Skip to content
 

Cómo revivir su vida sexual

Qué hacer cuando hace mucho tiempo que no “lo hace”.

In English | ¿Se encuentra su relación en una especie de sequía sexual? Quizás ambos pasaron por una época difícil (o flaqueó su salud) y dejaron de hacer el amor. Aunque nunca les posó por la cabeza que pasarían por una mala temporada, esa “sequía” se alargó tanto que no supieron cómo terminarla. ¿Cómo poner fin a la sequía?

Ver también: 6 mitos sobre los vibradores.

Como investigadora profesional de sexo y consejera de parejas, he escuchado a muchas personas que por temor al rechazo se resisten a hablar del tema con su pareja. Por ejemplo, un señor bien entrado en sus 60 años me contó que su esposa le da la espalda en cuanto se acuesta él; sin duda, el mensaje es: “Ni lo pienses”. Una pareja de cincuenta y pico de años me contó que no habían tenido relaciones sexuales durante 11 años; primero él se operó, luego pasaron por un período de desacuerdo marital y prontamente su vida sexual pasó a la historia, en vez de ser tema de actualidad. Y no crea que la desilusión se atenúa con el tiempo. Hace poco, un hombre de 80 años me habló de su tristeza por el hecho de que su esposa había dejado de desear el sexo.

Pareja abrazada en la cama - Cómo revivir su vida sexual

Foto: Getty Images/Blend Images

El primer paso para restablecer la intimidad física con su pareja es darse el tiempo para conversar al respecto.

Puede que no sea una novedad que las parejas dejen a un lado las relaciones sexuales por un tiempo, pero es muy raro que lo abandonen para siempre. Por lo menos uno de ellos se siente engañado o traicionado. ¿Acaso las relaciones sexuales no eran parte del acuerdo “hasta que la muerte nos separe”?

Puede ser difícil poner fin a la sequía sexual, pero no es imposible. Si se encuentran en una situación desesperada, consulten con un especialista. Un profesional puede encontrar las causas del porqué dejaron de tener relaciones, y lo que podrían hacer para reanudarlas. Asimismo el terapeuta puede recetar ejercicios creados especialmente para revivir el contacto físico poco a poco —una estrategia que recomiendo—. (Se puede ubicar especialistas a través de la American Association of Sexuality Educators, Counselors and Therapists).

Si no quiere consultar con un terapeuta, pruebe este método paso a paso:

Programe una charla. Pídale a su cónyuge que dedique tiempo a conversar sobre su vida sexual (o la ausencia de ella). Si su pareja se opone, usted posiblemente tenga que insistir. Puede usted puntualizar que “no es opcional”,. “Si me pidieras que hiciera algo muy importante para ti, yo lo haría”. A no ser que su relación esté totalmente destrozada, esto debe permitirle tocar el tema. Si existen problemas de salud —quizás una cadera dañada o les preocupa la posibilidad de sufrir un ataque cardíaco— sería bueno ver a un médico para examinarse (y lo más probable, tranquilizarse).

Haga contacto. Tómense de las manos mientras conversan. Verán que la conexión física los calma, crea un vínculo imposible de crear con palabras solamente.

Siguiente: Consejos para llevar adelante el acto sexual. »

Tome las cosas con calma. Comience la conversación con palabras cálidas y cariñosas. Hable del amor que siente por su pareja, cuán atractivo o atractiva es, cuánto desea acariciarlo o acariciarla (y ser acariciado o acariciada por él o ella). Cuéntele cómo le gustaría comenzar con caricias y luego darse masajes. Abrazarse cariñosamente por un rato es el primer paso y es fácil de tomar para ambas partes.

Pruebe un masaje. Pruebe con la “concentración sensorial” —una técnica desarrollada por Masters y Johnson en el que cada miembro de la pareja alternativamente acaricia suavemente el cuerpo desnudo de su cónyuge, por delante y por detrás, para que, de esta forma, aprenda nuevamente a tocar y que lo toquen—. A medida que la intensidad de las caricias cambia, cada pareja comparte las sensaciones que disfrutan.  Con este ejercicio no se pretende excitar a la otra persona con caricias en los genitales. El objetivo, más bien, es lograr una experiencia sensual que genera confianza (y comodidad con la interacción física). Lleve a cabo la cantidad de sesiones que necesita para sentirse cómodo junto a su pareja —y con ansias de más—.

Prepare el terreno. Usted podría necesitar comprar un lubricante o humectante vaginal para reparar los tejidos. Posiblemente necesite asesoramiento médico para la disfunción eréctil o problemas con medicamentos. Hay más soluciones para los problemas físicos de los que usted se imagina.

Practique el cortejo. Usted y su pareja coqueteen mutuamente durante el día o cuando salgan a cenar. Hagan comentarios agradables sobre los ejercicios de concentración sensorial. Escuchen música. Vístanse bien. Disfruten de una copa de vino u otra bebida de su agrado. Mantengan un estado de ánimo positivo.

No traten de hacer demasiado. Cuando sientan que están listos para hacer el amor, mantengan las expectativas bajas para eliminar el estrés. Asegúrense mutuamente de que es solamente un comienzo —el encuentro no implica las relaciones sexuales ni los orgasmos—. Recuerde que el propósito principal es disfrutar de nuevo el amor.

Háganlo hasta quedar satisfechos. Esta es la parte divertida: practiquen lo que han aprendido y, ¡no esperen mucho tiempo antes de hacer el amor de nuevo!

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto