Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

¿Son los bonos malos para tu salud financiera?

Warren Buffett aconseja evitarlos; ¿estará en lo cierto?

Bonos de ahorro de las Series EE de Estados Unidos

ISTOCK/GETTY IMAGES

In English | En su reciente carta a los accionistas de Berkshire Hathaway, el llamado Oráculo de Omaha —y director ejecutivo de Berkshire— advierte que los bonos deben evitarse. ¿Deberías seguir su consejo? Aquí ofrezco mi opinión, junto con algunas recomendaciones para aumentar, de forma segura, tus ganancias sobre la porción de tu cartera dedicada a los bonos.

En cuanto a los bonos, la carta de Warren Buffett (en inglés) dice así:

"Y los bonos no son una inversión recomendable en estos dias Parece increíble, pero la ganancia que recientemente ofrecían los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años —cuyo rendimiento a fin de año era del 0.93%— había disminuido en un 94% del rendimiento de 15.8% ofrecido en septiembre de 1981. En algunos países grandes e importantes, como Alemania y Japón, los inversionistas reciben un rendimiento negativo sobre billones de dólares en deudas soberanas. Los inversionistas de renta fija de todo el mundo —ya sean fondos de pensión, aseguradoras o jubilados— enfrentan un futuro sombrío".

Si bien las tasas de rendimiento están en niveles bajos, la situación no está tan mal como te imaginas. Como bien señala Buffett, las tasas estaban bastante altas a fines de los años 70 y a principios de los 80, cuando los bonos del Tesoro a 10 años rendían como promedio un 12.3% en el trienio de 1979 a 1981. Pero en aquel entonces, las tasas impositivas llegaban hasta el 70%, y aunque solo se pagara la tercera parte al fisco, el rendimiento promedio después de impuestos era de un 8.2%. Lamentablemente, la tasa de inflación era de un 11.9% como promedio, por lo que se perdía aproximadamente el 3.7% del poder adquisitivo. En pocas palabras, los rendimientos reales —ajustados por la inflación y los impuestos— eran muy inferiores en esa época.

Tal vez sea más preocupante la posibilidad de que las tasas aumenten. Cuando eso sucede, el valor del capital de los bonos disminuye. En efecto, la tasa ofrecida por los bonos del Tesoro a 10 años ha aumentado del 0.93% a fin de año al 1.62% al 16 de marzo. Así, el iShares Core U.S. Aggregate Bond ETF (AGG), un fondo de bonos a mediano plazo y de alta calidad, perdió este año más del 3.3% de su valor. Si las tasas siguen aumentando, los bonos registrarán más pérdidas. Pero hay que tener en cuenta dos cosas.

  • Los economistas han tenido muy poco éxito (en inglés) a la hora de pronosticar las tasas de interés.
  • Si resulta que las tasas aumentan, el aspecto positivo será el mayor rendimiento de los bonos.

Si bien no estoy totalmente de acuerdo con Warren Buffett en su recomendación de evitar los bonos, me sumo sin reservas a su consejo de no comprar bonos de baja calidad crediticia. Así afirma Buffett:

"Es posible que algunas aseguradoras, así como otros inversionistas en bonos, en un intento por mejorar los minúsculos rendimientos que se ofrecen actualmente, reorienten sus compras hacia obligaciones de deuda respaldadas por prestatarios poco fiables. Sin embargo, los préstamos riesgosos no son la solución a las insuficientes tasas de interés. Hace tres décadas, el sector de las instituciones de préstamos y ahorros —que en su día había sido tan fuerte— cayó en la autodestrucción, en parte porque ignoró esa máxima".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Mi consejo

Recuerda que los planes de pensión, las aseguradoras y las empresas de inversión como Berkshire Hathaway tienen una vida mucho más larga que la de los seres humanos. Poco tienen que preocuparse los multimillonarios de una fuerte caída de la bolsa de valores, a diferencia del resto de nosotros.

Por eso, sigo con el 55% de mis activos asignados a inversiones de renta fija, todo ello en títulos de alta calidad crediticia, porque quiero que estos fondos duren por el resto de mi vida. (Las rentas fijas, en la jerga financiera, se refieren a las inversiones que ofrecen un pago periódico de intereses, entre ellas los bonos, los certificados de depósito bancarios e incluso los fondos mutuos de inversión). Las acciones son riesgosas. Comparemos la pérdida del 3% registrada por los bonos en lo que va de año, frente a la pérdida de casi el 13% sufrida por las acciones en un solo día el año pasado. Y no se puede contar con que las acciones siempre vayan a recuperarse rápidamente. Las acciones en Japón tardaron más de 30 años en recuperarse después de haber alcanzado su punto máximo en 1989.

Como mencioné anteriormente, sigo con el 55% de mis activos asignados a inversiones de renta fija y el 45% asignado a acciones. Sin embargo, en mi caso solo aproximadamente la mitad de mis rentas fijas provienen de fondos de bonos. Existen también otras opciones para resguardar el dinero en efectivo, entre ellas:

  • Las cuentas de ahorros o certificados de depósito que ofrecen rendimientos más altos y están asegurados por la FDIC (si se trata de un banco) o por la NCUA (en el caso de una cooperativa de crédito). Depositaccounts.com (en inglés) y Bankrate.com (en inglés) son dos sitios recomendables para quienes buscan estas opciones.
  • Un fondo de valor estable, como parte de un plan de jubilación patrocinado por un empleador; por ejemplo, un fondo 401(k) o 403(b).
  • Muchos planes TIAA de empleadores tienen una opción heredada de valor estable que ofrece un rendimiento mínimo del 3%, pero hay que leer bien toda la letra pequeña.
  • Paga la hipoteca de tu vivienda. La compra de un bono implica la compra de un préstamo, típicamente concedido a una empresa, al Gobierno de EE.UU. o a un Gobierno estatal o local. Una hipoteca es también un préstamo, y el pago de la hipoteca representa una situación inversa con respecto a la de un bono. El dinero que no pagues al banco es el equivalente de las ganancias que recibas. Puede ser que la hipoteca no te traiga grandes ventajas con respecto a los impuestos. Así, el pago de una hipoteca al 3% podría ser el equivalente de un rendimiento del 3% sin ningún riesgo y sin tener que pagar impuestos.

Conclusión

Te has empeñado en ahorrar, y ahora puedes cosechar los frutos de tu trabajo. Las rentas fijas tienen por objetivo aportar un ingreso seguro que te permita gastar en lo que deseas. Si inviertes en acciones y si el valor de estas sigue aumentando, es posible que te sientas solo un poco más feliz. Pero si las acciones se desploman, tu estilo de vida probablemente se verá gravemente afectado. Ten en cuenta los sacrificios que tendrás que asumir si las acciones pierden el 60% de su valor y no se recuperan antes de que retires tus inversiones de renta fija.

 

Allan Roth es un planificador financiero en ejercicio ha enseñado finanzas y finanzas conductuales en tres universidades y ha escrito para publicaciones nacionales, entre ellas The Wall Street Journal. A pesar de sus muchas credenciales (planificador financiero certificado [CFP], contador público certificado [CPA], maestría en Administración de Empresas [MBA]), sigue estando convencido de que aún puede mantener la simplicidad a la hora de invertir.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.