Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Hector Elizondo: En su salsa

Indudablemente, él baila. Pero en el amor y en la vida, tiene los pies firmemente plantados sobre la tierra.

In English | Hay más de una razón para llamar a Hector Elizondo un actor de carácter. Está su papel como el duro gerente de hotel con una debilidad especial por Julia Roberts, en Pretty Woman. Y legiones de niños de 10 años de edad lo llaman Joe, el listo jefe de seguridad en The Princess Diaries y The Princess Diaries II.

Pero él también es un actor con carácter. No hay mansiones en la cima de una colina ni piscina ni automóviles sofisticados para este  ganador del premio Emmy. Elizondo, de 70 años de edad, no está cegado por lo que él llama “excentricidades”.

“Lo que sí tengo —asegura— son buenos amigos y capacidad para preguntarme ‘¿cuál es mi lugar en este mundo?’”.

Al adoptar su lugar en el mundo artístico, él vive según el credo de que el arte debe ser hecho por el arte mismo.

“Si tuviera que elegir, sólo haría teatro y radio”, dice Elizondo, que en 1974 ayudó a fundar L.A. Theatre Works, una compañía de teatro sin fines de lucro que produce versiones en audio de obras teatrales. No obstante, tiene cerca de 100 películas en su haber.

Elizondo conoció al director Garry Marshall en la década de los 80, y ambos desarrollaron una estrecha amistad. Marshall ha llamado a Elizondo su “amuleto de la suerte”.

“Es el actor más confiable y versátil, con quien he tenido el placer de hacer 15 películas (y algunas obras de teatro)”, confía Marshall.

Elizondo ha trabajado en The Celestine Prophecy, Runaway Bride y Tortilla Soup. Protagonizó Chicago Hope, papel por el que ganó el premio Emmy como el Mejor Actor de Reparto en una Serie Dramática, en 1997, e hizo apariciones en episodios de The West Wing, Kojak y otras exitosas series de televisión.

Cuando de películas se trata, él dice: “Amo las películas, pero en ellas no me pagan por trabajar, sino por esperar”. Recientemente, en Cartagena, Colombia, debió esperar en un remolque entre tomas para su papel como Don Leo para una versión fílmica próxima a estrenar de El amor en los tiempos del cólera (Love in the Time of Cholera), de Gabriel García Márquez. En la película trabaja Javier Bardem, en el papel principal del enamorado Florentino, quien espera por cinco décadas la oportunidad de estar con la mujer de sus sueños.

¿Puede existir un amor inquebrantable semejante? ¿O usted lo llamaría simplemente obsesión?

El personaje de Florentino está definitivamente plagado de problemas psicológicos, comenta Elizondo, quien representa al adinerado y excéntrico, aunque cariñoso, tío. “El personaje que represento no juzga a su sobrino. De hecho, está de alguna manera encantado de que exista cierta locura en la familia”.

Pero el amor loco es algo en lo que Elizondo no deposita mucha fe. Ha estado casado con la misma mujer, una ilustradora y editora de libros, por 38 años. Y dice que no es una obsesión.

“El amor romántico es un concepto relativamente nuevo en la historia de la humanidad… Lo hemos explotado y llevado al nivel de lo irreal. Lo importante es lo que queda una vez que ha pasado la ilusión del primer momento. La mayoría de la gente cree que esa primera ilusión es amor, y cuando eso ha desaparecido, se desilusionan; y la desilusión lleva al desequilibrio y al vacío espirituales”.

Que es por lo que Elizondo no acepta lo que él ve como el comercialismo del Día de San Valentín.

Él y su esposa han tenido una relación exitosa y duradera, alega Elizondo, porque no hacen las cosas automáticamente.

“Cuando alguien dice ‘Necesito hablar’, cuando están dolidos, cuando hay una emergencia, entonces es cuando uno tiene que estar ahí, y cuando una relación funciona”, comenta. “Nosotros nos respetamos y nos admiramos el uno al otro, pero tenemos nuestras propias vidas. Algunas personas, en cambio, simplemente viven a la sombra del otro. Bueno, que sea lo que funcione. Porque eso es lo otro: uno no debería tomar en cuenta lo que otras personas dicen en cuanto a lo que funciona o no”.

Pero ¿no es la visión del amor duradero de Elizondo demasiado prosaica?

“Si uno ama la vida, es romántico. Si uno observa los pájaros y se pregunta cómo viven, eso es romántico. Si juntos se preguntan sobre los misterios y milagros de la vida, eso es romántico. Romántico es estar en un estado de contemplación, gratitud, generosidad y ser amables el uno con el otro”.

Su misión como actor ha sido contar buenas historias en bien de la historia misma, mantener un carácter real en un mundo que raramente lo recompensa. “Nunca quise interpretar estereotipos. Y fui afortunado por no tener que hacerlo. He permanecido alejado de muchos papeles de latino. A los personajes latinos que interpreté, espero haberles traído dignidad —dice Elizondo, nacido en Harlem, en la ciudad de Nueva York, de padres puertorriqueños—. Ahora hay algunos papeles mejores para latinos, que es por lo que yo estaba tan feliz de hacer Love in the Time of Cholera”.

Elizondo nunca buscó fama.

“Muchos chicos se me acercan y me preguntan: ‘¿Cómo se convierte uno en actor?’. Pero, en realidad, están preguntando: ‘¿Cómo te transformas en estrella?’. Les digo que deben comenzar estudiando, hacer teatro de repertorio, ensayar ocho horas diarias, y salir y trabajar sobre el escenario cada noche. Hacerlo por poco dinero. A esta altura, sus ojos ya están vidriosos. Tienen que estudiar voz y movimiento. Uno tiene que hacer el trabajo serio, de manera tal de poder decir, repentinamente, ‘Dios mío, he tenido una carrera de 42 años’ ”.

Lo cual, después de todo, suena bastante bien.

Cuéntenos: Secrets to Lasting Love
Al igual que Elizondo y su esposa, estos amantes comparten secretos para relaciones duraderas.

Baruj Salinas, 71, y Marilyn Fonts, 57

Juntos desde 1993, casados en 2004;
Miami, Florida

"Hay que trabajar mucho. La gente se torna condescendiente y queda estancada en la rutina. A veces, uno se olvida de que su cónyuge tiene sentimientos. Eso tiene una gran influencia en una relación. Prestarle atención, ser compasivo y comprensivo con el otro, y compartir, son las cosas que unen a una pareja".

Herman Sillas, 73, y Cora Sillas, 70

48 años de casados;
San Clemente, California

"Ha sido el respeto mutuo por la independencia del otro y disfrutar del tiempo juntos. Ella me ha permitido perseguir mis sueños y, especialmente ahora, en nuestros años dorados,también ella ha podido perseguir su independencia. Se comprende que cada uno tiene sus propias cosas para hacer, y uno respeta eso".

Daniel Soto, 52, y Gary Pool, 60

Pareja durante 23 años; Bloomington, Indiana

"Hacer cosas juntos nos ha mantenido unidos. Nos gusta viajar, ir al cine y a la ópera. A veces estamos ocupados, pero nos hacemos el momento. Siempre cenamos juntos. Tomamos una decisión en la vida: estar juntos. Eso es lo más importante".

   
   

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO