Skip to content
 

Cómo combatir tres enemigos: radón, moho y plomo

Como prevenir sus efectos nocivos sin hacer grandes gastos.

Persona pintando su casa - Cómo combatir el radón, moho y plomo.

Foto: Joseph Devenney/Getty Images

En caso de sospecha, añade en tu casa una nueva capa de pintura para reducir el riesgo de exposición al plomo.

El radón, el moho y el plomo son tres enemigos invisibles que pueden haber entrado a escondidas en tu hogar y estar causando graves daños a tu salud y a la de tu familia. ¿Cómo combatirlos? ¡Sigue leyendo!

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

1. El radón y el cáncer de pulmón

Aunque no puede verse ni olerse y no tiene sabor, el radón es un gas radioactivo que está presente a niveles elevados en uno de cada 15 hogares en Estados Unidos y es responsable de miles de muertes cada año. De hecho, se considera que este gas es el segundo causante de cáncer de pulmón, después del tabaco.

El radón se eleva desde el suelo al aire y entra en las viviendas a través de las grietas o de agujeros en los cimientos. En algunos casos puede infiltrarse en el hogar a través del agua de pozo. Para determinar si este gas está presente en tu hogar o en la casa que estés pensado comprar, tendrás que hacer una prueba de detección del radón. Esta prueba la puedes hacer tu mismo comprando un Radon Gas Test Kit por menos de $20. Si prefieres usar los servicios de un profesional, pónte en contacto con la oficina estatal de radón de tu estado.

  • Cómo deshacerse del radón

Si el resultado de la prueba indica que el nivel de radón en tu casa es igual o superior a 4 pCi/L (picocuries por litro de aire), deberás contratar lo antes posible los servicios de una compañía cualificada en la mitigación del radón. Aunque hace años se hacía frente al problema sellando las grietas y otras aberturas presentes en los cimientos, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) no recomienda utilizar exclusivamente este método por ser insuficiente. En la mayoría de los casos, es también necesario instalar un ventilador en los conductos de ventilación de la vivienda, para reducir así los niveles de radón de un modo efectivo y continuo. El sistema correcto, sin embargo, dependerá del diseño de tu vivienda y de otros factores.

Consulta las guías sobre los efectos del radón en tu hogar y cómo eliminar o reducir su presencia: Guía del Radón para el Comprador y Vendedor de Viviendas (en inglés) y Manual Informativo sobre el Radón.

2. El moho y los problemas respiratorios

El moho juega un papel crucial en la naturaleza, ya que desintegra materias orgánicas, como las hojas caídas de los árboles. Cuando crece y se reproduce en el interior de tu hogar, sin embargo, puede causar graves problemas a tu salud. Entre las afecciones asociadas con el moho se encuentran problemas respiratorios como el asma y la bronquitis y distintos tipos de reacciones alérgicas.

Los principales aliados del moho son el agua y la humedad. Por eso es tan importante mantener los niveles de humedad en nuestro hogar por debajo del 50%, evitar que las superficies se mantengan mojadas y arreglar inmediatamente cualquier gotera o fuga de agua. Es también recomendable asegurarse de que haya suficiente ventilación en áreas donde normalmente hay humedad como la cocina, el sótano y el baño (presta especial atención a la zona que rodea la tina o la ducha). Si tu casa ha sufrido los efectos de una inundación, tienes unas 48 horas para secar el interior antes de que el moho comience a desarrollarse y multiplicarse.

  • Cómo deshacerse del moho

El primer paso es identificar y eliminar la fuente de humedad. Si el moho está presente en una zona pequeña de una superficie dura, como los baldosines del baño, puedes hacer tu propia mezcla limpiadora combinando una taza de lejía o cloro en un galón (3.7 litros) de agua o usar alguno de los limpiadores comerciales que venden para combatir el moho y los hongos. Cuando trates con moho es recomendable que se ponga una mascarilla para no respirar sus esporas y utilizar unos guantes de goma que no sean porosos.

Recuerda también que el moho puede crecer en sitios que no están a la vista, como el pegamento de los papeles pintados, debajo de una alfombra o detrás del techo o de la pared si ha tenido una gotera.  Para obtener más información sobre cómo eliminar el moho en distintos tipos de superficies consulta la Breve Guía para el Moho, la Humedad y su Hogar elaborada por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA).

3. El plomo y la familia

El plomo es un metal cuyos efectos tóxicos pueden afectar gravemente a la salud de todas las personas, pero los niños (inclusive los bebés que están aún en el vientre) son particularmente vulnerables. Se calcula que cada año más de 300.000 niños menores de 5 años en Estados Unidos tienen concentraciones peligrosas de plomo en la sangre. Esto puede provocar una amplia gama de síntomas, desde anemia y dolores de cabeza y de estómago hasta problemas de aprendizaje y comportamiento. El plomo puede afectar tambié al desarrollo cerebral del niño.

Hasta finales de los años 70 el plomo se usó extensamente en la fabricación de pinturas, gasolinas y numerosos productos comerciales e industriales. Como consecuencia, hoy en día, este metal se encuentra en el agua, el suelo y el aire de muchas casas y edificios antiguos.

  • Cómo deshacerse del plomo

Si sospechas que las paredes de tu casa están pintadas con pintura que contenga plomo y la pintura está desprendiéndose, busca ayuda profesional en lugar de intentar quitarla manualmente ya que esto produciría polvo y astillas y aumentaría el riesgo de intoxicación.  Si la pintura no parece estar muy deteriorada y no está desprendiéndose de la pared, añade una nueva capa de pintura para reducir el riesgo de exposición al plomo. Al escoger pinturas, busca siempre las que tengan un nivel bajo de compuestos orgánicos volátiles (VOC). En cualquier caso, la mejor opción es consultar con un profesional y minimizar su contacto y el de su familia con la pintura contaminada. Acostúmbrate también a incluir en tu rutina de limpieza el pasar un paño mojado sobre las repisas de las ventanas y por las paredes para eliminar el polvo doméstico que pueda contener plomo.

En el ámbito del hogar, el plomo puede encontrarse también en:

  • El agua potable que fluye por las cañerías de casas o edificios antiguos. Para evitar riesgos, deja correr el agua durante unos 20 segundos antes de usarla y no utilices el agua caliente del grifo para beber, cocinar o hacer la fórmula de los bebés. Recuerda también que hervir el agua no elimina el plomo.
  • Las renovaciones que se hacen en los hogares antiguos. Si tienes que estar presente en momentos en que haya mucho polvo, pónte una mascarilla y evita que los niños y las mujeres embarazadas respiren ese aire.
  • Los alimentos envasados. También se puede ingerir el plomo al consumir alimentos envasados en recipientes vidriados de plomo, pintados con plomo o importados de países que utilizan el plomo para sellar productos enlatados. Cuidado también con los accesorios de latón y con las cafeteras viejas. Reviza antes de comprar.
  • Si tienes hijos o nietos pequeños, presta especial atención a los juguetes con los que juegan ya que pueden estar pintados con pinturas que contienen plomo y los niños se llevan todo a la boca. Está atento a los juguetes y accesorios que retiran del mercado las autoridades sanitarias. Encuentra una lista actualizada de los productos que se consideran peligrosos y para obtener más información sobre cómo proteger tu salud y la de tu familia de los efectos del plomo visita EPA.

Recuerda que los efectos nocivos de estos tres enemigos invisibles se pueden prevenir sin hacer grandes cambios en tu hogar ni gastar mucho dinero. ¡Tu salud y la de tu familia se lo agradecerán!

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto