Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

¿Puedes adivinar cuál es la mejor comedia de situación en la historia de la televisión?

Primero, nuestro crítico enumeró las 25 mejores comedias de situación jamás realizadas. Luego, las clasificó.

Fotos del reparto de los programas The Jeffersons, Seinfeld y The Office.

CBS via Getty Images; Chris Haston/NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images; Mitchell Haaseth/NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images

(De izquierda a derecha) Sherman Hemsley e Isabel Sanford en "The Jeffersons", Jason Alexander, Michael Richards, Julia Louis-Dreyfus y Jerry Seinfeld en "Seinfeld" y Steve Carell en "The Office".

In English

Al igual que las telenovelas y los programas de concursos, la comedia ha existido desde el nacimiento de la televisión en blanco y negro con antenas de orejas de conejo. Lo mejor del género tiende a centrarse en familias conflictivas o lugares de trabajo disfuncionales. La mayoría de las veces, son ráfagas desechables de media hora de situaciones chirriantes seguidas de chistes predecibles. Pero de vez en cuando, un programa logrará algo divertido y original. Es ahí cuando las comedias de situación se convierten en algo más que simples programas para matar el tiempo; se convierten en arte.

Las series de esta lista, desde I Love Lucy (lanzada en 1951) hasta Curb Your Enthusiasm (¡todavía en producción!), todas definieron, redefinieron, revolucionaron e incluso trascendieron el arte de la comedia de situación. Ahora, en la era de la transmisión en directo, no es necesario girar el dial de la televisión y esperar encontrar programas en redifusión a altas horas de la noche. Estas series están disponibles en línea para ver por transmisión directa cuando lo desees, un verdadero tesoro escondido si alguna vez hubo uno.

Pero vamos a dar nombres: desde 1950 hasta ahora, ¿cuáles han sido las mejores de las mejores comedias de televisión? Echa un vistazo a esta lista altamente subjetiva (pero profundamente ponderada) de las mejores comedias de televisión de todos los tiempos, clasificadas desde la número 25 hasta la número 1. Que empiecen las risas grabadas. 

Algunos enlace en inglés

 

​​25: Everybody Loves Raymond (1996–2005)

El cómico de voz nasal, Ray Romano, dio forma a su rutina de comediante sobre un marido suburbano despistado, un padre manipulado e hijo sofocado por sus insoportables padres entrometidos en una de las medias horas más confiables de los 1990, una década que se conocería como la segunda Era Dorada de la comedia. Sin duda la estrella del programa, Romano, era la mayoría de las veces el contraste de su —por lo general— acertada esposa (Patricia Heaton), su gruñón hermano que competía constantemente por el favor de sus padres (Brad Garrett) y, por supuesto, su madre y su padre maravillosamente sofocantes (interpretados a la perfección por Doris Roberts y Peter Boyle).

Dónde verla: Everybody Loves Raymond, en Peacock​

24: The Jeffersons (1975–1988)

Uno de los muchos éxitos derivados de la fábrica de Norman Lear de All in the Family, esta innovadora serie de CBS sobre una familia afroamericana con movilidad ascendente presentó un nuevo tipo de experiencia negra en la pantalla chica años antes de la llegada de The Cosby Show. En el papel de George Jefferson, el malhumorado tintorero de baja estatura de Manhattan, Sherman Hemsley es una espiral de inseguridad que se esconde debajo de su tempestuosa arrogancia. Ya sea que lo ponga en su lugar su amada esposa Weezy (Isabel Sanford), su insubordinada ama de llaves (Marla Gibbs) o sus vecinos "honky" y "Oreo", George es el clásico hombre que (divertidamente) ruge al mundo con el fin de justificar su lugar en él.

