Skip to content
 

8 pasos para asegurarte de no terminar en la quiebra durante tu jubilación

Cuida tus gastos y usa el Seguro Social con prudencia.

Mujer sonriendo frente a un tablero con notas de un presupuesto financiero para la jubilación.

Photodisc / Getty Images

In English | Has trabajado muy fuerte durante toda tu vida para poder disfrutar la jubilación. Una vez que entras a esa fase, el objetivo es asegurarte de que el dinero dure tanto como tú. Con ese fin, aquí hay algunas cosas que puedes hacer para aumentar drásticamente las probabilidades de que no se te acabe el dinero.

1. Establece un ritmo de reducción de gastos realista

De los fondos en tu cartera, ¿cuánto puedes gastar con seguridad cada año? Según mis cálculos, creo que retirar el 3.5% de tu cartera equilibrada en el primer año y aumentar esa cantidad cada año según la tasa de inflación son acciones relativamente seguras si tienes alrededor de 65 años. Esto significa que si tuvieras $100,000 en inversiones y valor acumulado de la vivienda, podrías gastar $3,500 el primer año. Con una inflación del 2%, podrías aumentar $70 el próximo año, y así sucesivamente. (No olvides que también recibirás Seguro Social).

2. Ten un plan de respaldo

Invertir es incierto y es posible que las cosas no salgan de acuerdo a lo planeado. Pon atención a tus gastos y decide lo que no es discrecional (impuestos a la propiedad, servicios públicos, comida) y lo que es discrecional (viajes, entretenimiento). Luego, examina esos elementos discrecionales y decide cuánto podrías reducirlos si los mercados se desplomaran y no se recuperarán rápidamente.

3. Haz un inventario de lo que te hace feliz

Analiza tus gastos no discrecionales y recuerda cuáles te trajeron felicidad. Por lo general, el auto nuevo no brinda tanta felicidad a largo plazo como llevar a los nietos a comer o de vacaciones. El periodista financiero Jonathan Clements señala que los estudios muestran (en inglés) que las experiencias suelen traer más alegría que las cosas.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4. Consigue un trabajo de medio tiempo haciendo algo que te guste

Soy un creyente en la jubilación gradual. Desde el punto de vista emocional, es difícil pasar de décadas de trabajo de tiempo completo a no tener ninguna rutina. Pero desde un punto de vista financiero, trabajar medio tiempo logra dos objetivos financieros. Aporta dinero y también te da menos tiempo para gastarlo. No aceptes un trabajo estresante, pero considera ganar un poco de dinero haciendo algo que te gusta. “La vida durante la jubilación es mucho más que unas vacaciones de 25 a 30 años”, dice Steve Vernon, autor de Don't Go Broke in Retirement. "Encontrar un empleo que te satisfaga es una excelente manera de tener ingresos adicionales, tener una razón para levantarte por la mañana y salir al mundo exterior".

5. Compra una anualidad del Gobierno de Estados Unidos ajustada a la inflación

Esto es simple: Si retrasas cuatro años el recibir los beneficios del Seguro Social, puedes aumentar tu sueldo mensual un 32%. Le recomiendo a las personas que analicen de manera diferente la decisión. Digamos que una persona de 66 años pudiera recibir sus beneficios del Seguro Social ahora y recibir $2,000 mensuales. Yo le recomendaría que gaste esa cantidad ahora de su cartera de inversiones. Lo que realmente está haciendo es comprar un pago que podría ser $640 al mes adicionales si espera hasta los 70 años. Y cada año, tu pago aumenta por la inflación. Un ingreso más alto, garantizado y ajustado por la inflación, reduce las probabilidades de quedarte sin dinero. "Retrasar el Seguro Social sigue siendo una buena idea, incluso si crees que habrá reducciones en el futuro", dice Vernon. ¿Por qué? Porque aún así recibirás un porcentaje de una cantidad más alta.

6. Sé ahorrativo, pero concéntrate en las cosas importantes

Estoy a favor de ser moderado y me encanta la lista anual de AARP de 99 formas de ahorrar. Pero concéntrate en los gastos grandes. Comprar un automóvil de precio módico y conservarlo durante una década o más es la mejor forma de ahorrar. Reducir el tamaño de tu casa también puede ahorrar mucho, me dijo Vermon, pero mudarte a un estado diferente es otro asunto, ya que tu red de amigos y familiares es clave para la felicidad y la longevidad. Pedir cotizaciones de seguros cada dos años no solo puede ahorrarte una cantidad significativa de efectivo, sino también asegurarte de que estás asegurando solo lo que realmente no puedes perder. Comparar precios es mucho más fácil en línea. Antes de comprar productos en internet, busco el sitio en Google y las palabras "promo code". A menudo, un minuto puede ahorrarte algunos dólares. El defensor del consumidor, Clark Howard, presenta regularmente ofertas increíbles.

7. Mantén tus tarifas por inversión bajas y tu disciplina alta

Cuando compramos cosas, recibimos comentarios sobre cuánto gastamos de nuestro banco y de nuestros seres queridos. Sin embargo, al invertir, tenemos que trabajar más para obtener esos comentarios, como buscar las tarifas del fondo de inversión a través de sitios como Morningstar (en inglés). Los estudios demuestran que las tarifas más bajas suelen generar mayor rendimiento y eso te da más dinero para gastar. Siempre existe la posibilidad de que cuando llegue el próximo mercado en baja, entres en pánico y vendas un fondo de bajo costo; ahí es donde es fundamental tener la disciplina para atenerse a una distribución de activos. Por ejemplo, si vendiste en marzo, cuando el mercado de valores perdió un 35%, probablemente estabas asumiendo demasiado riesgo.

8. Mantén tu dinero trabajando duro

Hoy en día, muchos bancos pagan un 0.02% o menos por tu dinero. Pero algunas cuentas de ahorro en línea pagan un 0.70% o más y están aseguradas por la FDIC. Puede que no parezca mucho, pero por cada $10,000 pagan $70 al año, con lo que puedes comprar algunas comidas al año. Depositaccounts.com  y Bankrate.com  (en inglés) son dos buenos sitios para comprar.

Sigue estos ocho pasos y será mucho más probable que puedas financiar el resto de tu vida y así puedas concentrarte en lo que le da sentido y felicidad.

Alan Roth es fundador de Wealth Logic, una empresa de planificación financiera con sede en Colorado Springs, Colorado. Ha dado clases de inversión y finanzas en universidades y ha escrito para la revista Money, el Wall Street Journal y otras publicaciones. Sus contribuciones no representan consejos específicos de inversión.