuando se logre el sabor que deseas, cuélalo y transfiérelo a botellas. Almacénalo indefinidamente.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.