Dónde verla: The Jeffersons, en Starz​

23: The Odd Couple (1970–1975)

Adaptada de la obra clásica de Neil Simon protagonizada por Walter Matthau y Art Carney, y más tarde, una película igualmente fantástica con Matthau y Jack Lemmon, la comedia de compañeros de cuarto disparejos de ABC nos hizo reír a carcajadas gracias al obsesivo y quisquilloso Tony Randall, Felix Unger y el desorden andante Oscar Madison de Jack Klugman. Este es un caso en el que los opuestos definitivamente no se atraen. Pero en el fondo, debajo de sus apariencias de pulcro versus desordenado, estos hombres divorciados encuentran una especie de armonía y comprensión reticentes que nunca lograron con sus esposas que hace tiempo se fueron. Es decir, cuando no se están volviendo locos el uno al otro.

Dónde verla: The Odd Couple, en HuluParamount+​

22: Will & Grace (1998–2006; 2017–2020)

Eric McCormack es Will, un abogado bien vestido; Debra Messing es Grace, una directora de interiores un poco chiflada. Él es gay, ella es heterosexual y son mejores amigos. Añaden especias a la mezcla Megan Mullally como la adinerada (y adicta al alcohol) Karen, y Sean Hayes como el extravagante y orgulloso Jack. Esta comedia de NBC se sintió revolucionaria cuando debutó en 1998, y no es exagerado decir que desempeñó un papel importante en promover los derechos de los homosexuales en Estados Unidos, incluida la legalización del matrimonio homosexual. Más allá de eso, sin embargo, el programa fue (y sigue siendo) un montón de apuntes dignos de Noel Coward.

Dónde verla: Will & Grace, en Hulu​


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


21: Black-ish (2014–Present)

Una de las mayores quejas que puedes presentar contra la comedia de situación televisiva es que siempre ha sido un club exclusivo para blancos. Eso finalmente comenzó a cambiar durante la era de Obama, gracias en parte al éxito de esta creación de Kenya Barris; una comedia familiar semanal que casi siempre da en el blanco del humor y la actualidad. Anthony Anderson y Tracee Ellis Ross se lucen a la cabeza del elenco del programa como unos esposos exitosos y felizmente casados a quienes les preocupa que su familia no sea "lo suficientemente negra" para nuestro complejo momento en la historia. Es probable que esto haga que la serie suene más pesada de lo que es, pero su resonancia radica en la habilidad con la que equilibra su momento oportuno con tonterías más tradicionales.

Dónde verla: Black-ish, en Hulu​

NO TE PIERDAS ESTO: Las 10 mejores comedias originales de Netflix, por orden de clasificación

20: Sex and the City (1998–2004)

Los críticos de televisión y los expertos en cultura pop siempre señalan The Sopranos como el programa que convirtió a HBO en una potencia de programación original, pero Carrie Bradshaw y compañía merecen la misma cantidad de crédito. Como columnista sexual de Manhattan y de mucha actividad romántica, Sarah Jessica Parker convierte los juegos de citas románticas habituales de las comedias en antropología urbana junto con sus tres mejores amigas: la remilgada Charlotte (Kristin Davis), la tensa Miranda (Cynthia Nixon) y la hambrienta de sexo Samantha (Kim Cattrall). Sex and the City puede parecer un poco pasada de moda en el 2021, pero en el cambio de milenio cada episodio era una dosis de verdades sobre temas tabú.

Dónde verla: Sex and the City, en HBO Max​

19: Veep (2012–2019)

Si eres una de las estrellas de la mejor comedia de situación de los 90, ¿qué puedes hacer si la audiencia te pide que regreses al escenario? Bueno, si fueras Julia Louis-Dreyfus, seguirías después de Seinfeld con esta mirada profana detrás de la cortina del poder estadounidense. Como titular del trabajo más ingrato de la política, Louis-Dreyfus interpreta a la vicepresidenta Selina Meyer, una mujer que enmascara su propio sentido de impotencia con insultos fulminantes y elaboradamente inventivos que dispara contra su personal y sus rivales como si sostuviera una ametralladora. Creada por Armando Iannucci, esta comedia de D.C. es el tipo de sátira que pica y deja roncha.

Dónde verla: Veep, en HBO Max​

18: 30 Rock (2006–2013)

Hablando de volver al escenario a petición del público, la anterior guionista principal de Saturday Night Live, Tina Fey, parodió los programas de variedades nocturnos, los excéntricos ensimismados que trabajan en ellos y la idiotez surrealista de la política de un canal de televisión en esta acelerada serie que de alguna manera incluía más bromas entre cortes comerciales que la mayoría de los programas en una temporada entera. Como Liz Lemon, Fey mezcló maravillosamente la torpeza antisocial con comedia surrealista. Orbitando alrededor de su humor seco estaban los perfectos Tracy Morgan, Jane Krakowski y Alec Baldwin, todos los cuales sintieron el mismo deleite colectivo de morder la mano de NBC que los alimentaba.

Dónde verla: 30 Rock, en HuluNetflixPeacock​​

17: Modern Family (2009–2020)

Aunque solo ha pasado un año desde que se fue, es difícil no extrañar Modern Family, uno de los sistemas de entrega de bromas más precisos y mejor diseñados de la década del 2000. Creada por las leyendas de la comedia Steven Levitan y Christopher Lloyd, este mosaico de tres familias cómicamente únicas que están conectadas por sangre (aunque algunos miembros preferirían no estarlo) presentaba un elenco en expansión que era como la Murderer's Row de la televisión. Encabezada por Ed O'Neill como el padre de familia malhumorado con un bombón latino (Sofia Vergara) como esposa trofeo, Modern Family fue la poco habitual comedia de situación que salió de la puerta completamente formada. De alguna manera se las arregló para volverse más y más ingeniosa con el tiempo.

Dónde verla: Modern Family, en Hulu

16: The Office (2005–2013)

Cuando la versión estadounidense del adorado comediante británico del 2001-2003 de Ricky Gervais debutó en el 2005, tenía un gran reto al frente. Pero en lugar de intentar copiar la versión del Reino Unido, Steve Carell y compañía convirtieron la premisa del programa en algo diferente... y en última instancia, igual de divertido. Los tipos de personajes en Dunder Mifflin Paper Company son familiares: el jefe despistado (Carell), los románticos de la oficina que no se deciden (John Krasinski y Jenna Fischer), el loco residente del cubículo (Rainn Wilson). Pero con el giro a caras serias del elenco, se produjo magia cada semana.

Dónde verla: The Office, en Peacock

15: Friends (1994–2004)

Sí, Friends era imposible de evitar en la década de 1990. Y probablemente duró una o dos temporadas de más. Pero en los 17 años desde que salió del aire, el programa no solo ha atraído a nuevas legiones de fanáticos que ni siquiera habían nacido cuando hizo su primera incursión, sino que de alguna manera parece haber envejecido como un buen vino de Burdeos. ¿Por qué? Bueno, no hay un eslabón débil en el elenco del programa: Courteney Cox, Matthew Perry, Jennifer Aniston, Matt LeBlanc, Lisa Kudrow y David Schwimmer; y lo que es más importante, los actores se provocan unos a otros con el ritmo cómico de, bueno, los amigos de la vida real.

Dónde verla: Friends, en HBO Max​ ​

NO TE PIERDAS ESTO: Cuestionario: ¿Qué tan bien conoces a estos Friends?

14: The Golden Girls (1985–1992)

Esta es una serie que nunca debió haber funcionado. Al menos, según los expertos en audiencias televisivas y los gurús demográficos de la década de 1980. Una comedia llena de dobles sentidos servidos por cuatro mujeres mayores que viven bajo el mismo techo de tonos pastel en Miami. Pero con un elenco del Salón de la Fama que incluía a Bea Arthur, Betty White, Rue McClanahan y Estelle Getty, estas mujeres no solo demostraron que la edad era solo un número, sino que también mostraron a los expertos que había una audiencia desatendida que buscaba este tipo de comedia. En realidad, estaba hambrienta. Gracias por la amistad, chicas.

Dónde verla: The Golden Girls, en Hulu​

13: The Bob Newhart Show (1972–1978)

Las comedias de televisión generalmente te lanzan un chiste directo o gritan duro para que todos puedan oír. El reservado Newhart no hacía ninguna de estas cosas, por lo que esta comedia de situación inteligente (pero aún tonta) a veces se sentía como si se hubiera filmado en un planeta completamente diferente. Como el seco y despistado psiquiatra de Chicago con una lista de extraños pacientes, Newhart parecía un visitante extraterrestre en un mundo loco que aún no había descifrado. Fuera de la oficina, estaba su esposa Emily (Suzanne Pleshette), que era tranquila y serena tanto como él era silenciosamente neurótico.

Dónde verla: The Bob Newhart Show, en Hulu​

12: Arrested Development (2003–2006; 2013–2019)

Al igual que Will & Grace, querrás saltarte las temporadas de regreso. La producción original es donde realmente deberías comenzar y terminar. Esta es una prueba definitiva de que, sí, los ricos son diferentes a ti y a mí. De hecho, son tan deliciosamente despistados que resultan divertidísimos. Para el recién llegado, la saga surrealista de la desventurada e indefensa familia Bluth es un programa tan denso, estratificado y autorreferencial que querrás verlo desde el episodio 1... y luego no querrás detenerte, gracias a un elenco que sabe que está en un proyecto único en la vida y se divierte mucho, especialmente la matriarca consentida de Jessica Walter, Lucille.

Dónde verla: Arrested Development, en HuluNetflix​​

11: Frasier (1993–2004)

Este engendro de precisión suiza de Cheers, posiblemente la mejor derivación televisiva de todos los tiempos, sigue al presumido psiquiatra Frasier Crane (Kelsey Grammer) y el aluvión diario de pruebas que se le presentan en el trabajo (es un loquero de la radio) y en casa, donde intercambia justas de alto nivel con su igualmente amanerado hermano Niles (David Hyde Pierce) y su padre obrero (John Mahoney). En papel, una serie como Frasier fácilmente podría parecer condescendiente e insoportable, pero cuando se filtra a través de su magnífico elenco, es pura diversión.

Dónde verla: Frasier, en Hulu, Peacock​​

10: Curb Your Enthusiasm (2000–Present)

Esta es la comedia más vergonzosa de... bueno, todos los tiempos. El cocreador de Seinfeld, Larry David, se movió al frente de la cámara de esta obra maestra de HBO para interpretar una versión exagerada (solo un poco) de sí mismo interactuando torpemente con amigos y extraños que se atreven a hacerle observar las reglas de la sociedad civilizada. Las amabilidades no tienen cabida en su universo. El personaje de George en Seinfeld se basó en David, y Curb te permite ver que su repugnancia no era ficción. Por extraño que parezca, David de alguna manera logra el complicado acto de equilibrio de hacer que lo odies y lo ames al mismo tiempo porque es fiel a sí mismo.

Dónde verla: Curb Your Enthusiasm, en HBO Max

9: M*A*S*H (1972–1983)

Adaptada de la película de 1970 de Robert Altman, que convirtió la Guerra de Corea en un sustituto de Vietnam y dibujó a un par de bromistas y alegres cirujanos del Ejército como los últimos hombres cuerdos en un mundo enloquecido en la pantalla chica, M*A*S*H mantuvo el mismo mensaje para un medio diferente. Con el tiempo, el programa evolucionó (no solo el elenco de alta rotación, sino también el tono, que se volvió más pesado y dramático), pero la serie nunca se abstuvo de ir por la vena humorística y los sentimientos, dependiendo de lo que exigía la ocasión. Alan Alda lideró al elenco a lo largo de 11 temporadas como un general benévolo, y el episodio final sigue siendo un estándar de oro de la televisión hasta el día de hoy.

Dónde verla: M*A*S*H, en Hulu​

 (Desde arriba a la izquierda, en el sentido de las agujas del reloj) Rose Marie, Mary Tyler Moore, Morey Amsterdam y Dick Van Dyke.

CBS via Getty Images

(Desde arriba a la izquierda, en el sentido de las agujas del reloj) Rose Marie, Mary Tyler Moore, Morey Amsterdam y Dick Van Dyke.

8: The Dick Van Dyke Show (1961–1966)

Creado por Carl Reiner y basado en sus experiencias mientras escribía para Your Show of Shows de Sid Caesar en la década de 1950, este es el momento en que la comedia de situación realmente alcanzó la mayoría de edad y demostró que a veces se pueden obtener risas aún más grandes siendo sutil. Además, que podría desarrollarse en el lugar de trabajo. Dick Van Dyke es Rob Petrie, un escritor de comedias de televisión (¡no puede ser más metareferencial!) que camina por su oficina tratando de ser gracioso con sus compañeros escritores (Morey Amsterdam y Rose Marie) y luego se va a casa y sin quererlo es divertido con su esposa (Mary Tyler Moore). Ciertamente hubo comedias de situación divertidas antes de esta, pero ninguna tan segura y sofisticada.

Dónde verla: The Dick Van Dyke Show, en Hulu​

7: I Love Lucy (1951–1957)

Lucille Ball sigue siendo el alfa y el omega de las comediantes de televisión de payasadas. Incluso en blanco y negro, su cabello rojo siempre parece estar en llamas. La premisa del programa no podría ser más simple: el líder de la banda latina Ricky Ricardo (el esposo en la vida real de Ball, Desi Arnaz) tiene que sacar de apuros constantemente a su alocada y parlanchina esposa Lucy. ¿Aprenderá alguna vez su lección? Por supuesto que no. Ya sea que esté luchando por seguir el ritmo de una cinta transportadora o pisando uvas, Lucy es el ojo en constante movimiento de un huracán de comedia. Es imposible no adorar a Lucy. O, francamente, sus intrépidos vecinos de al lado, Fred y Ethel Mertz.

Dónde verla: I Love Lucy, en Hulu, Paramount+​

6: The Honeymooners (1955–1956)

Teniendo en cuenta el tamaño de la sombra que proyecta sobre la historia de la televisión, es impactante descubrir que The Honeymooners solo tuvo una temporada. Es como un mariscal de campo que gana el Super Bowl en su temporada de novato y luego se jubila. Anclada por Jackie Gleason, fue una comedia tranquilizadora de gente obrera que nos reveló cada semana que, sí, el conductor de autobús de Gleason, Ralph Kramden, y su esposa, Alice de Audrey Meadows, no tenían mucho, pero estaban enamorados. Lo mismo ocurre con sus vecinos Ed Norton (Art Carney) y Trixie (Joyce Randolph). Para ellos, cada chiste final parecía el día de pago. Y The Honeymooners nos mostró a todos que solo la risa y el amor te ayudarán a superar los momentos difíciles.

Dónde verla: The Honeymooners, en Amazon Prime Video

5: The Larry Sanders Show (1992–1998)

Allá por los 90, cuando la noticia más importante del entretenimiento eran las guerras tarde por la noche de Leno-Letterman-Arsenio, Garry Shandling sostuvo un espejo distorsionado frente al drama tras bambalinas con The Larry Sanders Show. Brillante, mezquino e introspectivo, este programa de HBO atravesó los egos de Hollywood sin piedad. Como presentador siempre inseguro del programa de entrevistas del título, Shandling tiene una autoconciencia casi zen, un gusto por su propia yugular. Y el elenco de reparto del programa es perfecto, especialmente Jeffrey Tambor como el desorientado compañero de Larry, Hank, y Rip Torn como su productor y perro guardián amante del whisky, Artie. Esta serie comenzó genial, terminó genial, y nunca fue otra cosa que genial en el medio. De hecho, cada vez que me preguntan quién es mi personaje de televisión favorito de todos los tiempos, tengo la respuesta en la punta de la lengua: Artie. ​

Dónde verla: The Larry Sanders Show, en HBO Max​

4: Seinfeld (1989–1998)

¿Cómo podría un "programa sobre nada" encontrar tanto de qué hablar?: el concurso, bla bla bla, el nazi de la sopa…, la lista continúa. Nadie confundirá jamás a Jerry Seinfeld con un gran actor de televisión, pero él es uno de los grandes hombres heterosexuales del medio (¿quién hubiera pensado que el famoso comediante de monólogo que lleva el nombre del programa sería un hombre heterosexual?), tratando de no reírse mientras Elaine (Julia Louis-Dreyfus), George (Jason Alexander) y el tonto inconformista Kramer (Michael Richards) entran y salen de su apartamento sin previo aviso o ni siquiera tocar a la puerta. Seinfeld es, sin lugar a duda, la mejor comedia de situación de los años 90, y aunque los jeans desteñidos de Jerry ciertamente han envejecido, este clásico no lo ha hecho.

Dónde verla: Seinfeld, en Netflix

3: Cheers (1982–1993)

¿Cuántos chistes comienzan con la frase: Un tipo entra a un bar? No tengo ni idea, pero ciertamente son hasta 11 temporadas de episodios de Cheers, cada uno de los cuales parece comenzar con una nueva forma de tomar esa premisa y convertirla en algo inesperado y brillante. Ambientada en un bar de Boston dirigido por el exlanzador y mujeriego de los Red Sox, Sam Malone (Ted Danson), la ejecución del programa se puede dividir en dos partes: la primera presenta la tensión romántica entre Sam y la arrogante estudiante de posgrado convertida en camarera Diane (Shelley Long); la segunda presenta la tensión sexual entre Sam y la divertida y desastrosa Rebecca (Kirstie Alley). El hecho de que sea difícil elegir cuál es mejor dice mucho sobre lo exquisita que es esta serie y lo increíble que es su elenco de reparto (George Wendt, John Ratzenberger, Rhea Perlman, Nicholas Colasanto, Woody Harrelson, Kelsey Grammer, Bebe Neuwirth).

Dónde verla: Cheers, en Hulu, Paramount+Peacock

2: The Mary Tyler Moore Show (1970–1977)

¿Quién podría darle al mundo una sonrisa? Mary, Lou, Ted, Murray, Rhoda, Phyllis y Sue Ann, estos son los que podrían. Esta es la mayor colección de personajes tridimensionales (y actores de carácter) en la historia de la televisión. El guion es de primera categoría. Los chistes son la perfección. El momento oportuno es impecable. Pero lo que hace que The Mary Tyler Moore Show sea mejor que la suma de sus partes es que nos mostró a una mujer soltera que vive su vida en sus propios términos. Moore, quien exhibió sus habilidades de comedia en The Dick Van Dyke Show, es productora asociada en un pequeño canal de televisión de Minneapolis poblado por un jefe brusco (Lou de Ed Asner), un presentador que mete las patas (Ted de Ted Knight), un escritor sarcástico (Murray de Gavin MacLeod) y una ama de casa feliz y calenturienta (Sue Ann de Betty White). Junto con sus vecinas Rhoda (Valerie Harper) y Phyllis (Cloris Leachman), Mary nos mostró a una mujer de la década de 1970 que, a pesar de tenerlo todo en contra, lograría salir adelante.

Dónde verla: The Mary Tyler Moore Show, en Hulu​

1: All in the Family (1971–1979)

Todos los sábados por la noche entre 1971 y 1979, millones de personas en Estados Unidos sintonizaban CBS para ver qué salía de la boca de Archie Bunker esta vez. Algunos de ellos estarían de acuerdo con su intolerancia de suburbio, pero la mayoría lo reconocería por lo que era: la sátira televisiva más brillante de todos los tiempos. Creado por Norman Lear, All in the Family reinventó lo que un programa de televisión podía decir y tratar. Fue más allá y convirtió una modesta fórmula de 30 minutos en algo revolucionario al ventilar las divisiones y heridas de nuestra fracturada nación. Eso puede sonar pesado, pero gracias a Archie de Carroll O'Connor, Edith de Jean Stapleton, Meathead de Rob Reiner y Gloria de Sally Struthers, All in the Family y su complicado protagonista entregaban una amarga medicina que bajaba como el azúcar.

Dónde verla: All in the Family, en Amazon​ Prime Video

Chris Nashawaty, excrítico de cine de Entertainment Weekly, es el autor de Caddyshack: The Making of a Hollywood Cinderella Story; también colabora con Esquire, Vanity Fair, The New York Times y The Wall Street Journal.

​ ​ ​