Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

11 maneras de mimarse el cuello

Consiéntelo, protégelo y lleva con orgullo la cabeza en alto.


spinner image Una mujer con la barbilla levantada disfrutando del aire libre.
WESTEND61/GETTY IMAGES

Nadie se fija mucho en su cuello. Pero de repente, un día te levantas y te das cuenta de que tienes un poco de piel descolgada debajo del mentón, y te asustas. Empiezan a formarse las líneas circulares, aparecen las bandas o cuerdas verticales en el cuello y antes de que te des cuenta, examinarte el cuello (y esconderlo) se ha convertido en una obsesión. Si a ti también te pasa, ¡no agaches la cabeza! Hay una manera mejor de lidiar con esto; de hecho, hay 11 maneras. Te enseñamos cómo hacer que el cuello se convierta en tu mejor aliado.

spinner image (De izquierda a derecha) Annette Bening, Iman y Lauren Hutton.
(De izquierda a derecha) Annette Bening, Iman y Lauren Hutton.
Mike Marsland/WireImage; Michael Loccisano/WireImage; Dia Dipasupil/Getty Images

1. Da gracias a tu cuello por ser único e inspirador.

Considera lo siguiente: el cuello soporta cada día el peso del cráneo y el cerebro, 10 libras, y aloja partes tan necesarias de nuestro organismo como la laringe y la tiroides. Pero el cuello perfecto no existe. Al igual que sucede con la nariz, los pechos y las manos, el cuello de cada persona tiene una forma única y va cambiando con la edad. Todo influye: los genes, la gravedad, el proceso natural de envejecimiento o el daño solar acumulado con el paso del tiempo, pero ni la cirugía cosmética puede modificar la longitud o la anchura del cuello. Estas son para siempre. Fíjate en los distintos cuellos de mujeres de más de 50 años para contemplar nuestra diversidad y disfruta de tu propia individualidad.

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

spinner image (De izquierda a derecha) Susan Sarandon, Patti LaBelle y Diane Keaton.
(De izquierda a derecha) Susan Sarandon, Patti LaBelle y Diane Keaton.
Dia Dipasupil/Getty Images; Noam Galai/Getty Images; Vera Anderson/WireImage

2. Haz de las prendas de cuello alto ajustado un básico en tu estilo, no una excusa.

De acuerdo, el cuello alto disimula, pero es también una manera de resaltar tu cuello con clase. Los cuellos altos de color negro tienen el mismo efecto que los pantalones negros estrechos: disimulan tu talla y logran una figura más esbelta. Desde suéteres elásticos de punto hasta leotardos, los cuellos altos que sientan mejor son ligeros, ajustados y se acomodan de manera natural al cuerpo. Al igual que la chaqueta de cuero negra, el cuello alto negro es siempre una prenda actual y añade un toque de estilo, fácilmente combinable tanto de día como de noche. Compra varios modelos y conviértelos en parte de tu estrategia para disimular el cuello.

spinner image Sissy Spacek, Oprah Winfrey y Renee Zellweger.
(De izquierda a derecha) Sissy Spacek, Oprah Winfrey y Renee Zellweger.
Kena Betancur/AFP via Getty Images; Zach Pagano/NBC/NBCU Photo Bank via Getty Images; JB Lacroix/ Getty Images

3. Un suéter con cuello en V siempre te queda bien.

No tienen nada de malo los otros escotes, pero el cuello en V es infalible. Se trata, por supuesto, de una cuestión óptica, pero la forma inversa del triángulo y la punta hacia abajo dejan al descubierto más piel desde el mentón hasta el pecho, que crea la ilusión óptica de un cuello más largo. Sin un corte brusco en la base de la garganta (como sucede en los cuellos redondos más estrechos, los más anchos o en las blusas abotonadas), el cuello gana pulgadas de piel suave. Cualquier cuello en V sienta bien —estrecho, ancho, alto o bajo—, pero hazte un favor: no dejes que se te vea mucho escote (los escotes muy pronunciados pasados los 50 años son vulgares). Puedes también desabotonarte o bajarte la cremallera de cualquier camisa para crear esa V, o simplemente dejar que un blazer o un vestido cruzado que cae o se coloca de manera natural con esa V tome las riendas. Atrévete a levantar el cuello de las camisas: se logra un efecto más acentuado de esa V y da una mayor presencia a todo el cuello.

spinner image (De izquierda a derecha) Alfre Woodard, Molly Ringwald y Jamie Lee Curtis.
(De izquierda a derecha) Alfre Woodard, Molly Ringwald y Jamie Lee Curtis.
Amy Sussman/Getty Images; Jason Mendez/Getty Images; Amanda Edwards/WireImage

4. Opta por un cuello tipo bote.

Este elegante escote es otra manera de realzar el cuello. En vez de dejar al descubierto la piel en un plano vertical como lo hace el cuello en V, el cuello tipo bote expone la piel en el plano horizontal al dejar descubiertas la clavícula y la piel en ambos lados del cuello. Este triángulo imaginario, con el bote de base y el mentón de parte superior, alarga y hace más esbelto el cuello. El cuello tipo bote es una alternativa moderna al cuello redondo y es fácil encontrarlo en todo tipo de prendas: desde nuestras camisetas a rayas con estilo marinero hasta en suéteres y vestidos.

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

spinner image (De izquierda a derecha) crema hidratante Regenerist Collagen Peptide 24 Hydrating Moisturizer de Olay; crema hidratante reparadora Toleriane Double Repair Face Moisturizer SPF 30 de La Roche-Posay; y crema de triple acción Lift & Luminate Triple Action Night Cream de No7.
(De izquierda a derecha) crema hidratante Regenerist Collagen Peptide 24 Hydrating Moisturizer de Olay; crema hidratante reparadora Toleriane Double Repair Face Moisturizer SPF 30 de La Roche-Posay; y crema de triple acción Lift & Luminate Triple Action Night Cream de No7.
CVS; Target (2)

5. Mímate el cuello con cremas faciales.

Al contrario de lo que sucede con la cara, solemos descuidarnos el cuello hasta que nos damos cuenta de lo inevitable. Para entonces, la piel seca y fina del cuello ya ha perdido colágeno y elastina, y tiene una textura de aspecto arrugado, con líneas y manchas marrones. Esta es la señal de que necesitas empezar a tratar el cuello como una prolongación del rostro, y no del cuerpo. Límpiate, hidrátate y sigue una rutina para protegerte del sol cada día, tanto por la mañana como por la noche. Puesto que los ingredientes que se sabe que funcionan para el cuidado del rostro —ácido hialurónico, péptidos, ceramidas, manteca de karité y niacinamida— funcionan para el cuello, no corras a comprar otra crema para el cuello. Las cremas para cuello funcionan, pero contienen los mismos ingredientes, así que ¿por qué no ahorrarte unos dólares? Deja que las cremas como Regenerist Collagen Peptide 24 Hydrating Moisturizer de Olay ($39, cvs.com), Toleriane Double Repair Face Moisturizer SPF 30 de La Roche-Posay ($20, target.com) o Lift & Luminate Triple Action Night Cream de No7 ($23, target.com) te mimen el cuello y el rostro con todos sus beneficios con efecto hidratante, reafirmante y rellenador.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >
spinner image (De izquierda a derecha) crema hidratante con color Clean Corrective Tinted Moisturizer with Vitamin C SPF 30 de Honest Beauty; loción hidratante con color Tinted Moisturizing Lotion with SPF 30 de C’est Moi; y crema hidratante perfeccionadora Tinted Moisturizer Natural Skin Perfector de amplio espectro de Laura Mercier.
(De izquierda a derecha) crema hidratante con color Clean Corrective Tinted Moisturizer with Vitamin C SPF 30 de Honest Beauty; loción hidratante con color Tinted Moisturizing Lotion with SPF 30 de C’est Moi; y crema hidratante perfeccionadora Tinted Moisturizer Natural Skin Perfector de amplio espectro de Laura Mercier.
Target (2); Sephora

6. Ponte maquillaje en el rostro y el cuello.

Con frecuencia, nuestro rostro no combina con el cuello. Puede que el cuello sea más oscuro o aparente estar maltratado por el sol, sobre todo si solo has sido cuidadosa al protegerte del sol en el rostro. Aplicar en el rostro crema hidratante con color, un corrector de color (crema CC) o un bálsamo para las imperfecciones (crema BB) y difuminarlo ligeramente también por el cuello (y la parte superior del pecho, si este queda expuesto) es una manera de conseguir un aspecto más uniforme y una protección diaria. Busca que el acabado tenga un tono lo suficiente cálido e intenso como para que no se note el contraste entre el rostro, la línea del mentón y el cuello. Combinar productos que den luminosidad y el tono natural de estos maquillajes suaves para rostro es como usar medias finas (te acuerdas de ellas, ¿verdad?). Los maquillajes naturales como el Clean Corrective Tinted Moisturizer with Vitamin C SPF 30 de Honest Beauty ($22, target.com), el Tinted Moisturizing Lotion with SPF 30 de C'est Moi ($16, target.com) o el Tinted Moisturizer Natural Skin Perfector Broad Spectrum SPF 30 de Laura Mercier ($47, sephora.com) tapan las manchas a la vez que añaden algo de color y una protección de FPS 30.

spinner image Una mujer realizando una pose de yoga.
Una mujer realizando una pose de yoga.
Jose Luis Pelaez Inc/DigitalVision/Getty Images

7. Haz estiramientos de cuello para conservar su flexibilidad.

El cuello se compone de siete vértebras y unos 26 músculos. Pregunta a cualquier quiropráctico. Con el paso del tiempo, las almohadillas que separan las vértebras entre sí se van deteriorando y lo mismo le va sucediendo a tu flexibilidad articular. Preservar la fuerza y la movilidad en el cuello te da una apariencia armoniosa y sana. Quieres poder girar la cabeza y tirarla hacia atrás al reír a carcajadas, ¿no es así? El yoga, con sus posturas y estiramientos, ayuda a mejorar la flexibilidad, destensar las cervicales y a aliviar la distensión muscular en la parte superior de la espalda (van de la mano); igual de efectivos son los ejercicios con movimientos circulares de los hombros y las rotaciones de cabeza. Adquiere el hábito de estirar un poco cada día. Habla también con tu médico sobre la pérdida ósea, que es un problema habitual entre las mujeres mayores de 50 años, los suplementos de calcio y otras soluciones para la osteoporosis.

spinner image Una mujer durmiendo en una cama.
Una mujer durmiendo en una cama.
B2M Productions/DigitalVision/Getty Images

8. Cambia de almohada y de bolso.

Cuanta menos carga tenga que soportar el cuello, mejor. Da igual que duermas de lado, boca abajo o bocarriba, la almohada debe darte el apoyo necesario para la posición en la que estés. Si se te dobla o gira el cuello en la almohada, estás fomentando que te salgan arrugas y tengas el cuello rígido al despertarte. Si bien las fundas de almohada de seda ayudan a minimizar las arrugas que te quedan marcadas en el rostro, busca las almohadas con un diseño ergonómico adaptable para conseguir un mejor alineamiento del cuello mientras duermas. Seguimos ahora con el bolso. Un bolso de hombro o una bolsa que pesen pueden afectar tu postura y ocasionarte más dolor cervical. Por lo menos, procura no llevar mucho peso y deja los objetos más pesados, como esa bolsa de monedas y el kit de maquillaje completo, en casa. Puedes ir cambiando de lado cuando lo lleves colgando del hombro, pero la solución ideal es cambiar a un delicado bolso cruzado o una mochila moderna para una mejor distribución del peso.

spinner image (De izquierda a derecha) Patti LuPone, Martha Stewart y Joan Baez.
(De izquierda a derecha) Patti LuPone, Martha Stewart y Joan Baez.
Walter McBride/Getty Images; Frazer Harrison/Getty Images; Rich Fury/Getty Images

9. Juega con los pañuelos y los collares.

Estamos de suerte. Justo cuando hemos acaparado con todas las existencias de perlas, collares y pañuelos, el cuello está listo para lucir adornos y presumir. Los pañuelos largos nunca fallan cuando se trata de estilizar y favorecer, así que déjalos que luzcan su estilo roquero o póntelos alrededor del cuello anudados a un lateral a modo de camuflaje. Las perlas, especialmente los collares de varias vueltas le dan al cuello un aspecto moderno, pasada una cierta edad, gracias a su capacidad luminosa de reflejar luz. Al igual que sucede con la sombra de ojos marrón, es casi imposible excederse con las perlas. Póntelas. Desde exuberantes collares de cuentas hasta collares tipo babero, los collares llamativos son una distracción para los ojos o bien un adorno festivo. No importa lo que esté de moda y lo que no, ponte un collar y la gente solo tendrá ojos para tu estilo, y no para tu cuello.

spinner image (De izquierda a derecha) Cate Blanchett, Catherine O'Hara y Vanessa Williams.
(De izquierda a derecha) Cate Blanchett, Catherine O'Hara y Vanessa Williams.
Marilla Sicilia/Archivio Marilla Sicilia/Mondadori Portfolio via Getty Images; Toni Anne Barson/WireImage; Michael Tran/FilmMagic

10. Haz que el cabello y el cuello se lleven muy bien.

El cuello y el cabello deben ir mano a mano. A veces, nos fijamos en nuestro peinado solo desde la perspectiva del rostro. Eso es un error, puesto que el cabello desempeña un papel importante a la hora de hacer lucir el cuello. Por ejemplo, una melena larga en la que caiga el cabello justo por encima de los hombros puede suavizar el efecto de las líneas y las cuerdas o bandas verticales del cuello, mientras que unas cuantas capas largas pueden ocultar un mentón que ha perdido definición y las manchas. Un corte que caiga entre la clavícula y el mentón (conocido en inglés como "long bobs" o "lobs") o las clásicas melenas a la altura del mentón solucionan nada menos que tres problemas de cuello: te alargan el cuello gracias al espacio que hay entre los hombros y las puntas del corte de cabello, esconden el doble mentón o papada con su forma pendular y dan un toque de definición para contrarrestar la piel laxa, las arrugas o la flacidez. Acuérdate de que la gente te ve a ti y te ve el cuello desde todos los ángulos, incluidos la espalda y los laterales. Así pues, si tienes el cabello corto o lo llevas recogido, no pierdas de vista la nuca ni el cuello por los motivos que hemos presentado anteriormente.

spinner image Una mujer en una videollamada en su teléfono celular.
Una mujer en una videollamada en su teléfono celular.
Flashpop/Stone/Getty Images

11. Párate, camina y siéntate con la espalda recta.

Pasada una cierta edad, la postura lo es todo cuando hablamos del cuello. Por eso, este nuevo hábito diario de bajar la mirada e inclinar la cabeza hacia delante cuando usamos el teléfono celular y la computadora portátil no ayuda. De hecho, este "cuello tecnológico" es el culpable de que aparezcan desde arrugas en el cuello hasta papadas, y que tengamos un mal alineamiento de la parte superior de la columna vertebral. Haz un esfuerzo consciente para subir el teléfono celular a la altura de la cara o cómprate unos auriculares inalámbricos, intenta estar parada en las llamadas de Zoom, o también puedes comprar una base para la computadora portátil y mira recto a la computadora.

spinner image La Dra. Jennifer Levine hace una demostración de Ultherapy en la fiesta previa a la final de Secrets And Wives with Ultherapy el 20 de julio de 2015 en la ciudad de Nueva York.
La Dra. Jennifer Levine hace una demostración de Ultherapy en la fiesta previa a la final de Secrets And Wives with Ultherapy el 20 de julio de 2015 en la ciudad de Nueva York.
Brian Ach/Getty Images for EvolveMKD

Por último: piensa en la opción de los procedimientos no invasivos y no en una cirugía.

Algunas mujeres sueñan con una cirugía de estiramiento cervical. Tengo que decirte algo: la incisión, succión y tensión en una cirugía de estiramiento cervical es costosa (aproximadamente $10,000), complicada (pruebas previas a la cirugía, anestesia, cargos hospitalarios o de quirófano) y dolorosa (cicatrización posquirúrgica, inflamación, cicatrices y entumecimiento). Si no te puedes sacar la idea de la cabeza, consulta con un experto dermatólogo especialista en cosmética e infórmate sobre los procedimientos que se realizan en el consultorio sin necesidad de pasar por el quirófano. Las tres opciones que hay que tener en cuenta son el Botox para disminuir las bandas o cuerdas verticales y mejorar el exceso de piel debajo del mentón, las inyecciones de Kybella para eliminar las células de grasa y el doble mentón, y la Ultherapy, una técnica de ultrasonido que tensa la piel laxa del cuello.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?