Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Qué hacer y qué no hacer para aprovechar al máximo las bajas tasas de interés

Las tasas en descenso presentan oportunidades —y riesgos— para prestatarios y ahorristas.

Figura de una casa sobre dólares, y con una curva encima del techo con un letrero en inglés que dice cero por ciento de interés.

ISTOCK/GETTY IMAGES

In English | Las tasas de interés han llegado a su punto mínimo; buenas noticias si quieres refinanciar tu hipoteca, malas noticias si esperabas que tus ahorros tuvieran un alto rendimiento. A continuación, aconsejamos qué oportunidades deben aprovechar —y qué riesgos deben evitar— los prestatarios y los ahorristas.

Considera refinanciar

Al 20 de mayo, la tasa promedio para una hipoteca a 30 años con tasa fija estuvo en un nivel sumamente bajo, 3.56%. Si pagas al menos un 0.5% más de interés en tu préstamo hipotecario, tal vez puedas reducir tus pagos mensuales al refinanciar. También podrías cambiar a una hipoteca a 15 años, lo que te costaría mucho menos en intereses con el tiempo. La prisa por refinanciar a estas tasas ha generado un embotellamiento, por lo que tendrás que esperar pacientemente tu turno.

No sigas los altos rendimientos

Comprar fondos de bonos a largo plazo y fondos de bonos basura para incrementar tu rendimiento te expone a un descenso rápido en los precios. Así que piensa a corto plazo. Maggie Kirchhoff, planificadora financiera con sede en Denver, sugiere certificados de depósito con vencimientos diferentes, todos a dos años o menos: "Si las tasas aumentan, no querrías tener todo el dinero atascado en un certificado de depósito a cinco años".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Actúa con rapidez para reducir la tasa de tu tarjeta de crédito

Si tienes un saldo pendiente en tu tarjeta de crédito, no pierdas el tiempo. Si bien las tasas se han reducido —el promedio recientemente bajó al 17% por primera vez en casi dos años—, siguen siendo muy altas. Hay ofertas de transferencia de saldo sin cargos de interés o con intereses bajos disponibles, pero pueden desaparecer a medida que los prestamistas retroceden en esta economía. Por eso recomendamos cambiar de tarjeta ahora. "Actúa con rapidez", comenta Greg McBride, analista financiero principal en Bankrate.com. "En este ambiente, los emisores de tarjetas de crédito son los primeros en cerrar sus bolsillos".

No vuelvas al principio

Si has pagado una gran parte de tu hipoteca, refinanciar con un préstamo a 30 años podría hacer que sigas teniendo pagos hasta mucho después de jubilarte. En su lugar, asigna el dinero extra al pago del capital, aconseja Marguerita Cheng, jefa de Blue Ocean Global Wealth en Gaithersburg, Maryland.

Ten un plan de respaldo para obtener efectivo

Como alternativa a un fondo de emergencias, una línea de crédito sobre el valor líquido de tu vivienda (HELOC) es menos costosa que la tarjeta de crédito estándar. Las tasas de interés de las HELOC, que por lo general son variables, actualmente están en un promedio de menos del 5%. "Es una buena póliza de seguro", comenta Kirchhoff. Si buscas una gran suma por adelantado, el refinanciamiento con retiro de efectivo es incluso más económico (alrededor del 3% para una hipoteca a 15 años con tasa fija), agrega McBride. De todos modos, además del valor líquido en tu vivienda, necesitarás ingresos estables para cumplir con los requisitos para el préstamo.

Ellen Stark fue redactora adjunta de Money; ha escrito sobre finanzas personales por más de 20 años.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO