Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

7 medicamentos que pueden arruinar su vida sexual

Entérese cuáles causan disfunción sexual.

In English | Muchas personas no lo saben, pero los medicamentos se encuentran entre las causas más comunes que provocan disfunción sexual. Es así que se han llevado a cabo estudios que demuestran que medicamentos prescritos causaron uno de cada cuatro casos de disfunción sexual, y esta cifra podría no reflejar la verdadera dimensión del problema.

Pareja en la cama leyendo el periódico

Dave y Les Jacobs/Getty Images

Consejos que puede consultar si piensa que los medicamentos que toma generan problemas en su vida sexual.

Si su vida sexual no es como usted cree que debería ser —o como era antes—, consulte con su médico, aunque le resulte algo incómodo o vergonzoso plantear el problema. (Si la publicidad que aparece en la televisión es capaz de tocar este tipo de temas en la sala de estar de su casa, seguramente usted podrá abordarlos en el consultorio de su médico). Por lo menos, sirve para descartar si la causa de la disfunción sexual tiene que ver con los medicamentos, antes de pasar por diagnósticos que puedan dar lugar a la prescripción de más medicamentos.

Conozca un informe detallado de los principales tipos de medicamentos que pueden interferir en su vida sexual. Es importante, sin embargo, tomar en cuenta que no debe interrumpir su medicación sin consultar con el médico.

1. Estatinas y fibratos

Por qué se prescriben: Las estatinas y los fibratos se usan para tratar la hipercolesterolemia.

Cómo pueden causar disfunción sexual: Los científicos afirman que es probable que estos medicamentos interfieran con la producción de la testosterona, los estrógenos y otras hormonas sexuales al limitar la disponibilidad del colesterol, un componente esencial para ciertas hormonas. Asimismo, las estatinas pueden causar rabdomiólisis —deterioro del tejido muscular—, responsable del dolor articular y la fatiga.

Una revisión de estudios sobre las estatinas y los fibratos, publicada en el 2002, llegó a la conclusión de que los dos tipos de medicamentos pueden causar disfunción eréctil. Asimismo, se descubrió en un estudio —llevado  a cabo durante seis meses con financiación del Gobierno y publicado en el 2009— que hombres y mujeres que tomaban estatinas informaron mayor dificultad para alcanzar el orgasmo. Además, según el estudio, los niveles de placer sexual de los participantes disminuyeron en forma conjunta con sus niveles de colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad).

Opciones: Si es uno de los tantos millones de estadounidenses mayores sin un diagnóstico de enfermedad coronaria y toma estos medicamentos, pregúntele a su médico sobre la posibilidad de tratar el colesterol que está levemente elevado con una combinación de vitamina B12 (1000 mcg diarios), en presentación sublingual (comprimido que se coloca y se disuelve debajo de la lengua), ácido fólico (800 mcg diarios) y vitamina B6 (200 mg diarios).

2. Antihipertensivos

Por qué se prescriben: Los medicamentos para tratar la hipertensión arterial —existen ocho categorías diferentes— se usan para disminuir la presión dentro de los vasos sanguíneos, de manera tal que el corazón no se exija demasiado al bombear la sangre a todo el organismo.

Cómo pueden causar disfunción sexual: Si bien la hipertensión arterial puede, por sí sola, causar disfunción sexual, algunos estudios demuestran que muchos de los medicamentos que se utilizan para tratar esta enfermedad también pueden causar problemas sexuales. En los hombres, la disminución del flujo sanguíneo puede disminuir el deseo sexual e interferir con la erección y la eyaculación; en las mujeres, puede causar sequedad vaginal, disminución del deseo y dificultades de llegar al orgasmo.

Se ha descubierto que tres tipos de agentes antihipertensivos —diuréticos, betabloqueantes y alfabloqueantes— tienen la mayor incidencia de efectos secundarios sexuales. Algunos diuréticos, por ejemplo, no sólo interfieren con el flujo sanguíneo hacia los órganos sexuales, sino que también incrementan la excreción de zinc del organismo, que es necesario para producir testosterona. Y los betabloqueantes pueden sabotear una vida sexual plena, al menos en tres maneras distintas: al hacer sentir sedados y deprimidos, al interferir con los impulsos nerviosos relacionados con la excitación sexual y al reducir los niveles de testosterona.

Opciones: Consulte con su médico sobre la posibilidad de cambiar su medicación antihipertensiva. En el caso de los pacientes de más edad, los bloqueantes de los canales de calcio a partir de la benzodiacepina son, por lo general, la mejor opción, y se ha demostrado que los medicamentos de este tipo causan menos reacciones adversas que otros antihipertensivos en la actividad sexual.

3. Antidepresivos

Por qué se prescriben: Si bien, los antidepresivos se usan, normalmente, para tratar la depresión, también se prescriben para tratar una serie de trastornos, como los de ansiedad, los alimentarios, el obsesivo compulsivo, el dolor crónico, las secuelas del tabaquismo. Asimismo otros trastornos conducidos por las hormonas, como los cólicos menstruales agudos.

Existen varios tipos de antidepresivos, como los tricíclicos, los inhibidores de monoamina oxidasa (MAOI), los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS), los antagonistas de la dopamina y el litio, entre otros.

Cómo pueden causar disfunción sexual: Los antidepresivos pueden causar problemas en todas las áreas de la función sexual, probablemente al bloquear la acción de tres químicos cerebrales que transmiten señales entre las células nerviosas: la acetilcolina, la serotonina y la norepinefrina.

Las reacciones adversas de la clomipramina (Anafranil), por ejemplo, incluyen la imposibilidad de eyacular (según informa más del 40 % de los hombres que toma este medicamento), la impotencia (según informa al menos el 15 % de los pacientes) y la disminución de la libido (según informa al menos el 18 % de los pacientes). 

Opciones: Consulte con su médico sobre la posibilidad de disminuir la dosis que toma (los efectos secundarios sexuales, regularmente, están relacionados con la dosis) o si, en su caso, podrían funcionar de la misma manera o incluso mejor las terapias que no requieren medicamentos. Quizá usted también quiera analizar si puede cambiar de medicamentos, en especial si es una persona de edad y está tomando uno de los antidepresivos tricíclicos, que se consideran potencialmente inadecuados para las personas mayores.

4. Antipsicóticos

Por qué se prescriben: Los antipsicóticos se usan para tratar la esquizofrenia, el trastorno bipolar y otras patologías psiquiátricas graves. A veces se prescriben los antipsicóticos para tratar la agitación y la depresión, entre otras, sin que su uso esté contemplado en el prospecto para estos casos.

Cómo pueden causar disfunción sexual: Todos los antipsicóticos bloquean la dopamina, un químico cerebral que ayuda a regular las respuestas emocionales y a controlar los centros cerebrales responsables de la gratificación y el placer. Asimismo, aumentan los niveles de la hormona prolactina, que puede causar disfunción eréctil, disminución de la libido y dificultades para llegar al orgasmo. Y, al igual que los antidepresivos, bloquean la acción de la acetilcolina, lo cual, según los científicos, puede causar problemas en todas las áreas de la función sexual.

Ha sido difícil determinar los efectos secundarios que tienen estos medicamentos en la actividad sexual, porque muchas de las patologías psiquiátricas para las que se usan están en sí relacionadas con los problemas sexuales. Sin embargo, en distintos estudios realizados, la incidencia de la disfunción sexual que se relaciona con a los antipsicóticos varía entre un 45 % y un 90 %.

Opciones: Consulte con su médico sobre la posibilidad de reducir la dosis o reemplazar el medicamento antipsicótico. Si le han diagnosticado, a usted o a alguien cercano, uno de estos medicamentos para tratar la depresión o la agitación que se genera por la enfermedad de Alzheimer, consulte con su médico inmediatamente. Los antipsicóticos aumentan el riesgo de muerte en pacientes de edad avanzada que padecen demencia.

