Skip to content
 

Tito Rodríguez, el inolvidable

El cantante, compositor y percusionista boricua dejó un legado imborrable en la música afrocaribeña.

Tito Rodríguez

Michael Ochs Archives / Stringer / Getty Images

Tito Rodríguez fue uno de los grandes exponentes del mambo, el bolero y la salsa.

Lo llamaban “El Inolvidable” por el bolero que lo hizo famoso. Pero el apodo de Tito Rodríguez refleja también su lugar de honor dentro de la música afrocaribeña. Es difícil imaginar al mambo, el bolero y la salsa sin este virtuoso cantante, compositor y percusionista puertorriqueño que vivió solamente 50 años y sin embargo logró crear un legado descomunal.

Pablo Rodríguez Lozada nació un 4 de enero de 1923 en Santurce, Puerto Rico. Empezó a cantar con grupos desde su adolescencia y en 1939, luego del fallecimiento de sus padres, decidió trasladarse a Nueva York, donde su hermano mayor, Johnny, se desempeñaba como músico. Tito llegó a la gran ciudad en un momento ideal, cuando una serie de agrupaciones integradas por cubanos y puertorriqueños comenzaban a fusionar los sonidos tropicales que sacudirían a la música.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Con el pasar de los años, se asoció con importantes músicos como Xavier Cugat, el pianista Noro Morales y José Curbelo. En la orquesta de este último se encontraría con su futuro rival artístico, un ambicioso percusionista llamado Tito Puente. En 1946, mientras se presentaba con Curbelo en el club nocturno China Doll, Rodríguez conoció a una hermosa corista de padres japoneses llamada Takeko “Tobi Kei” Kunimatsu. Se casaron y permanecieron juntos hasta la muerte del cantante. Tuvieron dos hijos.

En 1947, Rodríguez cumple su sueño de lanzar su propia orquesta como solista. Firma contratos con los sellos Tico y RCA, convirtiéndose en uno de los pilares del mambo y el cha cha chá. Durante el apogeo del mambo, la orquesta de Tito Puente se convierte en rival principal de la agrupación de Rodríguez. Este graba divertidísimas canciones como “El sabio” y “Avísale a mi contrario”, que parecen estar dirigidas a su enemigo favorito. Cuando se presentaban en el mítico club nocturno Palladium, el empresario Maxwell Hyman se veía obligado a colocar los nombres de ambos a la misma altura en el cartel que los promocionaba, para evitar la ira de los artistas.

Al comienzo de los años 60, Rodríguez firma contrato con United Artists y lanza los mejores discos de su carrera. From Tito Rodríguez With Love explora el bolero clásico, con suntuosos arreglos de cuerdas. Es el LP que incluye “Inolvidable”, pero también otras joyas como “Llanto de luna” y “Embrujo antillano”.

A pesar de esos éxitos, en 1966, una serie de problemas financieros y disputas inspiran al cantante a disolver su orquesta y trasladarse a Puerto Rico. Es ahí que le encarga al arquitecto Ángel Avilés Negrón —hermano del cantante principal de Los Panchos— que le construya una casa en formato de pagoda japonesa, como homenaje a su adorada esposa. En la isla del encanto, conduce el programa televisivo El Show de Tito Rodríguez, con invitados de lujo como Sammy Davis Jr., Tony Bennett y Eddie Palmieri, entre otros.

Luego de experimentar problemas de salud, viaja a Londres en 1970 para someterse a pruebas médicas. Mientras espera en la capital inglesa, graba con músicos locales y el prestigioso arreglista Sydney Dale temas que aparecerían en el LP Inolvidable (1971). Los resultados de las pruebas revelan que Tito padece de leucemia, pero insiste en que la noticia no sea divulgada a la prensa.

En 1972, Rodríguez celebra su 25º. aniversario como solista con un concierto en el club nocturno El Tumi de Lima, Perú. Afortunadamente, decide grabar la presentación para lanzarla como su último disco en vivo. Es quizás el momento más conmovedor en la discografía del cantante. El 2 de febrero de 1973, Tito Rodríguez se despide de los escenarios por la puerta grande, presentándose junto a la orquesta de Machito (el tercer gigante de los días del Palladium) en el Madison Square Garden. El 28 de ese mes, falleció en un hospital de la Florida, en los brazos de su esposa. A petición del cantante, sus restos fueron trasladados a Puerto Rico.

Quizás el significado más importante de Tito Rodríguez sea su habilidad para resumir la elegancia y liviandad que definen al estilo puertorriqueño dentro en la música tropical. En 1976, el primer disco de estudio de la legendaria Fania All Stars fue un tributo al cancionero de Tito, con cantantes como Cheo Feliciano, Héctor Lavoe y Rubén Blades interpretando sus mejores éxitos.  Y es que su destreza interpretando tanto material bailable como canciones de amor marcó un antes y un después para el género tropical.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.