Skip to content
 

Mentirillas que pueden dañar su relación de pareja

Este hábito puede afectarlo seriamente.

In English | ¿Alguna vez le ha dicho a su esposo que está terminando un trabajo que le pidieron en la oficina cuando la verdad es que está usando Facebook?

O usted, ¿alguna vez le han dicho a su esposa que la podadora se quedó sin gasolina simplemente porque no tenía ganas de cortar el césped?

Escuche: Experta habla sobre el sexo a los 50.

Hombre con los labios con forma de cremallera - Cómo las mentirillas pueden afectar a las parejas.

Foto: Gems/Getty Images

La mayoría de las personas miente para evitar conflictos en una relación, según la experta.

Si ha pasado por algo similar, no es el único: según una encuesta acerca de las relaciones de pareja, que se llevó a cabo nacionalmente, y que ayudé a realizar, la mayoría de las personas que se encontraban en una relación seria (casados, viviendo juntos u otros tipos de relaciones) — un 75 %— reconoció mentir a su pareja con regularidad.

No hablamos de parejas que tienen conflictos o que están engañando. Hablamos de la falta de honestidad como parte del diario vivir de parejas que parecen estables.

¿No nos podemos llevar bien?

Personalmente quedé asombrada al ver cómo se ha generalizado la costumbre de mentir en las buenas relaciones, y me he puesto a pensar detenidamente en el porqué. Mi conclusión es que la falta de honestidad normalmente tiene raíces en el deseo de evitar enfrentamientos.

Tome en cuenta algunos detalles que informaron los encuestados que dijeron mentir: varios hombres dijeron haber mentido a sus cónyuges cuando se trataba de decir dónde estaban y lo que estaban haciendo. Y no lo hicieron por estar en los brazos de otra mujer. Algunos les dijeron a sus esposas que se encontraban camino a casa, cuando en realidad todavía se encontraban en la oficina trabajando. Otros informaron a sus parejas que pensaban pasar por la ferretería cuando, en realidad, se encontraban con un amigo para disfrutar una cerveza.

¿Son grandes mentiras? No. Pero de todos modos, son mentiras.

Las mujeres también reconocieron haber tergiversado la verdad sobre sus paraderos. Un café con una amiga por una hora en realidad duró toda una tarde —y quizás tomaron algo más fuerte que un café—. Muchas mujeres también confesaron haber mentido acerca del precio de una compra. Tal vez le dijeron al esposo que compraron un vestido "casi regalado" o que su peinado costó la mitad de lo que pagaron realmente.

Supe que la gente miente así porque desea mantener la paz en la relación. Por eso supongo que es posible decir que estas mentiras piadosas no hacen daño —y hasta cierto punto, así es—. Pero lo que me preocupa es que la falta de honestidad puede convertirse muy fácilmente en un hábito. Y las parejas, entonces, se encontrarán mintiendo sobre otras cuestiones más importantes —y eso puede interponerse en las relaciones saludables, que se basan en la comprensión mutua—. Además, algo más importante es que si es completamente sincero con su pareja —esto significa no mentir— tendrá la capacidad de comunicarse profundamente y dar lugar a una verdadera intimidad.

Si ambas parejas pueden establecer lo que es importante en su relación (por ejemplo, no gastar más de la cuenta o no dedicarle demasiado tiempo al trabajo) y cada uno se permite suficiente tiempo y espacio personal, mentirán muchísimo menos. Y el resultado final sería una comunicación y relación mucho más abierta. En vez de evitar los conflictos, enfrentarlos honestamente le permitirá sentir que usted y su pareja han forjado un vínculo fuerte y sólido.

Desde luego todo esto depende de la capacidad de ambos de conversar de manera constructiva. Si uno de los dos es poco razonable o no sabe controlar su ira, una mentira es una manera razonable y comprensible de evitar una situación incendiaria. Pero, ¿no sería mejor atacar los problemas de ira, incluso buscar ayuda de un profesional si fuese necesario?

Reconozco que la vida no es fácil y existen razones complejas por las cuales las personas engañan. Pero vale la pena reflexionar sobre el costo que tienen las mentiras desde el punto de vista de poder mantener una relación íntima, mejor y más sólida. La mejor política es la sinceridad —quizás no siempre, pero este viejo refrán acierta muchas más veces de lo que se equivoca—.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea muestra »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto