Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Una nueva brecha entre generaciones: cómo las parejas pagan las cuentas

5 parejas a largo plazo revelan cómo comparten la riqueza y administran los gastos del hogar.


spinner image Calculadora con un rollo de papel que imprime los números
DAN SAELINGER/TRUNK ARCHIVE

Un día esta primavera pasada, salí a caminar por mi vecindario, donde la gente estaba afuera disfrutando de una noche fresca. Una mujer se apoyó contra su auto, mirando su teléfono y frunciendo el ceño; al parecer, estaba molesta con su esposo. Él le había enviado un correo electrónico en el que le pidió $30 de gasolina que ella pagó con “su tarjeta”. Ella explicó que paga sus gastos personales, incluida la gasolina del auto para transportar a sus tres hijos. Usó la tarjeta de crédito equivocada y tuvo que devolver lo que gastó.

Admito que, mientras la escuchaba, me sentí criticona. No pensé que examinar detenidamente las facturas de gasolina sea lo que hace que las relaciones a largo plazo funcionen. Asumí que las parejas comparten los gastos, y que los reembolsos son lo que recibimos por los gastos incurridos en el trabajo.

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

¿No es así?

Mmm.

Luego me juzgué a mí misma. ¿Yo qué sé sobre la manera en que otras personas administran su dinero? Probablemente cada hogar tiene su propia manera de administrar las finanzas.

Es hora de hacer un poco de investigación.

Este mes entrevisté a un grupo ecléctico de parejas en relaciones a largo plazo. El grupo no era lo suficientemente grande como para ser lo que los científicos de datos llamarían “estadísticamente significativo”, pero escuché tanto rasgos comunes como diferencias generacionales.

Mis entrevistados, en orden descendente de edad: Margaret y Calvin (sesenta y tantos, casados durante 35 años), Kerry y Vin (entre 55 y 65, casados durante 25 años), Candice y Dave (cincuenta y tantos, casados durante 29 años), Zach y Steph (cuarenta y tantos, pareja durante una década), y Emily y Tiffany (entre 25 y 35, pareja durante ocho años).   

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Ingresos

Todas las parejas consideraron los ingresos como un panorama cambiante. Los ingresos y la capacidad para obtenerlos cambiaron drásticamente si una persona asistía a la escuela de posgrado u otra se encargaba del cuidado de los niños. Todas las parejas dijeron que la diferencia de ingresos no es sinónimo de influencia dispareja.

Mientras Emily estaba en la escuela de posgrado, los ingresos de Tiffany eran mayores. Aun así, buscaron equilibrar los gastos.  “Cuando buscamos apartamentos, nos quedamos dentro de un rango factible para dividir el gasto de forma uniforme”, dijo Emily. Sin embargo, eso no significa que nos adherimos obstinadamente a una regla de 50-50. Emily dijo que “si las cosas se ponen difíciles, [Tiffany] se hará cargo de más de los gastos conjuntos”. Hasta ahora, eso no ha ocurrido.

Entretenimiento

Juegos de AARP

Juegos y rompecabezas gratis en línea, incluidos los clásicos de Atari

See more Entretenimiento offers >

Cuentas conjuntas

Aunque algunas de las parejas mayores tenían cuentas individuales, todas informaron tener cuentas conjuntas de ahorros, lo que significa que ambas personas depositan dinero en una cuenta para gastos y metas compartidos.  

“En este momento, nuestros principales objetivos conjuntos son la universidad para nuestros hijos y la jubilación”, explicó Kerry. “Los gastos universitarios provienen de nuestras cuentas conjuntas y ambos contribuimos el mismo porcentaje de nuestros ingresos individuales a nuestras cuentas de jubilación”.

Sin embargo, la situación es diferente para las parejas más jóvenes. Ninguno quería una cuenta conjunta. Ellos colaboran para las metas financieras, pero solo a modo de conversación. Zach ofreció una razón más sombría para no abrir una cuenta conjunta de ahorros: “Hablamos de metas más grandes, pero honestamente, somos milénicos y no esperamos necesariamente poder costear un hogar o jubilarnos”.

Gastos

La disparidad generacional también se presentó en los gastos. Las parejas mayores describieron “poner dinero en un solo lugar”.

“Revisamos nuestro presupuesto cada trimestre para limitar las sorpresas”, dijo Margaret, y agregó que, aunque es una tarea crítica, esta puede no ser divertida, por lo que incluyen una partida para salir a cenar al terminar la contabilidad.

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Las parejas más jóvenes tienen cuentas separadas, miran lo que se debe y usan aplicaciones para enviarse dinero entre sí para el alquiler y otros pagos importantes.

“Cada uno de nosotros tiene nuestros propios pagos, divididos de manera algo arbitraria”, dijo Zach. “Le envío dinero a Steph a través de Venmo por mi porción del alquiler todos los meses. Siempre y cuando las cosas parezcan manejables, en realidad no reevaluamos los detalles”.

Ninguna de las parejas más jóvenes señaló claramente quién paga qué gastos. Emily, por ejemplo, paga la factura de electricidad e internet, mientras que Tiffany se encarga de los servicios de teléfono y transmisión. Pero los reparten de una manera que se siente equitativa a pesar de su disparidad de ingresos.

Supongo que soy a la antigua. Para mí, hablar sobre los gastos antes de hacer clic en “comprar” parece práctico y evita sorpresas desagradables, pero todas las parejas se sorprendieron cuando les pregunté sobre cuánto gastar sin consultar a su pareja. Las parejas mayores dijeron que tienen cantidades en mente sobre las que le preguntarían a la otra persona. Esas sumas oscilaban entre $100 y $1,000, pero ninguna de las parejas más jóvenes estaba de acuerdo. Informaron que confiaban mutuamente en la toma de decisiones de su pareja, en lugar de querer conversar, y Emily preguntó si estaba sugiriendo que las parejas pidieran “permiso” antes de gastar.

Deudas

En cuanto a las deudas de tarjetas de crédito, estudiantiles y de otro tipo, todas las parejas estuvieron de acuerdo en que enfrentaban cualquier deuda que tenían cuando entraron en la relación y no aceptaban ayuda. Candice llamó a la falta de deuda cuando se conocieron —y desde entonces— “un punto brillante” porque se dan cuenta de lo poco común que es eso en la actualidad.

“Nosotros... tratamos de inculcar a nuestros hijos lo liberador que puede ser; más opciones, más felicidad, más flexibilidad”, dijo.

Puede ser exagerado decir que observé una sensación de responsabilidad compartida en las parejas mayores y una búsqueda de equidad entre las más jóvenes, pero lo que les importó a todos, como debería ser en cualquier relación, era un esfuerzo por encontrar flexibilidad y confianza.

Comparte tu experiencia: ¿Cómo divides los gastos del hogar? ¿Consultas con tu pareja antes de hacer una compra de alto costo?

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.