Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Peligros más frecuentes del hogar Skip to content
 

6 peligros que acechan en tu hogar

Pisos resbalosos, falta de luz, exceso de cables y otros peligros a los que tú puedes poner remedio.

Cables eléctricos

DonNichols/iStock

Cada año, miles de personas sufren accidentes en su hogar y, a medida que nos hacemos mayores, las consecuencias pueden ser más graves y costosas. El baño y la cocina son los espacios que encierran más peligros para cualquiera, debido a la humedad y los pisos mojados (como leerás en mis columnas), pero también hay peligros que no se ven a simple vista o no se consideran peligrosos. Te presento esos otros peligros que acechan en el hogar y cómo evitar que se conviertan en accidentes.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


1. Cables eléctricos

Cada vez tenemos más aparatos eléctricos en casa, y hasta los que funcionan sin cables necesitan cables para cargarse. La constante presencia de cables y cordones eléctricos cerca del piso es uno de los efectos secundarios de la tecnología y un peligro escondido, responsable de multitud de accidentes domésticos. ¿Mi consejo? Invierte en las regletas de enchufes (multi-outlet power strips), y ponlas en zonas donde tengas más cables, como cerca de la televisión o del escritorio. También puedes colgarlas en la pared, detrás de un mueble y lejos del piso. La mayoría vienen ya con agujeros en la parte trasera para que sea sencillo colgarlas. A mi me gustan las regletas con varios enchufes que se conectan directamente a la red eléctrica, sin cable. Los modelos más actuales incluyen puertos USB (para cargar teléfonos y tabletas).

En lo posible, intenta agrupar todos los cables conectados a un mismo enchufe con una agarradera para mantenerlos ordenados y lejos del piso o usa los clips adhesivos que venden para sujetar los cables a la parte trasera de los muebles.

Precaución: ten cuidado con los extensores de cables. Nunca pongas un extensor en el piso de un lado a otro del cuarto y nunca intentes camuflarlo escondiéndolo debajo de la alfombra.

2. Alfombras

Las alfombras de área se encuentran entre mis accesorios favoritos en la decoración. Además de dar calor y hacer que el espacio se sienta más hogareño, son perfectas para definir y delimitar espacios. Desgraciadamente pueden ser también un peligro. Mi primer consejo es que evites usar alfombras de poco peso, ya que tienden a arrugarse y enrollarse en los extremos. Todas tus alfombras de área también deben contar en el reverso con una lámina de goma o caucho antideslizante… ¡evitarás más de una peligrosa caída! Cuando se trata de alfombras grandes, pon una cinta de doble adhesivo en todo el perímetro de una alfombra, para así evitar que se levante en los extremos y cause un tropiezo.

Juguetes infantiles en el piso

KatarzynaBialasiewicz/iStock

3. Juguetes en el piso

Si tienes niños o nietos pequeños en casa, seguro que te has tropezado alguna vez con sus juguetes. Es uno de esos peligros que causan anualmente una infinidad de torceduras y muchas caídas graves. Lo primero que puedes hacer es delimitar una zona de juegos, especialmente en áreas comunes como la sala o el cuarto de familia. Para ayudarte con esta misión, te comparto una solución que me ha dado buen resultado. Compra azulejos de goma espuma en colores alegres y crea una pequeña alfombra de área. Explica a los niños que esa es su área de juegos (además de su dormitorio), y que solo ahí puede haber juguetes en el piso. Mis azulejos de goma favoritos son los que encajan unos en otros, como si fueran las piezas de un rompecabezas. Busca en las jugueterías un paquete de 20 azulejos de 12 x 12 pulgadas por unos $25. Completa el área con un cesto grande y enseña a los niños a depositar los juguetes allí al final del día.

4. Poca luz

La falta de luz, que no nos deja ver los peligros u obstáculos en nuestro camino, puede ser un peligro constante. Soluciona este problema empezando por tu dormitorio. Para encender y apagar la luz fácilmente desde la cama, usa las lámparas que se encienden con solo tocar la base. Son mis favoritas para la mesita de noche, y las encuentras en las tiendas de iluminación o en línea por unos $30. También puedes poner en los enchufes las lamparillas de noche que se encienden al detectar movimiento. Sitúalas estratégicamente en el camino entre tu dormitorio y el baño y la cocina… ¡lo agradecerás si sueles levantarte en mitad de la noche! Si tienes escaleras, recuerda poner un interruptor de la luz tanto arriba como abajo de las escaleras.

Detector de humo

Jens Domschky/iStock

5. El aire que no ves

El aire que respiramos en casa es, en gran parte, responsable de nuestra salud y bienestar. Por eso, presta atención a dos amenazas invisibles que amenazan en tu hogar: el monóxido de carbono y el gas radón. Detectar su presencia y tomar las medidas necesarias para eliminarlos de tu hogar puede salvar tu vida y la de tu familia.

  • En el primer caso, instala detectores de monóxido de carbono en los dormitorios y comprueba regularmente (al menos dos veces al año) que funcionen las pilas.
  • En el segundo caso, el gas radón suele entrar en tu hogar a través de las grietas en los cimientos y es común en casas construidas sobre rocas. Para detectar su presencia (no se ve ni se huele), puedes comprar un kit (de unos $15) y hacer tú mismo la prueba de detección. Si el resultado indica que el nivel de radón es igual o superior a 4 pCi/L (picocuries por litro de aire), contrata lo antes posible a una compañía especializada en la mitigación del radón. Quizá solo tengas que sellar grietas en los cimientos o, en otros casos, quizá te recomienden la instalación de un ventilador en los conductos de ventilación de tu vivienda. Una pequeña inversión que ¡puede salvarte la vida!

6. Venenos escondidos

El problema con los “venenos” que acechan en nuestro hogar es que tienen también una función. Por ejemplo, tenemos medicinas, detergentes, productos de limpieza, pesticidas, productos de belleza, entre otros, que usamos en casa. Son productos cotidianos que nos hacen la vida más fácil. Para evitar accidentes y envenenamientos, toma las siguientes prevenciones:

  • Guarda siempre las medicinas en su envase original y asegúrate de cerrar correctamente el envase. Si usas medicamentos con tapas fáciles de abrir (ideales si tienes artritis en las manos), asegúrate de guardarlos en un gabinete cerrado.
  • Todas las medicinas (con o sin prescripción) deben mantenerse fuera del alcance de los niños y de los animales domésticos. Idealmente bajo llave.
  • Si cuidas de un adulto mayor, pon los medicamentos en un lugar seguro y supervisa el consumo.
  • Mantén todos los limpiadores en sus envases originales. Para evitar confusiones, nunca rellenes (con estos líquidos) envases relacionados con la comida o bebida, como por ejemplo botellas de refrescos.
  • Guarda siempre en el congelador un vaso con agua congelada y pon una moneda encima. Si en algún momento ves que la moneda está en el fondo del vaso, es señal de que el agua se ha descongelado y, por tanto, es recomendable botar todo lo que tengas en el congelador para evitar una posible intoxicación.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO