Skip to content
 

5 artículos comestibles populares que te costarán más este verano

Puede que pagues más por menos en el supermercado, pero eso depende de lo que compres.

Carrito de compras encima de una flecha que apunta hacia arriba.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | En el precio de los alimentos en Estados Unidos influyen muchos factores, y aunque el precio promedio de los alimentos tan solo ha subido un 2.2% en los últimos 12 meses, tendrás que pagar más por algunos productos que nunca faltan en muchos hogares.

La subida de los precios de los alimentos se debe a una cadena que empieza mucho antes de que un agricultor plante la primera semilla de berenjena. Si tienes una granja y necesitas arreglar tu tractor, por ejemplo, probablemente te afectará el precio del acero, que subió un 125% en los últimos 12 meses.

Luego están los precios de las materias primas, que suelen depender de factores mundiales. Los precios del maíz, por ejemplo, subieron un 90% en los últimos 12 meses, principalmente debido al aumento de su compra desde el extranjero. "China ha estado comprando mucho más maíz en los últimos meses; no sabemos muy bien por qué, pero es así", explica Jayson Lusk, director del Departamento de Economía Agrícola en Purdue University.

Y, por último, está el costo de la energía, que afecta al precio de todo, desde el fertilizante de los campos hasta los camiones que transportan la mercancía al supermercado. El precio del petróleo aumentó un 81% en el último año.

Ahora que estamos a punto de inaugurar el verano y la temporada de parrilladas, seguramente gastarás más que el verano pasado en algunos productos, en parte porque el verano pasado solo cocinaste para quienes viven contigo, y no invitaste a amigos ni vecinos. Este verano, tienes dos opciones: disfrutar de lo que se te antoje y pagar más por algunos alimentos, o tratar de encontrar alternativas más económicas, como muslos de pollo en lugar de alitas, o hamburguesas en lugar de bistec.

1. Alitas de pollo

En agosto del 2018, los precios de las alitas de pollo alcanzaron el punto más bajo en siete años: costaban $1.32 por libra. Suena bien, ¿verdad? Ya no es así. Ahora las alitas cuestan un promedio de $3.54 por libra, según el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA), frente a los $2.77 de hace un año.

¿Por qué está por las nubes el precio de las alitas? Los productores dicen que la producción ha sido escasa, pero, además, después de tanto tiempo sin poder celebrar parrilladas, la demanda se ha disparado. La tormenta invernal que devastó Texas en febrero pasó factura a la industria de las aves y otros animales de ganadería, y los ganaderos no han podido alcanzar los mismos niveles de producción que otros veranos. Por otra parte, la escasez de mano de obra en las plantas de procesamiento de carne tampoco ha ayudado.

Aunque pocas cosas pueden remplazar a las alitas de pollo búfalo a la barbacoa en verano, puedes probar las alas de pollo sin hueso (que no son otra cosa que trocitos de pechuga de pollo). Y los muslos de pollo siguen siendo más baratos que las alitas.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. Tocino

Los productos de cerdo en general subieron un 3.2% en los últimos 12 meses, según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), pero si tu parte favorita es el tocino, prepárate para una desagradable sorpresa: el precio del tocino ha aumentado un 13%. El precio promedio por una libra de tocino en tiras era de $6.03 la semana del 4 de junio del 2021, frente a los $5.24 de esa misma semana en el 2020.

De por sí, el tocino suele ser más caro que otros productos de cerdo, como las costillas, porque el proceso de curado y ahumado de la panza de cerdo requiere más tiempo y más trabajo. Los precios del tocino subieron incluso durante la pandemia, porque es un alimento reconfortante, tanto aquí como en el extranjero, y la gente ha necesitado sentirse reconfortada durante este último año. El USDA predice que los precios del cerdo subirán entre un 2 y un 3% este año, como consecuencia del aumento del costo del pienso y la mano de obra.

3. Fruta fresca

El encarecimiento de la mano de obra y el transporte ha disparado los precios de la fruta, y el tiempo tampoco ha ayudado. Por ejemplo, la tormenta invernal del febrero pasado causó una precipitada subida del precio de los cítricos. Devastó las plantaciones de toronja y otros cítricos en Texas, y causó una pérdida estimada de $230 millones en daños. Aunque Florida y California siguen produciendo una gran cantidad de naranjas, esas zonas también se han visto impactadas por el encarecimiento de la mano de obra y el transporte. En general, el precio de la fruta fresca incrementó un 5.9% en los 12 meses previos al mes de abril de este año, y el costo de los cítricos se disparó un 9% durante el mismo período.

4. Carne de res

¿Se te antoja un buen bistec a la parrilla? En mayo costaba un 5.5% más que en abril, debido, en parte, a que no eres el único a quien le apetece un bistec recién asado. La pandemia ha permitido ahorrar a muchas familias que pudieron mantener su empleo, y ahora estas personas tienen suficiente dinero para darse un capricho más caro. Lo que sucede es que el aumento de los costos de elaboración y envasado de la carne de res (y el combustible necesario para transportarla al mercado) ha hecho subir los precios.

5. Leche

¿Tienes leche en el refrigerador? Si es así, pagaste un 4.6% más por un galón de leche que un año atrás, revela la BLS. La leche entera subió un 7.2% respecto al año pasado, así que puedes ahorrar un poco si optas por comprar leche con menos grasa, cuyo precio aumentó un 3.2%. Los costos de producción de leche se mantienen estables, afirma el USDA, pero el costo de los camiones refrigerados y la dificultad para encontrar conductores son responsables de estos precios al alza.

Ahora bien, no todo son malas noticias: los precios de otros productos lácteos bajaron en los últimos 12 meses. El helado y el queso, por ejemplo, son un 2.6% y un 1.4% más económicos, respectivamente.
 

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.