Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Cómo evitar la compra de un vehículo inundado

Existe una gran demanda por los autos usados, pero aléjate de los que estuvieron bajo el agua.


spinner image Auto inundado
Neil Gavin/Getty Images

 

Los grandes eventos climáticos como el huracán Ian dejan a su paso otras tormentas, como por ejemplo una avalancha de autos inundados. Vehículos que se han sumergido y llenado de agua, y aunque se los tiene que sacar de circulación, a veces terminan en el mercado.

Pero esos vehículos dañados no desaparecen cuando se los lleva la grúa después de una tormenta. Algunos no tardan en reaparecer en los concesionarios y en las ventas privadas del país.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

El problema puede agravarse ahora, porque el mercado de autos usados atraviesa una especie de tormenta propia. Como la demanda de autos usados sigue siendo alta, es más probable que los vehículos inundados regresen al mercado nacional del país. Los compradores están pagando precios más altos, y puede parecerles atractivo encontrar autos a precio de ganga. Sin embargo, cuando el agua se seca, los problemas en los autos inundados continúan. Así que los compradores tienen que mantenerse atentos y tomar medidas para no comprar autos dañados.

“Los autos de hoy, con todos los sensores y dispositivos electrónicos que los ayudan a ‘hacer que funcionen’, son susceptibles a las inundaciones”, dice Tully Lehman, exgerente de asuntos públicos de la National Insurance Crime Bureau (NICB). “Aunque los fabricantes hacen un gran trabajo en la impermeabilización de conectores y demás, normalmente estos sistemas no resisten los rigores de estar sumergidos en agua durante un largo período de tiempo.

Los daños por inundación pueden ser difíciles de detectar. El agua puede filtrarse en áreas que no están a la vista, e identificar un vehículo reparado por inundación no es necesariamente fácil. Después de todo, una limpieza a fondo es una buena práctica para vender cualquier auto. 

En general, un vehículo inundado no debería estar en tu lista de compras. Incluso si un vendedor es sincero sobre el daño, te ofrece muchas pruebas de reparaciones y además un gran descuento, es probable que ese vehículo traiga problemas mecánicos y de otro tipo en el futuro.  

"Las personas con asma y alergia al moho pueden encontrar que su asma empeora cuando se exponen al moho en un vehículo inundado", dice el doctor James Li, alergólogo en Mayo Clinic. "Este puede ser un problema importante, porque las concentraciones de moho pueden aumentar en un espacio cerrado y confinado".

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

La ruta de los vehículos inundados de regreso a la carretera

No es ilegal vender un vehículo inundado. Lo que sí es ilegal es que un distribuidor no lo divulgue, y es simplemente deshonesto si un vendedor no proporciona la información a sabiendas.  

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Consejos para detectar un vehículo dañado por una inundación

La Oficina Nacional de Delitos de Seguros sugiere utilizar estas estrategias para identificar señales de alerta al comprar un auto usado.

  • Inspecciona el vehículo a fondo. Busca manchas de agua, moho, arena o limo debajo de las alfombras, el revestimiento del suelo, la tela del techo y detrás del tablero de instrumentos.
  • Comprueba si las alfombras se han lavado recientemente con champú.
  • Inspecciona la tapicería interior y los paneles de las puertas para ver si están descoloridos.
  • Comprueba si hay oxidación en los tornillos de la consola o en áreas a las que normalmente no llegaría el agua.
  • Fíjate si hay barro o arena en el compartimento de la llanta de repuesto, las grietas del alternador, detrás del cableado y alrededor de los pequeños huecos de los motores de arranque, las bombas de dirección asistida y los relés.
  • Revisa el interior de los retractores del cinturón de seguridad tirando del cinturón hasta el final e inspecciona si hay humedad, moho o suciedad.
  • Verifica los altavoces de las puertas, que con frecuencia se dañan por las inundaciones.
  • Revisa debajo del capó en busca de signos de oxidación. Retira las "botas" de goma alrededor de las conexiones eléctricas y mecánicas para estos indicadores. Los materiales ferrosos (que contienen hierro) mostrarán signos de oxidación; el cobre mostrará una pátina verde; el aluminio y las aleaciones tendrán un polvo blanco y corrosión.
  • Pregunta por el historial del vehículo y si ha estado involucrado en accidentes o inundaciones.
  • Inspecciona los documentos de título y propiedad en busca de cualquier fraude potencial o cuestionable de salvamento.
  • Haz una búsqueda del título del vehículo.
  • Antes de comprar el auto, llévalo a un mecánico certificado para que lo inspeccione.
  • Confía en tus instintos. Si no te gustan las respuestas que te dan o si la oferta parece demasiado buena para ser verdad, aléjate.

Las compañías de seguros envían los vehículos inundados a una chatarrería, un centro de reciclaje u otro destino final. Estos sitios están obligados a informar el número de identificación (VIN) de los vehículos que reciben al Sistema Nacional de Información de Títulos de Vehículos Automotores (NMVTIS). Los destinos como las subastas de vehículos salvados proporcionan la información al NMVTIS, pero no destruyen el vehículo.

Estos vehículos pueden tardar meses o años en reaparecer en el mercado, dice Tony Quarno, propietario de Quarno's Auto Salvage y presidente de la Florida Auto Dismantlers and Recyclers Association. “Algunos de estos vehículos irán a lugares de desguaces de inmediato”, dice. “Esos serían los vehículos que no tienen seguro, o no el seguro es insuficiente o son vehículos que antes no funcionaban. Los propietarios y algunas tiendas de automóviles probablemente liquidarán estos vehículos de inmediato para financiar la reconstrucción, renovar el inventario o simplemente hacer espacio”.

Si alguien repara el vehículo y lo hace inspeccionar, el automóvil puede volver legalmente a la carretera. Sin embargo, tendrá una etiqueta que indique Salvage (salvamento), Rebuilt (reconstruido), Flood (inundado) o algo similar en el título. El propósito de la etiqueta es seguir al vehículo para que los compradores sepan que ha estado involucrado en un accidente.  

Se vuelve más complicado cuando los daños por inundaciones no están cubiertos por una póliza de seguro de auto básica o el daño no es suficiente para declarar la pérdida total del vehículo. En este caso, la carga de “salvar” el vehículo recae en el propietario. Después de un incidente como una inundación, muchas personas solo buscan obtener la mayor cantidad de dinero para poder recuperarse. Alguien de mala reputación puede comprar un vehículo inundado antes de que aparezca algo negativo en el título y luego revenderlo en cualquier lugar del país.

Por eso es importante que los compradores revisen la documentación en detalle y busquen oxidación, manchas de agua, barro o arena en lugares ocultos del interior.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Cómo identificar las señales de alerta

Comienza por examinar el registro permanente de un auto usado por medio de su VIN. Este código de 17 caracteres es exclusivo de cada vehículo que venden los fabricantes en Estados Unidos desde hace 40 años y se utiliza en el título de propiedad de todos los vehículos particulares con licencia para circular. El VIN generalmente se encuentra en una placa que se ve a través de la base del parabrisas.  

La herramienta gratuita VINCheck (en inglés) del NCIB permite que los consumidores ingresen un código VIN e identifiquen si un auto se considera robado o tiene una calificación de salvamento o inundación en el título. También hay servicios pagos que ofrecen historiales de vehículos más completos. Tanto el sitio VINCheck como el sitio NMVTIS del Gobierno (en inglés) ofrecen enlaces confiables.

Si no te sientes cómodo revisando el VIN delante del propietario o vendedor, anota el número e investiga en casa. Ningún vendedor legítimo debería oponerse a que sepas el VIN, y es esencial que la información coincida con el vehículo que estás mirando.

"Si ves un vehículo que te gustaría comprar y te dicen que es un Honda Accord del 2006 en azul, pero cuando miras el VIN dice que es del 2004 o es negro, sabrás mejor qué es lo que está vendiendo el vendedor", dice Lehman. “Podría ser un error honesto de su parte, o quizás no. En este caso, es mejor alejarse".

Una verificación completa del VIN no solo proporciona un registro de lo que debería ser el vehículo, sino también de dónde se registró y por cuánto tiempo. Incluso si un vehículo escapa a la marca en el título, no puede escapar al tiempo. Fíjate si el vehículo figura con un título de otro estado a nombre de otra persona. Quizás el dueño actual ha tenido el vehículo por poco tiempo y el dueño anterior lo tenía en el momento y lugar de un huracán u otro evento de agua. Esa es una gran señal de alerta de un vehículo inundado reubicado.

El VIN proporciona una base confiable, pero no es infalible. Los propietarios individuales pueden haber hecho sus propias reparaciones y no haber informado de la inundación al DMV local. O un estafador experto puede localizar un vehículo similar que tenga información limpia y clonar el VIN para que el vehículo dañado aparente ser el vehículo bueno.

Así que asegúrate de que un mecánico inspeccione el vehículo antes de la compra. Él sabrá cuáles son las señales de inundación y dónde buscar los daños reveladores. Los mecánicos reconocen los signos de corrosión en todo, desde los tornillos hasta los conectores eléctricos, y saben dónde nunca debería haber agua.

Nota de redacción: este artículo se publicó el 22 de septiembre del 2021. Ha sido actualizado con nueva información.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.