Skip to content
 

El precio de los alimentos se disparó, pero con estos consejos ahorrarás en el supermercado

Los costos aumentaron el 7.9% en febrero y no hay señales de que vayan a detenerse.

Cajera en un supermercado de Publix, Florida, Estados Unidos

UNIVERSAL IMAGES GROUP / GETTY IMAGES

In English

​Con una inflación que llegó al 7.9% en febrero (la más alta en 40 años) y el costo de los alimentos que se disparó en la misma proporción de un año a otro, comprar alimentos para ti y tu familia resulta mucho más costoso estos días. Cuánto más costoso depende del estado donde vives. Los precios de los alimentos tienden a ser locales, impulsados por la oferta y la demanda. El resultado: disparidad de precios de una ciudad a otra.

Los problemas en la cadena de suministro causados por la pandemia, el marcado aumento del precio de la gasolina, los mayores costos laborales y una sólida demanda de consumo son factores que contribuyen al aumento de los precios de todo, desde las frutas y las verduras hasta las aves, sin que se vislumbre un final. “La cadena de suministro no ha vuelto a la normalidad todavía, y la guerra no ayuda”, dice Ilyce Glink, fundadora y directora ejecutiva del programa de bienestar financiero Best Money Moves, refiriéndose a la invasión de Ucrania por parte de Rusia. “Cuando se trata de alimentos, no hay suficientes para cubrir la demanda, de modo que los precios serán un problema durante un tiempo”.

Ahorrar dinero en el supermercado puede requerir algo de creatividad en este entorno, pero no es imposible. Hay varias formas de reducir lo que gastas en alimentos. Estas son siete estrategias:


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


1. Prepara la comida en casa

Las comidas listas para consumir que encuentras en el supermercado son fáciles y rápidas, pero pueden ser costosas. Preparar la comida en casa es más económico y a menudo es una alternativa más saludable, con menos aditivos y conservantes. Esto es importante para los adultos mayores que deben vigilar el consumo de sodio o tienen necesidades dietéticas especiales. 

Cuando cocinas todo en casa, desde el principio, tiendes a usar los mismos ingredientes básicos una y otra vez. Si los compras en cantidad, puedes ahorrar más. A menudo quedan sobrantes que pueden usarse en otras comidas. La clave para ahorrar al preparar todo casero es comprender el concepto de utilización variada, dice Julien Saunders, autora de Cashing Out. Eso sucede cuando tienes un ingrediente que se utiliza en distintas formas. 

Digamos, por ejemplo, las alcachofas. Las puedes usar en una ensalada un día, en pastas al otro día y picarlas para agregarlas a un sándwich el día siguiente. Lo mismo sucede con las frutas. Las puedes comer en el desayuno, agregarlas a una ensalada o usarlas en un batido. “Hay miles de formas de usar ingredientes, aparte de restringirlos a una comida o a un tipo de cocina”, dice Saunders.

2. Planifica las comidas por adelantado 

Planificar las comidas es una forma excelente de ahorrar en el supermercado. Si tienes una estrategia para la semana y una lista de los ingredientes que necesitas, es menos probable que gastes de más. “Con demasiada frecuencia, las personas van al supermercado y actúan como si fuera una experiencia de compras”, dice Saunders. “Terminan comprando un montón de cosas que realmente no necesitan. Comprar solo lo que necesitas para preparar la comida es esencial para ahorrar dinero”. 

Al planificar las comidas, piensa en un ingrediente que puedas usar varias veces durante la semana. Una libra de pasta no te costará demasiado y puedes prepararla de distintas formas. Resiste la tentación de comprar cuando tienes hambre. Podrías terminar con un carrito lleno de cosas que no comerás cuando no estés tan hambriento. 

3. Compra guarniciones, frutas y verduras congeladas

Muchos adultos mayores viven solos y consumen menos alimentos que las personas más jóvenes. El apetito y los gustos cambian a medida que envejecemos. Es muy bueno comprar frutas, verduras y carnes frescas, siempre y cuando las consumas antes de que se echen a perder. Una alternativa más económica es comprarlas en la sección de alimentos congelados. “Los alimentos congelados pueden ser una buena forma de ahorrar”, dice Glink. “Te permiten sacar uno o dos a la vez y aprovechar todo”. Las albóndigas, las frutas y las verduras son solo unos ejemplos de alimentos congelados nutritivos que se pueden consumir gradualmente.

4. Haz las compras en los horarios para personas mayores 

Los adultos mayores —por lo general, de 60 años o más— pueden ahorrar en el supermercado si hacen las compras los días en que se ofrecen descuentos para adultos mayores. En esos días especiales, que puedes encontrar en supermercados de todo el país, se les otorga un porcentaje de descuento. Harris Teeter, un operador de supermercados en siete estados y Washington D.C., otorga un descuento del 5% a las personas de 60 años o más todos los jueves. Uncle Giuseppe’s Marketplace, con tiendas en Nueva York y Nueva Jersey, ofrece un 5% de descuento a las personas de 65 años o más los miércoles. Muchos supermercados en todo el país ofrecen este tipo de descuento, pero el porcentaje y los requisitos de edad pueden variar.

5. Recurre a los programas del Gobierno

La inseguridad alimentaria es un gran problema para los adultos mayores en Estados Unidos. De acuerdo con la organización sin fines de lucro Feeding America, al 2019 había 5.2 millones de adultos mayores expuestos a la inseguridad alimentaria. Eso era antes de que surgiera la pandemia de COVID-19 y se disparara la inflación. Para combatir este problema, el Gobierno federal opera el Programa Suplementario de Asistencia Nutricional (SNAP). Anteriormente conocido como cupones para alimentos, el programa ofrece beneficios mensuales a las personas que reúnen los requisitos para que compren alimentos en los supermercados y los mercados de agricultores participantes. Para poder recibir SNAP, el ingreso mensual debe estar por debajo del 130% del nivel de pobreza de Estados Unidos.

El programa Senior Box es otro programa de asistencia financiado por el Gobierno federal para adultos de 60 años o más con ingreso igual o inferior al 130% del nivel de pobreza. Con este programa, recibes una caja de alimentos con artículos específicos en forma gratuita. Los alimentos los compra el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el cual trabaja con organizaciones sin fines de lucro locales para distribuir las cajas mensualmente.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


6. Busca descuentos y ofertas

También puedes ahorrar registrándote en el programa de fidelidad del supermercado local o recortando cupones. La mayoría de los supermercados han trasladado sus cupones a internet, lo que hace más fácil imprimirlos antes de ir de compras. Los socios de AARP tienen acceso a una gran cantidad de cupones y descuentos que pueden usar en supermercados de todo el país. Cualquier persona puede utilizar la tarjeta de recompensas de una tienda, que permite comprar a precios descontados.

Muchos supermercados y tiendas minoristas venden productos con su propio nombre que ofrecen la misma calidad que los productos de marca, pero a precios más económicos. En el pasado, el término “genérico” estaba rodeado de estigma. Pero los comerciantes han comprendido que es una gran fuente de ingresos y, por lo tanto, han mejorado la calidad de sus marcas genéricas.

7. Usa una selladora al vacío 

Congelar las carnes y los alimentos preparados en bolsas para congelador puede extender su duración y reducir tu cuenta del supermercado. Para que los alimentos duren aún más, Saunders sugiere invertir en una selladora de alimentos al vacío. Puede costar entre $25 y $200, pero te permite comprar carnes o productos frescos en cantidad, repartirlos en porciones, sellarlos y tenerlos para uso futuro. El aire que queda dentro de las bolsas para congelar es lo que causa las quemaduras por frío. Con una selladora al vacío, retiras el aire sobrante. Eso conserva el sabor y la calidad de la carne durante más tiempo, explica Saunders. 

“Si vas al mercado de agricultores, un lomo entero de carne de vaca puede costarte $60. Pero podrás sacar 10 churrascos, lo que es mucho más económico”, agrega Saunders.

Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.