5. Benzodiacepinas

Por qué se prescriben: Las benzodiacepinas, comúnmente conocidas como tranquilizantes, se usan para tratar la ansiedad, el insomnio, la agitación y los espasmos musculares, y para prevenir las convulsiones.

Cómo pueden causar disfunción sexual: Se cree que las propiedades sedantes y de relajación muscular de las benzodiacepinas disminuyen el interés sexual, la excitación y la sensación. Las benzodiacepinas también pueden interferir en la producción de la testosterona, una hormona importante para el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres.

Los problemas sexuales más comúnmente relacionados con las benzodiacepinas son la disminución de los orgasmos, el dolor durante las relaciones sexuales, la disfunción eréctil y los problemas de eyaculación.

Opciones: Muchos pacientes que sufren de ansiedad o insomnio leve no necesitan en absoluto de las benzodiacepinas. Y para los trastornos citados (arriba), existen tratamientos alternativos con y sin medicamentos. Por ejemplo, la melatonina en dosis que van desde los tres hasta los diez  miligramos antes de acostarse, a veces ayuda a restablecer patrones de sueño saludables. Las personas de edad avanzada no tienen que tomar difenhidramina (Benadryl) ni ningún somnífero cuyo nombre termine en “PAM”. Consulte con su médico.

6. Bloqueantes H2

Por qué se prescriben: Los bloqueantes H2, también denominados antagonistas del receptor H2, se usan para tratar los trastornos gastrointestinales, entre ellos, la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE), las úlceras gástricas, las úlceras pépticas y la esofagitis erosiva.

Cómo pueden causar disfunción sexual: Cuando se toman dosis altas de los bloqueantes H2 se y por un tiempo prolongado, pueden causar impotencia (así como también aumento de las mamas en los hombres).

La cimetidina (Tagamet) está relacionada con una serie de efectos secundarios de tipo sexual en comparación con otros bloqueantes H2, como la ranitidina (Zantac), la famotidina (Pepcid) y la nizatidina (Axid). Los efectos secundarios de la cimetidina incluyen disminución de la libido, disminución del recuento de espermatozoides y disfunción eréctil.

Opciones: Si usted está tomando un bloqueante H2 para tratar la enfermedad de reflujo gastroesofágico u otros problemas de reflujo —y los bloqueadores H2, con excepción de la cimetidina, son el tratamiento que se prefiere para las personas de edad—, pueden ser de ayuda los cambios en su dieta y hábitos de sueño. Algunos de mis pacientes me comentaron que lograron aliviar los síntomas tomando, en el transcurso de un día, un remedio casero preparado con vinagre de manzana y miel (una cucharada de cada uno en un vaso de agua), junto con melatonina por la noche.

7. Anticonvulsivos

Por qué se prescriben: Los anticonvulsivos normalmente se usan para controlar las convulsiones epilépticas. También se prescriben para tratar ciertos tipos de dolor crónico, como el dolor neuropático y las migrañas, aunque no se hayan desarrollado para ese fin. Asimismo, los anticonvulsivos se usan cada vez más para tratar el trastorno bipolar, aunque este uso no está contemplado en el prospecto.

Cómo pueden causar disfunción sexual: Algunos estudios han demostrado que estos medicamentos pueden disminuir los niveles de testosterona, lo que puede reducir el deseo sexual e interferir con la excitación (problemas de erección en el caso de los hombres y problemas de lubricación en el caso de las mujeres). También pueden afectar la capacidad de llegar al orgasmo.

Opciones: Algunos de los nuevos anticonvulsivos como la gabapentina (Neurontina) y el topiramato (Topamax) puede que causen menos efectos secundarios que los medicamentos más antiguos, como la carbamazepina (Tegretol) y la fenitoína (Dilantin). Consulte con su médico si sería conveniente para usted cambiar la medicación.

“Consulte al farmacéutico” es una columna a cargo de Armon B. Neel Jr., PharmD, farmacéutico geriátrico, en colaboración con el periodista Bill Hogan. Ambos son coautores de Are Your Prescriptions Killing You? (¿Lo están matando sus medicamentos?), que se publicará en el mes de julio por Atria Books.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO