Skip to content
 

6 cosas que no sabías sobre el seguro contra inundaciones

No es costoso, pero podrías pagar mucho más si no lo tienes.

bote que flota en una sala llena de agua

VICNT / GETTY IMAGES

In English

El huracán Ian, una peligrosa tormenta de categoría 4, dejó en septiembre una estela de destrucción en Florida y Carolina del Sur. Los vientos de Ian, la tormenta más mortífera que ha azotado a Florida desde 1935, alcanzaron las 150 millas por hora y las inundaciones sobrepasaron los 12 pies.

Desgraciadamente, según un análisis de CNN de los datos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), solo el 25% de los propietarios de viviendas unifamiliares del condado Lee, en Florida —tan afectado por el huracán— tienen un seguro contra inundaciones. Aproximadamente la mitad de los residentes de la isla de Sanibel lo tienen. La cifra se reduce al 2% o al 4% en las numerosas comunidades del interior que sufrieron inundaciones catastróficas. Por consiguiente, muchas personas tendrán problemas para volver a la normalidad.

Aunque habrá otros fondos disponibles de FEMA o quizás del Congreso, seguramente serán insuficientes, declaró Mark Friedlander, director de Comunicaciones Corporativas del Insurance Information Institute (en inglés) a CNN. “Se van a sentir muy decepcionadas cuando vean los fondos que reciben y lo poco que les sirven para recuperarse”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


“Las víctimas de las inundaciones podrían reunir los requisitos para recibir asistencia federal por desastre”, dice Danielle Miura, planificadora financiera certificada (CFP) en Spark Financials en Ripon, California. La inundación debe ser declarada desastre federal, dijo. “A diferencia del seguro contra inundaciones, que tiene una mayor cobertura, la ayuda federal para desastres generalmente cubre menos”.

Un llamado de alerta

La temporada de huracanes en el Atlántico abarca de junio a noviembre. La devastación generalizada que han causado estas y otras tormentas debería poner de relieve la necesidad de un seguro contra inundaciones. En virtud de la Ley Nacional de Seguros contra Inundaciones, los prestamistas deben exigirles a los prestatarios cuya propiedad esté situada dentro de un área designada como llanura de inundación que la compren como condición para recibir un préstamo hipotecario regulado por el Gobierno federal.

Sin embargo, es posible que necesites esta cobertura, aunque no vivas en una zona ribereña o en una llanura de inundación; las inundaciones repentinas pueden ocurrir en muchas zonas. Entre el 24 y el 31 de julio de este año, las inundaciones afectaron a partes de Misuri e Illinois, el este de Kentucky, el suroeste de Virginia, partes de Virginia Occidental y el valle de Las Vegas.

Floodsmart.gov, un sitio web de FEMA, ofrece una gran cantidad de información sobre los seguros contra inundaciones, así como una herramienta para calcular cuánto podría costarte una inundación. Por ejemplo, una sola pulgada de agua podría causar daños por un valor de $25,000 en tu casa.

Seguro contra inundaciones: mitos y realidades

Si nunca has pensado en esta cobertura, puede deberse a algunas ideas equivocadas. Según FEMA, estas percepciones erróneas son comunes. Estos son cuatro mitos comunes sobre los seguros contra inundaciones:

Es necesario ser propietario de una vivienda unifamiliar para poder contratar un seguro contra inundaciones. 
Realidad
: también puede proteger casas, condominios, apartamentos y edificios que no son residenciales, así como otras estructuras comerciales.

No puedes contratar un seguro contra inundaciones si vives en una zona de alto riesgo. 
Realidad:
puedes comprar un seguro federal contra inundaciones independientemente de dónde vivas si tu comunidad participa en el Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones (NFIP), a menos que tu propiedad esté en una zona cubierta por la Ley de Recursos de Barreras Costeras de 1982.

