Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Qué hacer y qué evitar con respecto a las cajas de seguridad

Aprende la manera de seleccionar una, asegurar su contenido y decidir qué guardar en ella.

Caja de seguridad abierta con joyas y bonos en una bóveda de un banco.

STOCKBYTE / GETTY IMAGES

In English | A pesar de que ahora se hace más hincapié en la protección de los registros digitales y la identidad en internet, todavía necesitamos resguardar nuestras pertenencias físicas más preciadas.

“Si tienes algo que es difícil de reemplazar, tiene valor sentimental o quieres dejarles a tus hijos, esa es probablemente la mejor razón para usar una caja de seguridad”, dice Dave McGuinn, fundador y presidente de Safe Deposit Specialist, una empresa de asesoramiento financiero. “Tienes un lugar centralizado y tu familia sabe dónde están tus pertenencias”.

Si bien algunos bancos grandes han dejado de instalar cajas de seguridad, en particular en las sucursales recién construidas (en inglés), McGuinn calcula que en Estados Unidos todavía se siguen alquilando más de 25 millones (en inglés) de estas cajas. Dice que eso por sí mismo es prueba de que la demanda aún existe.

“Mis clientes todavía están ampliando bóvedas, agregando cajas y haciendo lo que pueden para prestarles servicio a sus clientes”, señala McGuinn.

Lo que se debería guardar en una caja de seguridad

  • Registros de adopción
  • Registros de servicio en las Fuerzas Armadas
  • Actas de nacimiento
  • Contratos de negocios o legales
  • Documentación de ciudadanía o naturalización
  • Piezas de colección
  • Actas de defunción
  • Fotografías familiares
  • Joyas
  • Registros de matrimonio o divorcio
  • Registros de propiedad
  • Títulos de propiedad de automóviles

Lo que no se debería guardar en una caja de seguridad

  • Dinero en efectivo para emergencias
  • Carta de instrucciones (que incluye instrucciones para el funeral)
  • Testamento vital
  • Original de la declaración de última voluntad y testamento
  • Pasaporte
  • Poder notarial (financiero y médico)
  • Objetos de valor no asegurados

Piensa antes de guardar

El hecho de tener una caja de seguridad no significa que automáticamente debas guardar ahí todos tus objetos de valor. Dado que el acceso a una caja de seguridad se limita al horario del banco, es mejor guardar en otro lugar los artículos que podrías necesitar con un mínimo de preaviso. Según American Bankers Association (ABA), esto incluye tu pasaporte si necesitas viajar por una emergencia y tu testamento vital en caso de que sufras una lesión grave.

En cambio, considera mantener estos artículos en tu hogar en una caja fuerte a prueba de fuego. Asegúrate de que un amigo de confianza o familiar sepa lo que tienes guardado en la caja fuerte y la combinación del cerrojo. Tal vez te convenga incluir también esta información en una carta de instrucciones adjunta a tu testamento y darle al albacea de tu testamento copias de ambos documentos. (Lo ideal es que el original de tu testamento se mantenga en el bufete de abogados donde se redactó —o en la caja fuerte en tu hogar si tú mismo lo redactaste—, en vez de en una caja de seguridad de donde será difícil sacarlo después de que mueras).

Lo que debería guardarse en una caja de seguridad son los objetos que son costosos o muy difíciles o imposibles de reemplazar. Algunos ejemplos son joyas que son tesoros familiares, los originales de documentos de adopción y fotografías familiares importantes.

“Algunos de los megabancos incluyen una cláusula en el convenio de la caja de seguridad de que no puedes guardar ahí nada de valor”, dice McGuinn, “lo que más o menos elimina la necesidad de tener una caja de seguridad”. Sin embargo, McGuinn menciona que los bancos no examinan lo que guardas en tu caja de seguridad, porque tú guardas y sacas los artículos a solas, y por eso no es posible hacer cumplir esas restricciones.

Algunas instituciones financieras además aconsejan no guardar dinero en efectivo, pistolas ni otros artículos posiblemente peligrosos o ilegales en las cajas de seguridad.

Asegura el contenido de tu caja de seguridad

Sin importar lo que guardes en tu caja de seguridad, ten presente que no está asegurado por el banco, la FDIC ni ninguna otra agencia gubernamental. Recuerda que tu banco no sabe lo que está guardado en tu caja.

“Si no se sabe lo que es, no se sabe su valor”, afirma McGuinn.

Pero los artículos pueden asegurarse por medio de tu propia aseguradora privada. Pregúntale a tu agente sobre cómo agregar a tu póliza de seguro de hogar o de automóvil lo que se conoce como una póliza de seguro contra pérdidas personales. McGuinn dice que no te olvides de informar a la compañía de seguros que los artículos están guardados en una caja de seguridad, pues podrías obtener un descuento de un 50% en la prima del seguro.

Los objetos de valor tales como joyas o piezas de colección solo deben guardarse en una caja de seguridad si están asegurados, dice Naomi Becker Collier, una abogada especializada en fideicomisos y planificación patrimonial.

La ABA también recomienda colocar los artículos de valor en bolsas plásticas o recipientes marcados con el nombre de quien alquiló la caja de seguridad para proteger su contenido en caso de un desastre causado por daños en las tuberías o una inundación.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Selecciona una caja de seguridad

No todos los bancos ofrecen cajas de seguridad; los que las ofrecen podrían no tener disponible ninguna para alquilar. Pregunta en las sucursales locales, en especial las más antiguas, donde es más probable que se haya construido una bóveda con cajas de seguridad.

El precio de alquiler de una caja de seguridad depende del banco y del tamaño de la caja. Averiguamos en varios bancos principales, y el precio de una caja pequeña de 3 por 5 (3 pulgadas de altura por 5 pulgadas de ancho; la profundidad varía) es de $50 a $55 por año. El precio por año de las cajas más grandes es mayor: de 5 por 5, entre $70 y $85; y de 3 por 10, entre $80 y $90. Es probable que te exijan dar un depósito reembolsable por la llave, quizás de $10 a $25. Si la llave se extravía, el banco te cobrará por taladrar la caja para reemplazar el cerrojo.

McGuinn creó una tarjeta de calificaciones para cajas de seguridad (en inglés) que incluye 30 preguntas que deberían hacerse a las instituciones financieras antes de firmar un convenio de alquiler. Mientras más respuestas sean “sí”, más segura será la bóveda.

Cuando escojas una caja de seguridad, avísale a alguien sobre su ubicación. Si confías en esa persona, inclúyela en el contrato de la caja de seguridad. Si falleces, esto permitirá que la persona obtenga acceso sin complicaciones legales ni órdenes judiciales innecesarias.

Si nombraste a un apoderado para cuestiones financieras, esa persona puede obtener acceso a la caja durante tu vida, según la abogada Collier. Sin embargo, después de tu muerte ese poder notarial ya no será válido.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.