Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Por qué el brote de coronavirus ha disparado los precios de los alimentos

Hay formas de ahorrar en la factura del supermercado en estos momentos.

Congelador de un supermercado en la sección de tocinos.

BLOOMBERG/GETTY IMAGES

In English | Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. (BLS), la inflación es baja. Los precios, sin embargo, han estado subiendo en al menos un sector: los alimentos.

El índice de precios al consumidor (IPC), que mide el costo que pagan las personas en el país por una amplia gama de bienes y servicios, ha aumentado solo un 0.6% en los últimos 12 meses, principalmente porque los precios de la energía han caído un 12.6%. Sin embargo, el componente alimentario de ese índice ha aumentado un 4.5% durante el mismo período, y los precios de los alimentos consumidos en el hogar han aumentado un 5.6%.

Entre los productos que han visto los mayores aumentos de precio en los supermercados están:

  • La carne de res y de ternera, un aumento del 25.1%
  • Huevos, un aumento del 12.1%
  • Cerdo, un aumento del 11.8%
  • Aves de corral, un aumento del 8.7%

El aumento de los precios de la carne y los huevos se ha visto compensado, en cierta medida, por la inflación relativamente baja de las frutas y verduras, cuyo costo ha subido un 2.3%, según la BLS. Aún así, los precios de algunas verduras también han subido. Las papas se han disparado un 13.3% en los últimos 12 meses, y los tomates han aumentado un 8.4%.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Alto riesgo

Hay tres causas principales del aumento de los precios de los alimentos, y todas están ligadas a la pandemia de la COVID-19. La primera es la demanda. Las personas se están abasteciendo de alimentos porque quieren limitar sus viajes a la tienda. La demanda ha sido tan alta que las empresas que se ocupan del procesamiento y la distribución de alimentos están entre las pocas que están contratando ahora mismo, dice Mark Zandi, economista principal de Moody's Analytics.

La segunda razón es el cambio de comer en restaurantes y escuelas a comer en casa. "Tenemos una cadena de suministros de alimentos nacional muy delicada que supone que todos nos adherimos a nuestros patrones normales de alimentación estacional, y esa fue sacudida por estos grandes cambios", dice Kim Rupert, director general de Action Economics. Por ejemplo, los distribuidores tienen que pasar de envasar la leche en cartones de media pinta para las escuelas a los envases de un galón y medio galón que las personas prefieren en casa. Eso requiere tiempo, reduce la oferta y aumenta los precios.

Por último, está la enfermedad en sí, que obligó a cerrar varias plantas de procesamiento de carne a principios de este año. Muchas de ellas han vuelto a abrir, pero tienen que brindar mayor protección a sus trabajadores. En Míchigan, por ejemplo, la gobernadora Gretchen Whitmer ordenó a las empresas que modificaran sus líneas de procesamiento para reducir al mínimo el número de empleados dentro de una instalación durante un turno.

El Departamento de Agricultura de EE.UU. espera que los precios de los alimentos disminuyan el próximo año, ya que la producción podría volver a niveles relativamente normales. El USDA prevé una disminución del 1.5 al 2.5% en el costo de la carne de res y los precios de los huevos prácticamente fijos.

Alivio en la carga de los precios

Los alimentos son una gran parte de los presupuestos familiares, por lo que los altos precios pueden alterar las finanzas del hogar. En cierta medida, la disminución del costo de otras necesidades puede compensar el aumento de los precios de los alimentos. El precio promedio de la gasolina regular sin plomo a nivel nacional, por ejemplo, es de $2.187, según la AAA, lo que supone una reducción con respecto a los $2.750 de hace un año, y la mayoría de las personas no están conduciendo mucho durante la pandemia de la COVID-19. Otros precios también han bajado. "Las tarifas de las aerolíneas han bajado un 27.2% en comparación con el año anterior, y el seguro de autos ha bajado un 10.1%", dice Rupert.

Cuando los precios de un determinado producto suben, las personas suelen optar por una opción más asequible. Así que cuando la carne es cara, lo que aparece en la parrilla es el pollo. Cuando el precio de los huevos se dispara, lo que hay para desayunar son cereales.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Aun así, hay muchas verduras que se pueden hacer en la parrilla, pero no todo el mundo está dispuesto a convertirse en vegetariano hasta que los precios de la carne bajen. Con eso en mente, aquí hay algunas sugerencias para recortar tu presupuesto de alimentos.

  • Compra en grandes cantidades. Los precios suelen bajar con grandes cantidades, siempre y cuando tengas el dinero para comprar un paquete de carne molida de tamaño familiar. Simplemente congela lo que no uses.
  • Puedes filetear tú mismo. Los cortes de carne que ya están fileteados, condimentados o formados en hamburguesas son más caros.
  • Compra cortes más económicos. En lugar de filete mignon, compra solomillo o filete redondo, aconseja la Cattleman's Beef Board. Para más sabor y ternura, marina los cortes antes de asarlos.
  • Encuentra un buen carnicero. Un carnicero por lo general conoce los cortes más sabrosos y económicos, y puede ayudarte si le dices tu rango de precios.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO