Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Los estados con las tasas más altas —y las más bajas— de impuestos sobre la venta

Tennessee está en el primer lugar de la lista, mientras que cinco estados no tienen impuestos a nivel estatal.

Pareja en el campo viendo un mapa.

E+/ GETTY IMAGES

In English | Muchas personas ponderan los impuestos estatales sobre la renta cuando consideran a qué lugar les gustaría trasladarse o dónde vivir en la jubilación. Pero los impuestos sobre la renta no son todo lo que hay que considerar: los impuestos estatales y locales sobre la venta también pueden perjudicar tus ingresos.

California tiene los impuestos estatales sobre la renta más altos (7.25%), pero ocupa el noveno lugar cuando se combinan los estatales y locales, según información del 2020 que publicó recientemente Tax Foundation, un grupo independiente de expertos en política tributaria. Tennessee está en primer lugar con el 9.53% de impuestos combinados: 7% de impuestos estatales sobre la venta y 2.53% a nivel local. Este estado no tiene impuestos estatales sobre la renta.

Luisiana, cuya tasa de impuestos locales y estatales combinados sobre la venta es del 9.52%, ocupa el segundo lugar, seguido de Arkansas (9.47%), Alabama (9.22%) y Washington (9.21%). Tax Foundation obtiene el promedio de los impuestos locales y los pondera según la cantidad de personas que los pagan.

Oregón, Montana, Nuevo Hampshire, Delaware y Alaska no tienen impuestos estatales sobre la venta. Los cinco estados con la tasa combinada de impuestos estatales y locales son: Alaska (1.76%), Hawái (4.44%), Wyoming (5.34%), Wisconsin (5.46%) y Maine (5.5%).

¿Qué tan altos son los impuestos sobre la venta en tu estado?

Impuestos combinados sobre la venta a nivel local y estatal al 1.º de enero del 2020


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los impuestos estatales sobre la venta suelen ser poco convencionales. Hawái, Nuevo México y Dakota del Sur, por ejemplo, imponen impuestos en transacciones entre un negocio y otro. Esto amplifica la base impositiva, pero significa que algunos productos se pueden gravar varias veces.

La mayoría de los estados excluyen los alimentos de los impuestos sobre la venta, aunque en muchos esta regla no aplica cuando se trata de los refrescos y dulces. Sin embargo, Luisiana grava el agua embotellada pero no los refrescos ni los dulces.

A los alimentos que se compran mediante el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), a menudo denominados cupones para alimentos, tampoco se los impone impuestos sobre la venta, dice Janelle Cammenga, analista de políticas para Tax Foundation.

Todos los estados, con la excepción de Illinois, eximen los medicamentos recetados de los impuestos sobre la venta; Illinois les impone una tasa del 1% en comparación con la tasa del 6.25% en el resto del estado. Pocos estados —Florida, Maryland, Minnesota, Nueva Jersey, Nueva York, Pensilvania, Texas, Vermont, Virginia y el Distrito de Columbia— no cobran impuestos sobre la venta de medicamentos recetados.

Aunque hay probabilidades de que los estados con impuestos sobre la renta bajos, o sin este tipo de impuestos, tengan tasas altas de impuestos sobre la venta, no siempre es así, comenta Cammenga. Wyoming, por ejemplo, no tiene impuestos estatales sobre la renta ni impuestos sobre sociedades, pero obtiene una gran parte de sus ingresos mediante los productores de petróleo y minerales industriales.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO