Skip to content
 

El Departamento de Justicia intensifica su batalla contra el fraude a personas mayores

Con otras 14 oficinas de fiscales federales, las autoridades federales expanden su iniciativa para evitar que los delincuentes estafen a los adultos mayores.

Una esposa sobre unos papeles que dicen fraude, crimen, abusos, billones

GETTY IMAGES

In English

El Departamento de Justicia (DOJ) anunció que ampliaría su lucha contra los delincuentes que intentan engañar a los adultos mayores para cometer fraude financiero. Bajo la nueva iniciativa, se agregarán 14 fiscalías federales a la  Fuerza de Ataque Transnacional contra el Fraude de Ancianos del DOJ, lo que más que triplicará el número actual de oficinas de fiscales de 6 a 20.

Otros integrantes actuales de esta Fuerza de Ataque Transnacional contra el Fraude incluyen la Oficina de Protección al Consumidor del DOJ, el FBI, el Servicio de Inspección Postal de EE.UU. y la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional, que colaboran para combatir los fraudes dirigidos a adultos mayores. Según Brian Boynton, vicefiscal general adjunto sénior y director de la División Civil del Departamento de Justicia, todas las oficinas de fiscales generales del DOJ en el país se concentran en esta labor, “pero estas están tomando un paso adicional y dedicando más recursos”.

La explotación financiera de adultos mayores se ha disparado durante los años transcurridos desde el inicio de la propagación rápida de la COVID-19 en marzo del 2020. En un nuevo informe de AARP (en inglés), se descubrió que, desde entonces, la tasa de este tipo de delitos ha aumentado más del doble. Las estafas relacionadas con la tecnología están muy generalizadas: según datos del FBI, las pérdidas denunciadas el año pasado ante esta entidad por delitos cibernéticos contra adultos de 50 años o más casi alcanzaron $3,000 millones, lo que representa un aumento del 62% con respecto al 2020.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


“Este tipo de conducta es despreciable”, dijo el fiscal general Merrick B. Garland en una entrevista con AARP sobre la iniciativa para combatir el fraude contra los adultos mayores. “La División Civil [del DOJ] está haciendo todo lo posible para eliminarlo”.

Kathy Stokes, directora de Programas de Prevención de Fraudes de AARP, señaló que se trata de una buena noticia y agregó: “Debemos hacer más para eliminar estas redes de delincuencia implacables y contar con métodos para devolver dinero a las víctimas que, de lo contrario, permanecerán en una situación financiera devastadora”.​ ​

Más arrestos y condenas

Además de anunciar la expansión de su Fuerza de Ataque Transnacional contra el Fraude, los funcionarios del DOJ resaltaron los éxitos recientes de ese organismo al llevar a estafadores ante la justicia. Estos casos incluyen a un asesor de inversiones que les robó a sus clientes más de $9.3 millones mediante una estafa Ponzi. En marzo lo condenaron a casi 22 años de prisión después de haber sido enjuiciado por la Fiscalía Federal del Distrito Norte de Ohio.

Además, integrantes de una red de delincuencia fueron arrestados este año por organizar una enorme estafa de los abuelos, con llamadas a adultos mayores en las que se hicieron pasar por uno de los nietos u otro familiar en apuros que necesitaba dinero urgentemente. “Muchas veces le dicen a la víctima: ‘No le puedes contar a nadie sobre este asunto’”, señaló Boynton, y agregó que muchos adultos mayores perdieron decenas de miles de dólares debido a esta banda de ladrones.

El Grupo especial de justicia para personas mayores de San Diego —una colaboración entre la Oficina del Fiscal Federal, el FBI, la Oficina del Fiscal del Distrito y todas las agencias del orden público del condado de San Diego— procesó el caso, que hasta ahora ha llevado al encarcelamiento de la mayoría de los delincuentes arrestados (unos cuantos están a la espera de su condena). Fue la primera vez en la que los delincuentes que cometieron ese tipo de estafas fueron procesados y declarados culpables bajo la ley Racketeer Influenced and Corrupt Organizations (RICO, Ley de Organizaciones Corruptas e Influenciadas por Extorsión). “Fue un gran logro”, dijo Boynton. “Es una ley poderosa. Permite procesar a todos los participantes de una asociación ilícita y las penas son bastante considerables [...] Uno de ellos fue condenado a nueve años de prisión”.

Otro objetivo del DOJ es devolver dinero a las víctimas de fraude contra los adultos mayores. Algunas empresas que facilitaron fraudes han llegado a acuerdos de encausamiento diferido con este organismo para indemnizar a las víctimas. Entre ellas están Epsilon Data Management y KBM Group, que vendieron la información relacionada con millones de personas en Estados Unidos a delincuentes responsables de fraudes cometidos mediante correos masivos. Las empresas aportaron $127.5 y $33.5 millones respectivamente a un fondo de indemnización de víctimas que el DOJ está distribuyendo en la actualidad.

Cómo reportar un fraude

El DOJ insta a las personas en el país a presentar denuncias si han sido víctimas de fraude
—incluso si solo fue un intento de fraude—, para saber dónde concentrar su labor. Boynton señala que presentar sin demora las denuncias es muy importante si los delincuentes están en el extranjero, porque “una vez que se envía [el dinero], es muy difícil recuperarlo”.  

Si tú o alguien que conoces tiene 60 años o más y ha sido víctima de fraude financiero, llama a la línea directa nacional de fraude contra adultos mayores del DOJ al 1-866 FRAUD-11 (1-833-372-8311) para denunciar el incidente y obtener apoyo personalizado los siete días de la semana, de 6:00 a.m. a 11:00 p.m., hora del este.
 

Christina Ianzito es una periodista con sede en Washington D.C. que se unió a AARP en el 2010. Es la editora de viajes y libros de aarp.org y AARP The Magazine, y también edita y escribe artículos sobre salud, entretenimiento y otros temas para aarp.org. Recibió un premio Lowell Thomas del 2020 por sus escritos sobre viajes.