No lo puedes comprar inmediatamente antes de una inundación o durante el curso de una. 
Realidad:
puedes comprar la cobertura contra inundaciones en cualquier momento, pero hay un periodo de espera de 30 días después de haber solicitado y pagado la prima antes de que la póliza entre en vigor, con algunas excepciones.

No puedes comprar este seguro si tu propiedad se ha inundado antes. 
Realidad:
puedes comprar esta cobertura sin importar cuántas veces se haya inundado tu casa, apartamento o negocio.
 

¿Cómo funciona el seguro contra inundaciones?

1. El seguro contra inundaciones podría proteger tu sótano

Si tu sótano se inunda, el seguro contra inundaciones cubrirá una parte de los daños. El seguro para propietarios no cubrirá esos gastos. En cuanto a los daños a tus pertenencias, el resumen de la cobertura del NFIP indica que sus pólizas cubren los sistemas principales; los electrodomésticos solo están cubiertos si tu póliza cubre el contenido (ver más abajo). Pero puede haber una cobertura limitada para otras pertenencias. No cubre los objetos personales, ni los elementos decorativos, como las alfombras o los lavamanos.

2. Los seguros para propietarios pueden cubrir daños adicionales

Por ejemplo, puedes contratar un suplemento o una cláusula adicional a tu póliza de propietario para proteger la bomba de sumidero. Las pólizas y cláusulas difieren; asegúrate de leer la letra pequeña.

3. El seguro contra inundaciones tiene dos componentes: el edificio y su contenido

El edificio abarca la estructura, los sistemas básicos como la electricidad, el aire acondicionado y la calefacción, los electrodomésticos como las estufas y los aparatos empotrados como el lavaplatos. Además, existe una asignación para retirar los escombros después de una inundación. El contenido abarca la mayor parte de los bienes personales muebles de tu casa, con límites para los objetos de valor como las obras de arte y las joyas.

Tu póliza de seguro contra inundaciones pagará los beneficios de la cobertura del edificio al costo de reemplazo hasta los límites de la póliza; y el contenido, al valor real en efectivo, dice Jude Boudreaux, un planificador financiero certificado del Planning Center de Nueva Orleans, que tiene vívidos recuerdos de los huracanes Katrina e Ida. “Así, si hace varios años pagaste $1,000 por un sofá, es probable que hoy solo recibas unos cuantos cientos de dólares por él”, afirma. “Si tienes sótano, consulta a tu agente para determinar si hay limitaciones para el contenido de las habitaciones bajo el nivel del suelo”.

4. El seguro contra inundaciones tiene límites y exclusiones

El seguro contra inundaciones no cubre los vehículos personales ni los elementos exteriores, como cercas o jacuzzis, añade Boudreaux. “Y no ofrece beneficios por ‘pérdida del uso’ para pagar el alojamiento temporal”, dice.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


5. La cobertura máxima varía

La cobertura es de $250,000 por el edificio y $100,000 por el contenido. Las estructuras comerciales pueden asegurarse hasta por $500,000 por el edificio y $500,000 por el contenido. Normalmente, el seguro del edificio y el del contenido se contratan por separado, con deducibles diferentes. Una vez más, revisa los detalles de tu póliza.

6. El costo depende de varios factores

FEMA dice que el costo promedio del seguro contra inundaciones es de unos $700 al año. Entre los factores que determinarán la prima están: el riesgo de inundaciones (tu zona de inundación); el deducible; la cantidad de la cobertura del edificio y del contenido; el diseño y la antigüedad de la estructura, y su elevación. Aumentar el deducible, elevar la propiedad o instalar aberturas contra inundaciones puede reducir el costo.

¿Cómo se contrata una póliza de seguro contra inundaciones? El NFIP se ha asociado con más de 50 compañías y agentes de seguros de todo el país para ofrecer las mismas tarifas del NFIP. No necesitas hacer comparaciones. Para obtener más información, visita floodsmart.gov.

 

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.