Skip to content
 

Cómo conseguir lo que desea sexualmente

La satisfacción comienza cuando uno habla de sus deseos.

In English | Conozco a hombres y mujeres que no les gusta algo que su pareja hace en la cama. Pero nunca hablan de eso. También conozco a hombres y mujeres que les gusta —o creen que les gustaría— algo que no hace su pareja en la cama. Pero, nunca hablan del tema.

Ver también: 6 maneras de lograr relaciones sexuales fantásticas.

Por eso es que siempre los exhorto a que se comuniquen. Cuando cada persona se siente libre de exteriorizar sus deseos en una relación, las ideas de ambos compañeros respecto a las rectificaciones —o adiciones— sexuales se pueden expresar sin poner en peligro la unión. Algunas de estas ideas se aprobarán, se pondrán en práctica o simplemente se aventurarán una o dos veces. Otras ni siquiera se considerarán como posibilidades a probar debajo las sábanas. Pero la honestidad del ejercicio probablemente fortalecerá la intimidad y el amor que siente la pareja.

¿Cuáles son los hábitos de los que más temen hablar las personas? Seamos realistas.

1. Algo que desean cambiar
Normalmente esto es algo básico: no le besan como deseara que le besaran, o su pareja es muy brusco con ciertas partes de su cuerpo, o le aplasta contra el colchón.

Si esta es su situación, tendrá que proceder con cuidado. Elija un momento tranquilo que no sea íntimo o sexual para explicar que realmente desea probar otra forma de besar o acariciar u otra posición sexual. Tenga cuidado al expresarse. Unas cuantas ideas:

"Últimamente he tenido fantasías con besos profundos y apasionados; ¿podríamos probar besarnos de esa manera?"

"Quisiera probar algunas nuevas maneras de equilibrar tu peso".

Hágalo parecer como algo que les divertiría probar —algo que ambos pueden innovar juntos—. Posiblemente necesite especificar clínicamente lo que desea: "Pon la mano precisamente aquí… ahora presiona más suavemente… ¡sí, exactamente!" Con un poco de valor y mucho ánimo, usted puede conseguir exactamente lo que desea sexualmente. Ah, ¿y cuando lo consiga? Demuestre todo su aprecio. Una excitación intensa, ruidos que dan luz verde para continuar, abrazos y besos agradecidos.

Pareja sentada en su cama - Acercarse a su pareja acerca de los problemas íntimos requiere confianza, ánimo y delicadeza.

Foto: Getty Images

Hable de sus deseos más profundos cuando se trata de sexo.

2. Algo que desean probar
Esta próxima conversación es más difícil. Si no tienen lugar ciertas prácticas, probablemente se debe a que su pareja no desea hacerlas. Los actos que se faltan pueden ser cualquier cosa, por supuesto, pero normalmente se trata del sexo oral o anal. Es necesario que le pregunte a su pareja por qué no desea tomar parte en la actividad que desea usted. Espere cualquiera de las siguientes respuestas: es doloroso; es vulgar o degradante; creo que no sería placentero para mí; simplemente no me entusiasma.

Entonces le incumbe a usted examinar —y posiblemente contraargumentar— estos inconvenientes. Algunos ejemplos: "¿Qué tal si ambos nos bañamos primero y nos acostamos bien limpios? ¿Te parece leer este libro sobre esa práctica a ver si cambias tu manera de verlo? (Posiblemente sea más placentero si ambos aprendemos a hacerlo como es debido). ¿Qué tal si vemos esta película para adultos a ver si nos parece más erótico después de verla? ¿Qué puedo hacer para que te parezca más erótico?"

Con frecuencia, las opiniones de las personas sobre los temas tabúes se suavizan. Si encuentra la manera de lograr que el comportamiento deseado excite a ambos, posibilitará su exploración —o quizás simplemente otra oportunidad para probarlo de nuevo—.

Siguiente: Cómo explorar ideas inusuales. »

3. Algo que nunca han confesado
Es probable que existan ciertas prácticas que usted o su pareja deseen probar. Pero usted siempre pensó que era pasarse de la raya, y nunca trató el tema. En una relación saludable debería ser posible contemplar ideas inusuales, aunque nunca se vuelvan realidad. Comportamientos habituales dentro de esta categoría incluyen el sadomasoquismo, el uso de juguetes sexuales, juegos de rol, tríos sexuales y parafilias (fetiches tales como vestirse con ropa del sexo opuesto, o de látex, vinilo o cuero).

Sin duda, muchas de estas prácticas exigen mucho de su pareja. Aun así, estas fantasías son sorprendentemente comunes. Aunque la novela Cincuenta sombras de Grey es una obra de ficción, muchas parejas de hecho a la hora de acostarse incorporan a su rutina un tipo de "sadomasoquismo ligero" una vez que un miembro de la pareja sinceramente lo solicite. Esto puede incluir atarse a la cama, darse azotes, tomar roles de dominación o sumisión en el dormitorio, y muchas otras sombras adicionales.

Hacer el papel de travestí (como por ejemplo, vestirse con ropa del sexo opuesto) o participar en actos que no sean monógamos (como incluir a una tercera persona en la cama con ustedes dos), son actos que la mayoría de las personas no acepta. Al mismo tiempo, coquetear con estas fantasías —mirar una película de adultos en el que se destaca un triángulo sexual, por ejemplo— los puede hacer sentir más íntimos. Con su pareja, usted ya ha desnudado su cuerpo y alma; si disfrutan de una relación sólida y de confianza, ahora debe ser posible desnudar sus pensamientos.

Nota: Algunas fantasías deben quedarse precisamente como eso; no se debe presionar a nadie para que haga algo sobre el que tiene fuertes dudas éticas. Pero entender la psique de cada uno puede resultar ser muy amoroso —y muy erótico—.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto